Un pueblo de Cáceres prohíbe comer chuches y pipas por la calle por coronavirus
  1. España
  2. Coronavirus
APENAS SUPERA LOS 700 HABITANTES

Un pueblo de Cáceres prohíbe comer chuches y pipas por la calle por coronavirus

El alcalde publica un bando que busca que los más pequeños no compartan las golosinas y los frutos secos para tratar de evitar la propagación del covid-19

Foto: Un pueblo de Cáceres prohíbe comer chuches y pipas por la calle por coronavirus
Un pueblo de Cáceres prohíbe comer chuches y pipas por la calle por coronavirus

Deleitosa es un pequeño pueblo de la provincia de Cáceres que no llega a los mil habitantes. Situado a mitad de camino entre Trujillo y Navalmoral de la Mata, dos de las localidades más visitadas de la zona, ha conseguido sobreponerse a la fama del reto de municipios extremeños gracias a un peculiar bando municipal de su alcalde.

Juan Pedro Domínguez Sánchez, máximo edil de la localidad, ha dictaminado que se deben prohibir comer chucherías y pipas en la vía pública. No es la única medida que recoge el bando, ya que tampoco se permitirá "hacer botellón" ni otras actividades que no estén autorizadas y que suponga la aglomeración de una multitud.

Foto: El mapa secreto del coronavirus: Sanidad oculta dónde están los 158 brotes activos

La medida viene a sumarse a la obligatoriedad del uso de la mascarilla que decidió la Junta de Extremadura y trata de evitar que el coronavirus se propague entre la población. Miran con recelo el brote producido en Peraleda de la Mata, una localidad situada a 44 kilómetros de Deleitosa y donde hay 16 personas contagiadas con el covid-19.

El peligro del verano

Como sucede en otros pueblos del interior, la población de Deleitosa aumenta exponencialmente con la llegada del verano. Eso implica que hay más riesgo de que el coronavirus llegue hasta la localidad, por lo que el alcalde quiere poner freno instaurando tantas medidas como sea posible en beneficio de sus paisanos.

Tampoco se permitirá "hacer botellón" ni otras actividades multitudinarias, pero de momento se mantiene un concierto previsto para el 16 de agosto

En declaraciones a Hoy, Domínguez Sánchez explica que "tenemos por delante un verano atípico. Cuando llega la época de los reencuentros, de vacaciones, no podemos hacer todo lo que nos gustaría". Por eso, y tras recordar que en el confinamiento "lo pasamos muy mal", ha tomado esta decisión tan particular.

El objetivo es que los menores no compartan las golosinas por el peligro que eso constituye, al mismo tiempo que ha pedido a los padres que traten de inculcar a sus hijos la importancia de llevar mascarilla. Eso sí, de momento se mantiene un concierto previsto para el próximo 16 de agosto en el campo de fútbol del municipio y cuya entrada estará restringida a 500 personas.

Coronavirus Extremadura Niños Cáceres
El redactor recomienda