tras asegurar que sería en un hospital público

Feijóo se mete en un lío político por elegir una clínica privada para que nazca su hijo

La oposición lamenta la falta de confianza del presidente de la Xunta en los centros del Sergas y el PP tacha las críticas de machistas

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posa junto a su hermana Micaela, su novia Eva Cárdenas, y su madre Sira (i-d), tras la toma de posesión del cargo, en diciembre de 2016. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posa junto a su hermana Micaela, su novia Eva Cárdenas, y su madre Sira (i-d), tras la toma de posesión del cargo, en diciembre de 2016. (EFE)

“El mejor sitio para parir son los hospitales públicos”. Eso decía el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hace apenas cinco meses, cuando la noticia del embarazo de su pareja, Eva Cárdenas, se apoderó de la campaña de las autonómicas del pasado septiembre. Pero lo cierto es que los padres han decidido tener a su hijo en la Maternidad HM Belén, una clínica privada de A Coruña propiedad del grupo HM, y las críticas no se han hecho esperar. Desde la oposición, le censuran tanto su falta de confianza en la sanidad pública como haber faltado a su palabra. La primera de esas acusaciones fue tachada de “machista” desde el PP, por considerar que implica “que el hombre debe imponer a la mujer dónde dar a luz”.

Feijóo se mete en un lío político por elegir una clínica privada para que nazca su hijo

Feijóo ya se había curado en salud en la entrevista en televisión en la que hizo aquella afirmación, cuando apostilló: “Como es natural, esto hay que consensuarlo”. Visto con perspectiva, aquella aclaración abría tanto la puerta a un parto en una clínica privada como a un traspaso de la responsabilidad a la madre, presidenta de Zara Home, una mujer de 53 años que ha tenido al pequeño este miércoles en un parto programado debido al riesgo que entraña la maternidad a su edad.

El portavoz parlamentario de En Marea, Luis Villares, fue de los más rápidos en afear a Feijóo que él y su pareja hayan recurrido a un hospital privado para el parto. Durante una visita a Lugo, Villares recordó la afirmación de que el niño nacería en un centro público. “Pero que Feijóo falte a su palabra es algo que no nos sorprende, es algo a lo que nos tiene acostumbrados”, atacó Villares, que añadió: “También el AVE iba a llegar en 2018, y también la AP-9 iba a ser gallega”. “En fin, una mentira más no es algo que nos sorprenda”. El Bloque Nacionalista Galego reaccionó a través de las redes sociales, en donde compartió la entrevista en que Feijóo apuesta por tener a su hijo en un hospital público, puntualizando: “Eso era en campaña, ahora Feijóo prefiere la privada”.

Desde el ámbito sindical, la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad Pública de A Coruña criticó que el presidente de la Xunta y su pareja no acudiesen a un centro del Servicio Galego de Saúde (Sergas). “Propaganda oficial para la sanidad privada, mientras se desmantela la sanidad pública: 300.000 gallegas esperando”, criticaba el colectivo. Tanto desde los sindicatos como desde los partidos de la oposición se recordó el pasado de Feijóo como gestor sanitario público, ya que fue secretario general del Sergas y presidente del Insalud.

Respuesta del PP

La respuesta del PP vino también a través de las redes sociales, y en la línea de considerar “machista” la pretensión de que el pequeño Alberto naciera en un hospital público, descargando así la decisión en la madre. El secretario general de los populares gallegos, Miguel Tellado, consideró “lamentable” el “machismo repugnante” de Luis Villares, que supone, opinó, que el hombre “debe imponer a la mujer dónde dar a luz y sin respetar nada”. Y la diputada autonómica Paula Prado fue en la misma línea. “Penoso que [a Luis Villares] no se le ocurra nada mejor que decirle a una mujer dónde debe dar a luz y hacer partidismo con quien no está en política”. Y en otro tuit: “Asombrada del machismo que destilan hoy quienes dicen que debe ser el hombre y no la mujer quien decida dónde dar a luz”.

La polémica cobra especial fuerza en Galicia por el debate sobre la sanidad pública, con la crisis provocada por la apertura del hospital público-privado de Vigo, que tuvo como consecuencia la mayor manifestación sufrida por Feijóo, los continuos colapsos en urgencias y las abultadas listas de espera. Además, dos altos cargos de la Xunta —uno de ellos, el máximo responsable del hospital de Vigo— están siendo investigados judicialmente por presunto homicidio imprudente, por el retraso en el suministro del tratamiento contra la hepatitis C supuestamente por razones económicas.

Cuando la etapa más dura de los recortes devoró buena parte de los presupuestos de Sanidad, Feijóo nunca dejó de defender a ultranza la sanidad pública gallega, muchas veces en nombre de los profesionales que en ella trabajan. En la entrevista que ahora se recupera, el entonces candidato a la reelección, preguntado directamente sobre si debería su hijo nacer en un hospital público, respondía. “Claro que sí. Hay que hablarlo con la madre, pero tenemos unos paritorios excelentes, y tenemos epidural, que es una conquista de la sanidad pública”.

Criticado también por el permiso de paternidad

Foto: Maternidad Belén.
Foto: Maternidad Belén.

Otro frente de las críticas a Feijóo se debe a su decisión de no acogerse al permiso de paternidad, considerado desde distintos sectores un mal ejemplo para el resto de padres. El presidente estará, pese a todo, ausente en los próximos días, y a continuación se incorporará solo para acudir a unos pocos actos institucionales, mientras compatibiliza su vida institucional y privada. El 'Diario Oficial de Galicia' (DOG) recogerá mañana su delegación de competencias en el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda.

A ambos frentes atiende Feijóo mientras disfruta a sus 55 años de su primera paternidad, junto a una pareja que ya es madre de una chica de 18 años. Si es cierto que en la elección de hospital se impuso la madre, al menos el nombre de la criatura sí responde al criterio de la familia paterna. En la misma entrevista en la que apostaba por un parto en un centro público, señalaba que la elección del nombre también había que consensuarla. Aunque Sira Feijóo, la madre del presidente, se le adelantó. Como dijo en cuanto supo del embarazo: “Le voy a llamar Alberto siempre. Y yo creo que me van a hacer caso”.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios