La nueva medida de Lidl para controlar el aforo en sus supermercados en el verano del coronavirus
  1. España
  2. Coronavirus
se implantará en las próximas semanas

La nueva medida de Lidl para controlar el aforo en sus supermercados en el verano del coronavirus

La cadena de supermercados Lidl implantará en las próximas semanas un sistema de control de aforo automático en sus tiendas para garantizar la distancia social entre sus clientes

Foto: Clientes de Lidl esperan para acceder a un supermercado de París (EFE)
Clientes de Lidl esperan para acceder a un supermercado de París (EFE)

Las cadenas de supermercados y demás comercios de alimentación han pasado por todas las fases de control de la epidemia del coronavirus, teniendo que reducir el aforo de sus tiendas durante toda la crisis sanitaria para evitar posibles aglomeraciones y prevenir con ello los riesgos de contagio. Al ser establecimientos que no han cerrado sus puertas en todo el estado de alarma por vender productos de primera necesidad, las grandes superficies también se han visto obligadas a ir modificando sus horarios durante el tiempo en el que se ha mantenido vigente la situación de excepcionalidad en España, recuperando las jornadas de atención al cliente habituales una vez ha pasado lo peor de la epidemia del SARS-CoV-2 y todas las regiones del país han avanzado en la desescalada por el covid-19.

Ahora, en un momento sumamente delicado en el que los focos activos de coronavirus superan el medio centenar, con el brote que ha confinado a la comarca de Segrià en Lleida entre los más preocupantes, los supermercados siguen con la vista puesta en las medidas de higiene y seguridad que deben seguir adoptándose para que el virus no vuelva a aflorar de forma descontrolada en el país. En esta coyuntura, la cadena de origen alemán Lidl ha decidido implantar un nuevo sistema para controlar de forma automática el aforo permitido dentro de cada uno de sus más de 600 establecimientos ubicados en España.

Se trata de una especie de semáforo, situado en las puertas de acceso de sus comercios al lado de dispensadores de gel hidroalcohólico para asegurar el lavado frecuente de manos dentro de sus instalaciones, que indica si se puede pasar o no a la tienda en la que se quiera hacer la compra. De acuerdo con lo que ha manifestado Lidl a través de su perfil oficial de Twitter, es una medida destinada a "garantizar un distanciamiento social adecuado" que se irá implementando a lo largo de las próximas semanas en las tiendas de la cadena para mejorar la seguridad en sus recintos.

Una vez se hayan instalado estos controles de aforo automático, de mostrarse en el semáforo al llegar a la puerta la señalización de 'stop' con la luz roja tocará esperar turno y hacer cola, de haber más clientes ya en el acceso, respetando el distanciamiento social prudencial con terceros, es decir, sin saltarse la máxima de un metro y medio de distancia y tomándose en serio las señalizaciones de seguridad marcadas por la compañía en el suelo. Por el contrario, el color verde indica que se puede entrar con mascarilla y habiéndose lavado las manos con gel desinfectante.

De forma paralela a la implantación de esta medida, la cadena sigue recordando la importancia de acudir a hacer la compra de forma individual y no en grupos, sin exponer a grupos de riesgo como personas con enfermedades crónicas o mayores. Además, se pide fomentar el pago con tarjeta de crédito frente al uso de dinero en efectivo y se recuerda la desinfección habitual de las tiendas.

Lidl
El redactor recomienda