Resultados Elecciones Galicia 2016: Los nueve negritos de Alberto Núñez Feijóo
tras 'matar' a 5 rivales, lucha con 4 nuevos

Los 'nueve negritos' de Alberto Núñez Feijóo

El aspirante a la reelección en la Xunta se enfrenta a cuatro debutantes, una situación idéntica a la que vivió en las autonómicas de 2012

Foto: El presidente de la Xunta de Galicia en funciones y candidato del PP a la reelección. (EFE)
El presidente de la Xunta de Galicia en funciones y candidato del PP a la reelección. (EFE)

En 2009 fueron Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana; en 2012, Pachi Vázquez, Francisco Jorquera y Xosé Manuel Beiras, y ahora les toca el turno a Xoaquín Fernández Leiceaga, Ana Pontón, Luis Villares y Cristina Losada. Y enfrente de todos ellos, Alberto Núñez Feijóo, que -como si de la famosa obra de Agatha Christie 'Diez negritos' se tratara, en la que los personajes van cayendo uno tras otro- el 25 de septiembre afronta sus terceras elecciones frente a cuatro novatos, sin que ninguno de sus anteriores rivales haya repetido jamás.

[Fotogalería: estos son los candidatos a las elecciones gallegas]

“Es una demostración de cómo está la izquierda”, afirma con resignación un exdiputado del PSdeG, un partido en crisis constante que en la actualidad está dirigido por una gestora, pero cuya situación no es peor que la de los nacionalistas del BNG. Tras quedarse sin representación en el Congreso de los Diputados ya en diciembre, el Bloque Nacionalista Galego llega a los comicios con la amenaza de perder su grupo parlamentario, en caso de quedarse por debajo de cinco diputados autonómicos. La pujante En Marea que deslumbró en Galicia en las generales del 20-D se estrena en unas autonómicas gallegas debilitada por sus problemas internos. Al otro lado del espectro político aparece Ciudadanos con aspiraciones más modestas, pero previsiblemente decisivo si obtiene representación parlamentaria.

Desde que en 2009 ganara contra pronóstico y pusiera fin al gobierno bipartito, todos los rivales políticos del PP han ido cambiando de candidato

Desde que en 2009 ganara contra pronóstico las autonómicas y pusiera fin al gobierno bipartito de PSdeG y Bloque, todos los rivales políticos del PP han ido cambiando de candidato. En aquellas primeras elecciones, los aspirantes que tenía enfrente eran el presidente y el vicepresidente de la Xunta, el socialista Emilio Pérez Touriño y el nacionalista Anxo Quintana, respectivamente. Feijóo logró 38 diputados, frente a 25 del PSdeG y 12 del BNG. La misma noche electoral, Touriño dimitía de forma irrevocable como presidente del PSdeG. La renuncia de Quintana se demoró un poco más, pero al poco tiempo de llegar a la Xunta, los dos rivales de Feijóo habían desaparecido del escenario político.

Pachi Vázquez, la tercera 'víctima'

En el PSdeG, el relevo de Touriño lo recogió Pachi Vázquez en un congreso extraordinario exprés de la mano de José Blanco. Y antes de pasar por las urnas, aún afrontaría otro segundo cónclave, en el que se impuso a la exministra Elena Espinosa, favorita en esa ocasión del exvicesecretario general del PSOE. Pero su proyecto chocó con los votos: en octubre de 2012 se quedó en 18 escaños, siete menos que en 2009, y pilotaría su relevo a través de un proceso de “primarias consultivas” que aupó a José Ramón Gómez Besteiro a la secretaría general.

Pachi Vázquez, quien fue secretario general del PSdeG, en una conferencia de prensa en Ourense. (EFE)
Pachi Vázquez, quien fue secretario general del PSdeG, en una conferencia de prensa en Ourense. (EFE)

Besteiro estaba llamado a ser el candidato socialista que confrontase con Feijóo este 2016, pero sus problemas con la justicia se lo han impedido. La serie de acusaciones judiciales a las que hace frente, con un total de diez delitos imputados en dos causas distintas, le obligaron a dimitir en marzo de este año. Con el PSdeG dirigido desde una gestora provisional presidida por Pilar Cancelacolaboradora de Besteiro–, el favorito de Pedro Sánchez, Xoaquín Fernández Leiceaga, se impuso en las primarias a todo un histórico del PSdeG como José Luis Méndez Romeu. A Leiceaga le tocará medirse con Feijóo el 25-S.

Que pasen los nacionalistas...

Del lado nacionalista, la pérdida del poder autonómico en 2009 supuso un trauma todavía mayor. Quintana dimitió como portavoz nacional y el Bloque volvió a su bicefalia tradicional, con una cabeza visible –de muy limitado poder orgánico– y otro dirigente como candidato a la presidencia de la Xunta, todo ello bajo el control de la Unión do Povo Galego, el partido de ideología comunista que ejerce históricamente el mando en el BNG. Guillerme Vázquez fue elegido portavoz, pero el aspirante a reconquistar la Xunta en octubre de 2012 fue Francisco Jorquera, de la UPG. Con Jorquera, el Bloque perdió cinco de sus 12 escaños, lo que redujo a siete diputados su grupo parlamentario.

Pero ese año, el Bloque perdió algo más. Perdió al histórico Xosé Manuel Beiras, que en febrero, apenas dos semanas después de salir derrotado frente a Guillerme Vázquez y la UPG en una asamblea nacional del Bloque, abandonó la formación política que él mismo había contribuido a crear tres décadas antes. Fue la primera gran escisión en la historia del nacionalismo gallego. Beiras fundó Anova, nuevo partido que dio origen a Alternativa Galega de Esquerda (AGE), una coalición con Esquerda Unida a la que se sumaron partidos menores como Equo Galicia y Espazo Ecosocialista Galego. Formalmente AGE no tuvo candidato a la presidencia de la Xunta, pero Beiras y, en menor medida, Yolanda Díaz, de EU, fueron sus cabezas visibles en las elecciones de 2012.

Xosé Manuel Beiras, durante una conferencia-coloquio. (EFE)
Xosé Manuel Beiras, durante una conferencia-coloquio. (EFE)

La candidatura de AGE obtuvo el 14% de los votos y nueve diputados, dos más que el BNG. Fue probablemente el primer proyecto electoral que heredó de alguna manera la indignación ciudadana representada por el fenómeno del 15-M, y antecedente sin duda del fenómeno Podemos. Con el partido morado construyó Beiras la candidatura de En Marea, de gran éxito en las generales de diciembre de 2015 y mucho más moderado en las del pasado junio. Más difícil resultó incorporar a los de Pablo Iglesias a la En Marea que aspira a acabar con la mayoría absoluta del PP y superar al PSdeG el 25-S, proyecto que abordará con un independiente desconocido en el mundo de la política como Luis Villares.

La confluencia de Anova, el partido de Beiras, con formaciones de carácter estatal deja al BNG en estas elecciones como única candidatura estrictamente nacionalista. Por ahí dirige su campaña su aspirante a presidenta de la Xunta, otra debutante. Se trata de Ana Pontón, de la UPG, que ha acabado con la bicefalia al tomar las riendas en febrero de la formación frentista y asumir pocas semanas después la candidatura electoral.

Por parte del PP, las malas perspectivas electorales que afrontaba hace apenas seis meses y las continuas afirmaciones de Feijóo de que dos legislaturas es tiempo suficiente para cualquier presidente apuntaban a un cambio de candidato. Pero en abril anunció que se presentará a un tercer mandato. Poco después se fueron conociendo sus competidores, que se completan con la periodista y escritora Cristina Losada, candidata de Ciudadanos. Se completa así la nómina de nueve aspirantes que habrán intentado, quién sabe si esta vez con éxito, acabar con la trituradora de rivales de Feijóo.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios