Madrid, Barcelona, Toledo... ¿Qué ocurre si una provincia no avanza de fase en la desescalada?
  1. España
  2. Coronavirus
camino hacia la 'nueva normalidad'

Madrid, Barcelona, Toledo... ¿Qué ocurre si una provincia no avanza de fase en la desescalada?

Dos semanas por cada fase es la previsión inicial, pero en el caso de que haya regiones que se queden varadas en una etapa será mayor el tiempo que se regirán por normas más estrictas

Foto: Dos niñas juegan ante la Sagrada Familia (EFE)
Dos niñas juegan ante la Sagrada Familia (EFE)

Las bases que ha propuesto el Gobierno para la desescalada en España están claras. No obstante, aún quedan muchas dudas por resolver en lo que se refiere al ritmo con el que las provincias, islas o zonas de salud irán recuperando paulatinamente la movilidad y se desprenderán, si la epidemia del coronavirus SARS-CoV-2 lo permite, de las medidas restrictivas del confinamiento que se impusieron en el país tras la declaración del estado de alarma. Una vez dados los primeros pasos hacia la 'nueva normliadad', cada 15 días las regiones españolas tendrán que pasar examen para ver si cumplen con los requisitos que exige Sanidad a la hora de evaluar qué territorios saltan en cada etapa de la desescalada.

En la primera prueba de fuego, Cataluña ha preferido ser cauta, por lo que ha propuesto que tan solo tres regiones sanitarias dentro de sus fronteras se postulen como territorios a valorar para pasar a la fase 1 de la desescalada: las Terres de l'Ebre, Camp de Tarragona y Aran-Alt Pirineu. En lo que respecta a la Comunidad de Madrid, el Ejecutivo regional que preside Isabel Díaz Ayuso ha recibido ya la comunicación del Gobierno por la que se estima que la capital aún no está preparada para pasar al siguiente nivel. Por su parte, Castilla y León ha decidido quedarse momentáneamente como está ya que ninguna de sus provincias cumple en todo su territorio con los indicadores requeridos para poder dar el salto a la siguiente etapa del desconfinamiento, por lo que ha pedido que 26 zonas básicas de salud, con un total de 53.000 habitantes, puedan beneficiarse de las medidas de flexibilización de la cuarentena que se introducen en la fase inicial de la desescalada, marcada sobre todo por las reuniones de hasta 10 personas y la apertura de terrazas al 50% de su capacidad.

En principio, lo que se estableció es una permanencia de 15 días para cada una de las fases, pero el ministro puede hacer modificaciones

¿Qué pasa entonces con aquellos territorios que se 'estanquen', a lo largo de la desescalada, en una determinada fase? ¿Hasta cuándo tendrán que regirse por las normas establecidas para dicha etapa? El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, el doctor Fernando Simón, ha arrojado algo de luz al respecto de esta cuestión en la rueda de prensa de este viernes, 8 de mayo, donde se han presentado los datos acerca del avance del covid-19 antes de darse a conocer cómo queda el mapa de la desescalada en España. "En principio, lo que se estableció es una permanencia de 15 días para cada una de las fases, pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa, puede hacer las modificaciones pertinentes que considere", ha explicado en un primer momento el epidemiólogo en referencia al plan inicial que ha diseñado el Ejecutivo para el desconfinamiento después de la crisis del coronavirus SARS-CoV-2.

En este sentido, el portavoz de Sanidad ha recordado que cada cierto tiempo las comunidades autónomas tienen la oportunidad de presentar su candidatura, solicitud mediante, para pasar de fase en el proceso de desescalada, tal y como recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE) al regular el proceso de cogobernanza que mantiene el Gobierno central con las regiones españolas para la transición hacia la 'nueva normalidad'. Aunque la decisión de 'quemar' una etapa es consensuada con las autonomías, la última palabra la tiene el Ministerio de Sanidad, organismo que será el encargado de determinar, vía orden ministerial, las provincias que avanzan en la desescalada y pueden aplicar nuevas flexibilizaciones del confinamiento. En el caso de aquellas comunidades autónomas que se mantengan en el punto en el que estaban, hay una nueva oportunidad cuando se abre el plazo para que se presenten las siguientes solicitudes para seguir avanzando.

A este respecto, cabe recordar que, superada la fase 0 de la desescalada, las autonomías tienen que presentar a Sanidad sus solicitudes para seguir recuperando libertades con una semana de antelación a la fecha que marca la transición entre etapa y etapa del desconfinamiento, por lo que ese será el momento para que Cataluña, Madrid o Castilla y León prueben suerte si creen que cumplen con las condiciones para acceder a la fase 1 de la desescalada. En principio, el Gobierno no ha concretado si hay un límite máximo de semanas para una fase en la que se quede rezagada una autonomía. Tres semanas, en el caso de aquellos territorios que han elegido mantenerse en la fase 0 o que no pasen de fase en la primera criba de Sanidad; o cuatro, en el supuesto de que haya provincias que en las próximas semanas se queden varadas en una fase más avanzada de la desescalada, puede ser el tiempo suficiente para conseguir ajustar los parámetros sanitarios de acuerdo a las expectativas de Sanidad. De todas formas, según ha comunicado Fernando Simón, "puede haber cierta flexibilidad", algo de lo que podrían beneficiarse Albacete, Ciudad Real y Toledo, que a diferencia de Cuenca y Guadalajara podrían pasar a la fase 1 en la semana del 18 de mayo, según ha dado a conocer el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Foto:  Un hombre sale a correr en Alcalá de Henares. (EFE)

¿Y se puede retroceder de fase?

Desde el principio, el Gobierno ha insistido en la idea de que el proceso de desconfinamiento que se seguirá en España será "asimétrico y flexible", por lo que ni expertos ni políticos pueden dar fechas concretas para el fin de la desescalada. La posibilidad de que se produzca un rebrote está ahí y la máxima de Sanidad durante toda la emergencia sanitaria del covid-19 ha sido la prudencia. "Vamos sin GPS, este plan es flexible, podemos perder lo que hemos conseguido. El virus sigue ahí, al acecho, hasta que tengamos una vacuna, y aún falta tiempo. Tenemos que combatir la impaciencia”, sentenció el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en rueda de prensa al ser preguntado por la desescalada en España. En su comparecencia del sábado, 2 de mayo, Sánchez recordó que "tenemos que ir con certezas, pero también con la suficiente humildad como para ser conscientes de que tendremos que dar algún paso atrás. A lo mejor ese paso atrás que damos a tiempo puede significar posteriormente dos pasos hacia delante inmediatamente".

En definitiva, si las cosas no avanzan de acuerdo a lo planeado, el Ministerio de Sanidad se reserva la decisión de dar marcha atrás y devolver a un territorio a la fase anterior a la establecida. "Si las cosas no van como deberían, se permite escalar o 'reescalar' en aquellas zonas donde sea necesario", recordó por su parte el titular de Sanidad, por lo que aún es más incierto el ritmo al que finalmente avancen los distintos territorios de la geografía española.

Coronavirus
El redactor recomienda