EL CONSEJO DE ESTADO NO LA RECIBIÓ

La Fundación Víctimas del Terrorismo deja fuera del funeral a Zapatero y Aznar

Alega que mandaron las invitaciones a altas instituciones del Estado, sin especificar nombres. El Consejo de Estado no recibió ninguna carta.

Foto: La Familia Real presidió la misa funeral por las victimas del 11-M. (EFE)
La Familia Real presidió la misa funeral por las victimas del 11-M. (EFE)

Ni José Luis Rodríguez Zapatero ni José María Aznar asistieron este martes a la misa funeral en recuerdo a las víctimas del atentado del 11-M, que celebraba su décimo aniversario. Fuentes de la Fundación Víctimas del Terrorismo, la organización que cursó las invitaciones, aseguran que no se enviaron a personalidades “con nombres y apellidos”, sino que se limitaron a comunicar el acto a las diferentes instituciones del Estado y ellas mismas decidían quién iría en su representación.

Desde el entorno del expresidente Aznar aseguran que no habría podido asistir porque está en Guatemala, pero insisten en dejar muy claro que “la invitación no ha llegado”. Con la misma contundencia responden desde el entorno del socialista Zapatero, que ganó las elecciones tres días después del brutal atentado: “El expresidente no ha sido invitado”. En el Consejo de Estado, la alta institución del Estado donde hoy se ubica al socialista, tampoco se ha recibido ninguna invitación formal a este homenaje. “Sería muy raro que se nos olvidara un acto del 11-M. Y no ha llegado: ni al despacho del expresidente en particular ni al Consejo de Estado en general”, precisan.  

Desde Moncloa se han desmarcado del asunto, alegando que el Gobierno no ha participado en la organización del acto-homenaje. El Gobierno, de hecho, “ha ido como un invitado más”, han añadido las mismas fuentes. El presidente, Mariano Rajoy, ha acudido junto con su esposa, Elvira Rodríguez. Y dos ministros, el de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, entonces el alcalde de Madrid al que los atentados le convirtieron en otra persona, como confesó en una entrevista con este diario este fin de semana.

Desde la Fundación, presidida por la popular Mari Mar Blanco, explican que la misa en honor a las víctimas no era “un funeral de Estado” precisamente porque eran las víctimas y no el Estado quien organizaba esta homilía el día que se cumplen diez años de la terrible matanza en Madrid.

Los organizadores de la misa han quitado hierro a la ausencia de los dos expresidentes más condicionados con el atentado y han detallado que “a una misa no se invita”. Los primeros en recibir la invitación fueron las víctimas del 11-M, “que son los verdaderos protagonistas de este acto”. La Fundación también invitó formalmente al acto a “las instituciones del Estado, al Gobierno, a los grupos políticos del Congreso y del Senado y a los sindicatos”.

Rubalcaba, Botella, Aguirre...

Sí estuvieron presentes la vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, los presidentes de Madrid y de Castilla-la Mancha, Ignacio González y María Dolores de Cospedal, la expresidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Hasta la catedral de La Almudena también se acercaron el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que también desveló la víspera del décimo aniversario del 11-M a El Confidencial que el día de los atentados fue “el día más triste de mi vida”.  

Especial décimo aniversario 11-M
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios