alarma en el sector naval

El desastre de Pemex amenaza Galicia

La petrolera incumple los sucesivos plazos para recoger sus barcos mientras se dispara el temor a una desinversión en el astillero Barreras

Foto: Vista general del astillero de Barreras en Vigo, donde se construye uno de los 'floteles'. (EFE)
Vista general del astillero de Barreras en Vigo, donde se construye uno de los 'floteles'. (EFE)

Ni lluvia de contratos ni recogida de los buques en construcción. La relación de Pemex con los astilleros gallegos sigue en creciente tensión. Mientras incumple los sucesivos plazos para llevarse los dos barcos en construcción en Galicia, y entre el desvanecimiento de las promesas de nuevos encargos, se extiende ahora el temor a una desinversión en el astillero Hijos de J. Barreras, cuyo 51% adquirió en 2013 por apenas cinco millones de euros. La petrolera mexicana, sumida en una grave crisis, ha activado un plan de venta de activos por valor de 1.200 millones de euros.

No es solo una crisis económica o productiva, sino también política, ya que la operación de encargo de barcos para la empresa estatal de México la lideró Alberto Núñez Feijóo con el apoyo de Mariano Rajoy en vísperas de las autonómicas de 2012. El acuerdo de lo que iba a dejar toda una estela de encargos de remolcadores, floteles y barcos en Barreras y Navantia de Ferrol no lo anunciaron las empresas, sino el propio presidente de la Xunta a apenas un mes de las elecciones y con toda la solemnidad de una declaración institucional, con las cámaras de la televisión autonómica en directo. Pero el acuerdo se retrasó, adelgazó y acabó incluyendo la deslocalización del capital del histórico astillero de Barreras, sacudido ahora por la profunda crisis de su socio mayoritario.

Pemex pagó 5,1 millones de euros por el control de Barreras, donde se construye uno de los dos barcos de acomodamiento de personal de plataformas petrolíferas ‘offshore’, los denominados floteles. El otro se ultima en Navantia de Ferrol. Cada uno de ellos está valorado en 150 millones de euros en parte ya pagados, pero que no serán liquidados por completo hasta su entrega. Y los sucesivos retrasos de la petrolera en recoger sus buques, principalmente el de Vigo, ya rematado, han encendido todas las alarmas en el sector naval.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (d), y el consejero delegado de Pemex Internacional España.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (d), y el consejero delegado de Pemex Internacional España.

Con 14 trimestres consecutivos de pérdidas y una disminución en la producción de petróleo durante 11 años consecutivos, Pemex, que cerró el primer trimestre de de 2016 con una deuda de 93.000 millones de dólares, necesita deshacerse con urgencia de activos no estratégicos. Para lograrlo ha negociado un acuerdo con el que espera embolsarse 500 millones de dólares con la firma de capital privado First Reserve, que comprará activos de la multinacional mexicana que pasará a utilizar con un contrato de arrendamiento. La lista de esos activos está en fase de elaboración y en Galicia no se descarta que incluya la factoría naval de Barreras, cuya adquisición fue muy criticada en México.

En ese clima de crisis y desconfianza, el incumplimiento de los plazos para la recogida de los barcos ha sido interpretado en círculos económicos como un mal presagio. El 16 de julio era la fecha límite comprometida en el contrato y garantizada por el presidente de Barreras, José García Costas, que llegó a asegurar que el plazo se adelantaría. Pero el 16 de julio pasó y nada se sabe de la entrega del flotel.

El barco que se construye en Ferrol lleva más retraso que el de Vigo, aunque los sindicatos temen que tampoco hubiese sido entregado de haber cumplido con los plazos. Pemex sí ha adelantado que ya no es su intención hacer uso de los floteles, sino que pretende alquilarlos a terceros. El nuevo director general de la petrolera, José Antonio González Anaya, ya anunció que el grupo se desprenderá de la mitad de su flota de buques por falta de presupuesto. Anaya disparó todas las alarmas cuando, meses atrás, en respuesta a preguntas de los periodistas, afirmó que la empresa venderá “todo lo que no sea atractivo”, incluyendo “los astilleros de Galicia”.

El temor a que Pemex se desvincule de Barreras no solo está relacionado con los pagos pendientes del grupo que es a la vez cliente y socio mayoritario. También se extiende la incertidumbre sobre las manos en las que puede acabar el histórico astillero vigués, fundado en 1892 y que perteneció al INI y a la SEPI hasta que el Gobierno de Aznar, en 1997, autorizó su privatización a un grupo empresarial.

El desastre de Pemex amenaza Galicia

Y preocupa, por supuesto, qué va a pasar con los múltiples encargos que tanto Costas como los exdirigentes de Pemex anunciaron que se ejecutarían en Barreras, y que el presidente del astillero aún mantiene que se firmarán. Sería una tabla de salvación para el que durante el cambio de siglo se consolidó como el mayor astillero privado de España, para atravesar años después, entre 2011 y 2012, un durísimo concurso de acreedores. El fantasma de las gradas vacías sobrevuela de nuevo el futuro de la factoría naval.

Si Costas desmiente tajantemente cada vez que tiene ocasión que la crisis de Pemex vaya a afectar a sus negocios en Galicia, la Xunta, que propició los acuerdos, se sitúa en una línea similar. El 'conselleiro' de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, aseguró la semana pasada que existe un “contexto de normalidad y diálogo fluido” con los mexicanos, y descartó que haya ningún riesgo que afecte a los dos barcos cuya construcción está prácticamente finalizada. “No hay ninguna novedad”, afirmó el 'conselleiro', con los dos floteles “en la fase final de la construcción” y “ultimando” las pruebas de navegación. “La clave es que los buques tengan todas las especificaciones técnicas y se puedan entregar con toda la calidad y requerimientos que está demandando Pemex”, señaló.

No hay rastro de los 600 millones de euros que la Xunta aseguró que llegarían a movilizar los acuerdos con la empresa estatal mexicana. Tampoco de los 2.000 empleos directos que, según se afirmó inicialmente, se llegarían a crear. Y sobre todo nada se sabe ya de la intención de Pemex de instalar en el puerto exterior de A Coruña su base logística para toda Europa, con una inversión de 58 millones de euros. Como tantos contratos y promesas, la de Punta Langosteira cayó en el olvido sin que nadie se acordase de anunciar su caída.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios