Un matrimonio, insultado por sus vecinos al volver del trabajo en un centro de discapacidad por el coronavirus
  1. España
  2. Coronavirus
donde había positivos en covid-19

Un matrimonio, insultado por sus vecinos al volver del trabajo en un centro de discapacidad por el coronavirus

Denunciaron haber recibido gritos y amenazas desde el último piso de un edificio cuando volvían de trabajar en el municipio de Santa Marta de Tormes (Salamanca)

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

Un matrimonio ha denunciado que al regresar en la noche de este pasado lunes de trabajar en un centro para personas con discapacidad psíquica de Salamanca fue insultado e increpado por varios vecinos de la zona donde viven en el municipio de Santa Marta de Tormes.

Según ha denunciado este martes IU de esta localidad, y han confirmado a Efe fuentes del Ayuntamiento, sobre las 23:00 horas de este lunes el matrimonio regresaba a su casa, en la calle de Antonio Machado, después de trabajar en el turno de tarde en el Centro de Atención de Personas con Minusvalía Psíquica de La Salle (CAMP), en la capital salmantina.

Foto: La doctora amenazada muestra una foto de la pintada en su coche. (EFE)

Se da la circunstancia de que varios internos de este centro han estado afectados por el coronavirus, lo que llevó a que varios sindicatos reclamaran más equipos de protección individual para los trabajadores. Al llegar a su casa, "han visto cómo eran increpados e insultados por dos personas" desde una ventana del último piso de uno de los edificios de la calle de Antonio Machado, según ha denunciado IU en su nota de prensa.

La pareja, según ha relatado a esta formación, se vio sorprendida por los gritos, por lo que preguntaron "cuál era el problema, ya que regresaban de trabajar", aunque los insultos continuaron y elevaron el tono de sus amenazas. Ante ello, el matrimonio llamó a la Policía Local de Santa Marta para denunciar la situación, y los agentes "mostraron su apoyo" a los dos trabajadores.

La portavoz del Foro Judicial Independiente (FJI), Concepción Rodríguez, declaró hace unas semanas - cuando comenzaron a conocerse estos mensajes rechazando a los empleados que trabajan en primera línea - que dejar mensajes o carteles a vecinos sanitarios, cajeros de supermercado o cualquier otro colectivo profesional expuesto al coronavirus puede ser constitutivo de un delito de amenazas o de coacciones, siempre en función del contenido de esas notas o la insistencia con que se transmitan. Sin embargo también aseguró en su momento que este tipo de acciones no pueden ser tipificadas como un delito de odio.

Coronavirus Sucesos
El redactor recomienda