La nueva fecha de las elecciones vascas altera los planes de Feijóo para las gallegas
  1. España
  2. Galicia
¿25 de septiembre o 23 de octubre?

La nueva fecha de las elecciones vascas altera los planes de Feijóo para las gallegas

La cita cerrada para los comicios vascos modifica los planes del líder gallego, quien aspiraba a celebrarlas en octubre y al mismo tiempo que en Euskadi

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un acto en Madrid. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un acto en Madrid. (EFE)

El presidente de la Xunta y candidato del PPdeG a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, todavía no ha decidido cuándo convocará las elecciones gallegas. La confirmación de la fecha de los comicios anunciada por el lendakari, Íñigo Urkullu, para el próximo 25 de septiembre, modifica los planes que había fijado el líder gallego, quien según ha revelado en una entrevista con Europa Press, sigue sumergido en un gran dilema.

Fiel a preservar sus decisiones hasta el último momento y aunque la corriente mayoritaria dentro del PPdeG apunta a que hará coincidir las elecciones gallegas y las vascas, Feijóo es consciente que tendrá que renunciar a alguna de las premisas que había contemplado y anticipa que tomará la decisión "más consecuente" y "más responsable".

"En mi idea sobre la fecha he dicho que serían en octubre y también he defendido que debíamos procurar que se celebrasen con las vascas. Una y otra cosa a la vez ya no es posible y, dentro de este nuevo contexto, tomaré la decisión que entiendo que es más consecuente con lo que defiendo y más responsable", ha avanzado a Europa Press. "Ahora ya tengo todos los elementos necesarios para tomar una decisión", ha apostillado.

"Dentro de este nuevo contexto, tomaré la decisión (sobre las elecciones) que entiendo que es más consecuente con lo que defiendo y más responsable"

Lo que no ha precisado es cuál de las cuatro posibles fechas que se han manejado (los domingos entre el 2 y el 23 de octubre) tiene más papeletas para convertirse en definitiva. Una vez vencida su preferencia por el 2 de octubre, el presidente de la Xunta opta por seguir sus propios tiempos, la convocatoria quedaría fijada para el 23 de octubre y si opta por seguir la pauta de su homólogo vasco, las elecciones podrían adelantarse al 25, resume en un análisis La Voz de Galicia. El rotativo prevé el adelanto al último fin de semana de septiembre como la posibilidad de mayor fuerza, ya que ante la eventual convocatoria de unas terceras elecciones generales, convendría concentrar las citas electorales. Por otro lado, el 23 de octubre quedaría suficientemente alejado de los comicios vascos como para no abarrotar el calendario.

Cree que no sería "útil" en la oposición.

Lo que sí garantiza es que, si gana y gobierna, su intención es presidir Galicia hasta 2020. "Deberían fiarse de mí", ha subrayado, antes de recordar las innumerables preguntas a las que él, siempre presente en las 'quinielas' madrileñas como hipotético sustituto de Mariano Rajoy, ha sido sometido con respecto a una posible marcha.

Eso sí, no se ve como "jefe de la oposición". "No por nada, sino porque probablemente no sea útil en ese papel a mis compañeros y a Galicia", ha reflexionado el presidente gallego, quien, en todo caso, prefiere no trabajar con este tipo de "hipótesis" para no distraerse de su objetivo "fundamental": revalidar de nuevo la mayoría absoluta.

"En 2009, nuestro objetivo era ganar a una coalición socialista y nacionalista, y derrotar, por primera vez, a José Luis Rodríguez Zapatero en unas autonómicas. Era difícil y lo conseguimos. Ahora también es mucho pedir, es pedir una excepción, lograr la única mayoría absoluta que hay en España. Pero es nuestro objetivo", ha subrayado.

"Completar su mayoría con el PSOE"

Aunque Feijóo es reacio a manejar una hipótesis distinta a la de la mayoría absoluta, preguntado acerca de si contempla la posibilidad de gobernar con Ciudadanos (C's) en Galicia en el caso de perderla y después de haber denostado a los bipartitos, ha matizado que él no está "en contra de los bipartitos". Ha aclarado que lo que no cree es "en la unión de partidos que pierden para no dejar gobernar al que gana". "Pero si un gobierno gana y necesita de otro partido para conformar una mayoría, hágase", ha remarcado, antes de garantizar que, si el PPdeG "pierde las elecciones", él "no" va a gobernar.

"Si el PSdeG... Bueno, mejor dicho, las mareas, si las mareas ganan las elecciones, lo lógico es que el PPdeG se abstenga y facilite un gobierno de Galicia. Así es como entiendo la democracia: el que gana, el que pierde, esas cosas", ha reflexionado.

"Si un gobierno gana y necesita de otro partido para conformar una mayoría, hágase", ha remarcado, antes de garantizar que si pierde, él "no" va a gobernar

Al tiempo, ha admitido que le preocupa "la deriva del PSdeG" en Galicia. Y es que, preguntado acerca de si estaría dispuesto a buscar una alianza con el PSdeG para evitar que las mareas lleguen al poder, ha replicado que "sí". "Sí, creo que es bueno para las instituciones que los dos grandes partidos hablen entre sí. Sería bueno para Galicia que, en el caso de que el PP necesite completar su mayoría, pues que pueda obtenerla del PSdeG", ha defendido el presidente gallego.

Todas las listas con su visto bueno

A las puertas de que se active el proceso electoral, preguntado por las listas y el papel que jugarán las direcciones provinciales, se ha remitido a las "pautas" que hay en el PPdeG y que, hasta ahora, "han funcionado". A modo de repaso, ha recordado que las direcciones provinciales "tienen todo que decir en los candidatos a las alcaldías y en la configuración de los diputados provinciales". "El partido a nivel autonómico tiene casi todo que decir en la designación de los candidatos a las ciudades y yo tengo que dar el visto bueno a todas las listas del Parlamento autonómico", ha proclamado.

"Yo no voy a decir que no opino de las listas o que no van conmigo. Como últimamente es la moda decir que no sé nada de las listas y que daré mi opinión una vez que estén confeccionadas... No, yo voy a asumir la responsabilidad indelegable de que un presidente de un Grupo Parlamentario tiene que tener la confianza de sus compañeros diputados y protagonismo en la confección de las listas, para lo bueno y para lo malo", ha aseverado.

Prefiere no hablar de sustitutos

Feijóo no desea hablar de "sustitutos" al frente del PPdeG cuando lo que él quiere -defiende- es "seguir", pero, en todo caso, sí ha reivindicado "aclarar" una cuestión "fundamental" y es que, en la formación popular, "el sucesor del señor Feijóo lo va a decidir el PPdeG".

De hecho, como "discípulo" de Manuel Fraga, considera que "uno de sus grandes aciertos" fue "dejar que cualquiera que quiso aspirar a sustituirlo pudo hacerlo". "Fuimos cuatro, pudimos haber sido seis o tres. Yo no era el favorito, no tenía ningún poder territorial, no era ni presidente ni había sido secretario general... Por tanto, de lo que dependa de mí, eso es sagrado. El sucesor del señor Feijóo como presidente del PPdeG lo tiene que decidir el PPdeG", esgrime.

Sobre el paso atrás de Alfonso Rueda, su vicepresidente en la Xunta, al replegarse como líder del PP de Pontevedra, no comparte que haya reducido sus expectativas en relación a sucederle. De Feijóo hacia Rueda solo hay buenas palabras. Así, ha remarcado que éste no solo ha sido "un excelente secretario general" con el que el PPdeG ha ganado las elecciones autonómicas a las que ha concurrido, sino que se trata de "un político enormemente generoso". "Me propuso hacerse cargo del partido en Pontevedra", ha esgrimido, antes de destacar que, a su juicio, "cualquier expectativa con Alfonso Rueda está reforzada".

Alberto Núñez Feijóo PSdeG Iñigo Urkullu
El redactor recomienda