Es noticia
Menú
La jueza de Benidorm, la mafia serbia y el General colombiano: "Mariluz está en el círculo"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Escuchas judiciales

La jueza de Benidorm, la mafia serbia y el General colombiano: "Mariluz está en el círculo"

La Policía registró conversaciones en las que los delincuentes celebraban como un “logro” tener de contacto a la magistrada: "Vamos a darle 100 gramos de 'cristal"

Foto: Una de las mansiones de la mafia rusa registradas en la operación Testudo. (Policía Nacional)
Una de las mansiones de la mafia rusa registradas en la operación Testudo. (Policía Nacional)

Los agentes especializados en la lucha contra el crimen organizado de la Policía Nacional registraron numerosas conversaciones de investigados en las que incluían en su “círculo” a la jueza de Instrucción número 3 de Benidorm, María Luz Jiménez Zafrilla. Un informe señala a esta magistrada por avisar a una mafia rusa que operaba en la zona de que estaba siendo investigada por las fuerzas de seguridad. Los agentes reflejaron en sus pesquisas contactos entre la jueza, los delincuentes y el nexo que lleva hasta un militar colombiano apodado el General. También una presunta entrega de droga a la magistrada a cambio de acceder a documentación del juzgado.

La Unidad Central de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía detectó que una mafia rusa a la que investigaba en Alicante había recibido el chivatazo. Era una red ligada a cargos del PP de la zona que fue desarticulada a finales de 2020 en el marco de la operación Testudo. Recientemente, ha vuelto a ser noticia porque un error judicial —una decisión adoptada fuera de plazo— ha provocado el archivo del caso para buena parte de los más de 20 investigados. Una providencia de la Audiencia Provincial de Alicante a la que ha tenido acceso El Confidencial rechazó este jueves admitir el recurso de súplica presentado por la Fiscalía para tratar de reabrir la causa para todos los beneficiados por el error judicial.

"Yo sé lo que le tengo que decir a Mariluz (...) Me lo tiene que hacer el trabajo y punto"

La jueza María Luz Jiménez Zafrilla mantenía contactos con delincuentes que operaban en la costa mediterránea y en Marbella (Málaga) y estaban bajo el radar de las fuerzas de seguridad con sus comunicaciones intervenidas. “Tener a Mariluz como contacto es otro logro”, comentó en enero de 2020 un delincuente serbio con pasaporte belga en una de sus conversaciones. Los investigadores policiales creen que esa vía de contacto con la jueza era utilizada para favorecer “las actividades desarrolladas por la organización”. Los investigados hacían hasta de chófer para la titular del juzgado de Benidorm, según se desprende de otra de las comunicaciones intervenidas unos días después a otro sospechoso de nacionalidad serbia llamado Shams Balaj. “Cuando venga Mariluz, voy a buscarla al aeropuerto (...) Yo sé lo que le tengo que decir a Mariluz (...) Me lo tiene que hacer el trabajo y punto”. En otros intercambios se dice que la jueza llegó a dormir en casa de este individuo.

Según consta en el informe, el serbio Shams Balaj fue condenado en el pasado por un tribunal de Bruselas por blanqueo de capitales y asociación ilícita. En la prensa local hay una información que explica aquella operación desplegada por las autoridades belgas y su condena a 40 meses de prisión. El día que habló de acudir al aeropuerto a por la jueza, Shams charlaba con el investigado serbobelga Kreshnik Rustemi, alias ‘Nik’. Este interlocutor también tenía relación con la jueza, según se desprende de sus respuestas. “Mariluz no es ninguna criminal porque no ha cometido ningún crimen, solo era parte del círculo”, le dice. De este intercambio, el informe de la Udyco concluye que la jueza tenía conocimiento de las actividades de la organización criminal.

El General

En las mismas fechas —principios de 2020— se detectó otra conversación entre los mismos protagonistas en la que volvieron a aludir a la jueza y a un individuo llamado “el General”. Las fuerzas de seguridad le identifican como “un influyente militar de Colombia con el que la organización criminal habría llegado a algún tipo de acuerdo”. Según dice uno de los serbios, esa noche iban a quedar con la jueza para algo relacionado con el colombiano: “Esta noche terminamos con Mariluz porque esta noche terminamos el trabajo del General”. A juicio de los investigadores policiales, esta conversación se enmarca en algún tipo de gestión para el militar colombiano.

Foto: Ilustración: Irene Gamella.

En esas mismas fechas, Rustemi y un delincuente polaco llamado Pawel Fejklowicz mantuvieron otra charla con la jueza como protagonista. En este caso, se refieren a ella como recurso para facilitar la llegada a España de una mujer. La conclusión de la Policía Nacional es que “la organización criminal tendría como costumbre recurrir a Mariluz para la realización de sus negocios”. Sobre la llegada de esa mujer a España, los investigadores dicen que formaba parte del trabajo realizado “para el General”. El informe refleja que los investigados acudieron a la magistrada para que diese “luz verde” debido a que “tiene a la Guardia Civil en su mano en esa zona”.

En la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, se explica que el juzgado de Benidorm investigó varias causas relacionadas con el polaco Pawel Fejklowicz. Una de ellas fue un tiroteo del que fue objeto su coche y la otra un caso de agresión sexual. El 19 de enero de 2020, Nik Rustemi comentó abiertamente la posibilidad de darle droga a la jueza a cambio de que les dejase ver el expediente relacionado con el miembro de la organización: “Vamos a darle 100 gramos de ‘cristal’ a Mariluz, lo mejor de lo mejor, y le decimos, ahora danos el puto archivo de Pawel. Para de bla, bla, bla… para con las milongas”. El 'cristal' es como se conoce en España a una de las presentaciones del éxtasis, en pequeñas rocas o cristales en lugar de las habituales pastillas.

Los agentes especializados en la lucha contra el crimen organizado de la Policía Nacional registraron numerosas conversaciones de investigados en las que incluían en su “círculo” a la jueza de Instrucción número 3 de Benidorm, María Luz Jiménez Zafrilla. Un informe señala a esta magistrada por avisar a una mafia rusa que operaba en la zona de que estaba siendo investigada por las fuerzas de seguridad. Los agentes reflejaron en sus pesquisas contactos entre la jueza, los delincuentes y el nexo que lleva hasta un militar colombiano apodado el General. También una presunta entrega de droga a la magistrada a cambio de acceder a documentación del juzgado.

Crimen organizado Comunidad Valenciana Mafia Partido Popular (PP)
El redactor recomienda