Así son las sanciones en cada comunidad por hacer botellón o fiestas ilegales durante el coronavirus
  1. España
  2. Coronavirus
más altas por saltarse las restricciones

Así son las sanciones en cada comunidad por hacer botellón o fiestas ilegales durante el coronavirus

¿Es legal beber alcohol en la vía pública? ¿A cuánto ascienden las multas? ¿Es la misma sanción para los menores de edad?

placeholder Foto: Hacer botellón conllevas ciertas consecuencias, pero hacerlo con las restricciones del coronavirus, supone más riesgo. Foto: Efe
Hacer botellón conllevas ciertas consecuencias, pero hacerlo con las restricciones del coronavirus, supone más riesgo. Foto: Efe

La 'segunda ola' de la pandemia por coronavirus ha provocado que muchas comunidades autónomas, o al menos las más afectadas, hayan tenido que endurecer sus restricciones; empezando por limitar los contactos y reducir la movilidad, dos de las claves de los rebrotes de contagios. Así lo ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al advertir de que "vienen semanas muy duras, viene el invierno y la segunda ola no es ya una amenaza sino una realidad en toda Europa", insistiendo en que no se relajen en el cumplimiento de las medidas.

Es por ello que algunos gobiernos regionales han optado por adelantar el horario de cierre de los establecimientos — como en el caso de los municipios afectados en Madrid, que cierran a las 23:00 horas — o echar el candado temporal de sus persianas, como ha ocurrido en Cataluña. Y aunque esta medida pretende frenar la propagación del coronavirus que surgen por las reuniones sociales, las limitaciones en el ocio de los españoles han provocado que algunos recurran a los botellones o fiestas clandestinas para amenizar las noches.

¿Qué pasa si se hace un botellón durante la pandemia?

A raíz de esto, cabe preguntarse si realmente son legales este tipo de encuentros en plena crisis sanitaria por la pandemia. En España no, por dos motivos. En primer lugar, porque consumir bebidas alcohólicas en la vía pública es ilegal; aunque son las propias autonomías las que deciden el tipo de sanciones a imponer. La única excepción a esta norma es en ocasiones puntuales como las fiestas populares, en las que sí hay cierta flexibilidad para que los vecinos beban en la calle, y que se trate de terrazas, veladores y espacios dedicados al ocio expresamente habilitados para ello.

Sin embargo, en el caso de los menores de edad la ley es más rígida. Según recoge la Ley 5/2018, de 3 de mayo, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), está prohibida "cualquier forma de suministro, gratuita o no, de bebidas alcohólicas" a quienes tengan menos de 18 años.

Foto: Los padres deben dar su consentiemiento a las pruebas PCR. Foto: Efe

En segundo lugar, hacer botellones en la situación actual en la que se encuentra el país tras la pandemia supone otra sanción. Esto se debe a que en la mayoría de los casos, estas reuniones suelen incumplir la normativa sanitaria de diferentes formas: son reuniones multitudinarias de personas (o, en su defecto, se supera el número máximo permitido de personas por grupo), donde no se respeta la distancia personal ni se cumple con el uso obligatorio de mascarilla.

Este tipo de actuaciones tienen una serie de consecuencias legales para los infractores que se miden en función de si suponen infracciones leves, graves o muy graves. Cabe recordar de nuevo que estas multas serán acordadas por los ejecutivos regionales, aunque en los últimos meses — después de detectar los rebrotes y la celebración de este tipo de encuentros clandestinos — algunos ayuntamientos han decidido aumentar la cuantía de estas sanciones.

Desde Legálitas aclaran que, efectivamente, los botellones son ilegales en España aunque señalan que suelen cometerse varias infracciones en la misma práctica, ya mencionadas anteriormente. Los botellones suelen congregar a grupos numerosos de personas, en raras ocasiones menos de seis y muchas veces más de diez, por lo que es muy probable que se esté infringiendo la normativa de la localidad, municipio o comunidad para frenar al coronavirus con respecto a número de personas reunidas.

Pero, además, muchos de los botellones desembocan también en ruidos y altercados. "En España existen diferentes normativas, tanto a nivel municipal, como nacional y europeo, que regulan la gestión del ruido ambiental. Entre otros supuestos, la policía puede hacer una medición y, si se superan los límites de decibelios permitidos, proceder a abrir un expediente sancionador", explican. Sin embargo, el mayor riesgo que existe actualmente en la práctica de botellones y fiestas clandestinas es la posibilidad de poner en peligro de contagio a un número elevado de personas.

Así son las sanciones por botellones en cada autonomía

Comunidad de Madrid: las sanciones por botellón suelen ser de 500 euros, en el caso de menores de edad, y a partir de 600 euros para los mayores de 18 años. Por lo general, la Policía Local denuncia a todos los reunidos, sin comprobar si están ingiriendo alcohol o no, o por el simple hecho de acompañar a otros. Lo más habitual en Madrid es que la sanción se tramite por la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección seguridad ciudadana (artículo 37.17, infracción leve de 100 a 600 euros). Pero "si la persona infractora hubiera sido sancionada con sentencia firme en vía administrativa en los seis meses anteriores, la multa se elevará en 500 euros por cada una de las reincidencias", según aclaran desde la consultoría. En el caso de que, además, se esté haciendo botellón sin llevar mascarilla, la multa asciende a 100 euros y por hacer reuniones de más de seis personas pueden ser de hasta 3.000 euros; no respetar el estado de alarma y las restricciones de movilidad en los lugares donde se aplican, así como realizar alguna actividad que suponga un peligro para la salud pública puede multarse hasta con 600.000 euros en los casos más graves.

Barcelona: las multas por hacer botellón pueden llegar a los 1.500 euros en el caso de infracciones graves, según la Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Barcelona. En pleno verano, la Generalitat prohibió el botellón en toda Cataluña, con sanciones por incumplir esta medida de entre 3.000 hasta 15.000 euros.

Comunidad Valenciana: las sanciones por hacer botellón en esta autonomía pueden llegar hasta los 60.000 euros si hay menores. Por otro lado, en Valencia, Castellón y Alicante las medidas urgentes contra la pandemia establecen consecuencias severas: las reuniones o fiestas que impliquen una aglomeración se consideran una infracción grave, con multas de entre 601 y 30.000 euros. Si, además, en estos botellones estuvieran presentes menores de edad o mayores de 65 años, la infracción pasaría a ser muy grave, con sanciones que pueden llegar a los 60.000 euros. Asimismo, las sanciones por no llevar mascarilla serán de hasta 100 euros, al igual que la normativa estatal.

Andalucía: las multas llegan hasta 600.000 euros por botellones multitudinarios. Concretamente, en Sevilla, las sanciones por botellón suelen ser de 100 euros, pero, "ante la gravedad de la situación y dada la proliferación de reuniones de este tipo en la ciudad que favorecen los contagios por coronavirus, las sanciones pueden ascender a 300 euros, el máximo legal permitido". Sin embargo, son las autoridades locales quienes determinen aquellos casos de especial gravedad que supongan la sanción máxima permitida por botellón. No obstante, las sanciones pueden aumentar considerablemente en el caso de reuniones multitudinarias en toda Andalucía. En el caso de que el botellón suponga un riesgo de contagio de más de 100 personas, se considerará una infracción muy grave, con multas de entre 60.001 y 600.000 euros.

Coronavirus Fiestas Multa
El redactor recomienda