Es noticia
Menú
Investigan a una jueza por dar un chivatazo a mafiosos rusos vinculados a cargos del PP
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Drogas, dinero y una relación íntima

Investigan a una jueza por dar un chivatazo a mafiosos rusos vinculados a cargos del PP

La Policía documenta en un informe la relación de la magistrada en Benidorm con criminales del este y las conversaciones de los investigados donde la aluden: "Ella está durmiendo en su casa"

Foto: Shirokov, uno de los principales investigados, en un acto electoral del PP. (EC)
Shirokov, uno de los principales investigados, en un acto electoral del PP. (EC)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Policía Nacional denuncia en un informe los vínculos de una jueza de Benidorm (Alicante) con delincuentes de Europa del este, investigados por delitos de crimen organizado. El documento la sitúa en el origen de un chivatazo a una mafia rusa que tenía contactos en el PP y que ha sido recientemente beneficiada por un error judicial. Los agentes creen que no fue el único. En las escuchas registradas por los investigadores se documentan las conversaciones en las que se refieren a la magistrada, incluida una relación íntima con un delincuente serbio bajo el radar de las fuerzas de seguridad.

Se trata de la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Benidorm, María Luz Jiménez Zafrilla. “Se ha podido constatar un posible delito de revelación de secretos”, “la organización investigada pudiera tener algún tipo de influencia en las decisiones que tomase”, “como poco, se trata de una relación personal de amistad, cercana, pero que incluso va más allá con posibles pagos de dinero, de pago de vacaciones, entrega de drogas y otros”.

Estas y otras afirmaciones aparecen en un escrito al que ha tenido acceso El Confidencial. Fue elaborado en julio por la Sección de Organizaciones Criminales Transnacionales de la Brigada Central de Crimen Organizado encuadrada en la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco). Sus pesquisas ya obran en poder de la Fiscalía Anticorrupción para que decida qué hacer con esta información. El nombre de esta jueza se cruza en dos investigaciones distintas seguidas en otros juzgados de la localidad contra la delincuencia internacional que opera en España.

"Nunca hables de Mariluz por teléfono. Solo hay una señora en Benidorm"

Una de ellas se investigó en el Juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm. Se trata de la operación Testudo, que en 2020 desarticuló una organización que tenía relaciones con miembros de las fuerzas de seguridad y políticos del PP de la zona. Según el informe de la Udyco, uno de los principales investigados en esta trama era Nikolay Mtyurev y fue avisado de que iba a ser detenido próximamente junto a más personas. Entre ellas estaba otro de los principales implicados, un ruso afincado desde hacía años en España llamado Alexei Shirokov. A partir del aviso, la mafia movió todos sus hilos en las instituciones.

La filtración procedía de dos presuntos delincuentes que tenían una estrecha relación con la jueza investigada. Se trata de un polaco llamado Pawel Piotr Fejklowicz y de un belga que responde al nombre de Kreshnik Rustemi. La Policía Nacional cree que la magistrada les dio la información después de cubrir una guardia al frente del Juzgado número 1, que investigaba la operación Testudo. La firma de la jueza Jiménez Zafrilla aparece en el auto que en agosto de 2020 autorizó la prórroga a las escuchas policiales de todos los investigados. Meses después, se produjeron las detenciones de la que fue considerada la mayor operación de la década contra la mafia rusa. Entre los arrestados estaba Shirokov, a quien no le pilló por sorpresa el arresto.

La operación Testudo volvió a ser noticia la semana pasada. Un grave error judicial ha provocado el archivo de las actuaciones para la mayoría de los imputados. Son un total de 18 beneficiados, según precisa el Tribunal Superior de Justicia de Valencia. Una decisión fuera de plazo dictada por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm ha provocado el fracaso de buena parte del procedimiento. La Fiscalía Anticorrupción ha presentado un recurso con el que pretende evitar el archivo de las actuaciones tras años de trabajos. La causa sigue solo para seis investigados, según las mismas fuentes jurídicas.

Las conversaciones sobre 'Marry Lue'

La estrecha relación entre la jueza Jiménez Zafrilla y los delincuentes que dieron el chivatazo a la mafia rusa aparece documentada en otra investigación que se llevó a cabo en el juzgado de al lado, el de Instrucción número 2 de Benidorm. Giró en torno a una presunta organización criminal liderada por el polaco Fejklowicz. Fue detenido el 6 de agosto de 2020, poco después de participar en el chivatazo. Tenía una orden europea de detención emitida por las autoridades de su país. Le buscaban por pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas. Antes de ponerle las esposas, la Policía instaló un sistema de escucha en su coche y procedió a un volcado de su móvil por remoto. La sorpresa de los agentes fue encontrar entre el listado de contactos de su agenda el número de teléfono de la jueza. El ciudadano polaco la tenía guardada entre sus contactos con el nombre de 'Marry Lue'. En sus conversaciones, él y otros investigados aludían constantemente a la magistrada, según la Policía, que incluye extractos transcritos de las comunicaciones mantenidas entre 2019 y 2020. “Por las descripciones que realizan se trata sin género de dudas de la referida María Luz Jiménez Zafrilla”, dice la Policía Nacional.

“No, no estoy permitido para ir cerca de colegio, tengo una orden de alejamiento de 500 metros. No quiero joder a Mariluz ni que tenga problemas, porque si me ven van a llamar directamente y eso a Mariluz no le va a gustar”. Esto se lo dijo Pawel Fejklowicz al belga Rustemi en septiembre de 2019. La explicación a ese comentario es que la Guardia Civil había detenido al polaco por un delito de agresión sexual y el caso había recaído en la jueza ahora bajo sospecha.

Foto: Ilustración: Irene Gamella.

Unos días después, el polaco mantuvo otra conversación interceptada por la Policía. Al otro lado del teléfono estaba de nuevo Kreshnik Rustemi. Este ciudadano belga integraba un grupo afincado en Marbella investigado por narcotráfico, compraventa de armas, contrabando de joyas y blanqueo de capitales. Esta persona abroncó al polaco por nombrar a la jueza en sus conversaciones. “Nunca hables de Mariluz por teléfono”, le dijo. Fejklowicz trató de disculparse, replicó que no había dicho su nombre: “Nunca hablo de ella por teléfono, simplemente digo: ‘Viste a la señora”. Pero eso no calmó a su interlocutor, que insistió en la necesidad de mantener discreción: “No, ni eso digas. Solo hay una señora en Benidorm”.

"Voy yo solo. Y le diré a Mariluz: 'O lo arreglas, o lo arreglo a mi manera"

Del contenido de esa conversación se aprecia que el sospechoso belga también tenía acceso a la magistrada: “Yo voy a tomar café con Rafa y con Mariluz. Rafa traduce, él es abogado y además habla bien inglés. Le pienso decir a Mariluz: ‘Mira, tú estás en el caso, pon las cartas sobre la mesa’. Voy a joderlo, pero es tu caso. A lo mejor ella me dice: ‘No, enviaré a la Guardia Civil’. Si me dice eso me mata y fin de la historia”. A juicio de los investigadores, esto acredita que se refieren a una persona relevante de Benidorm que investiga un caso que afecta a alguno de los presuntos delincuentes que ya estaban bajo seguimiento.

Un par de semanas después, los mismos presuntos delincuentes mantuvieron otra charla. De su contenido, los expertos en la lucha contra el crimen organizado infieren que la banda mafiosa pudiera tener algún tipo de influencia en las decisiones de la jueza. “Rafa también estaba diciendo que Mariluz no quiere más problemas. Le han llegado todos los papeles del tiroteo a ella. ¡Qué casualidad!”, le dijo el polaco al belga. La Policía recoge esta charla en su informe porque, en 2019, Fejklowicz también denunció haber sufrido un tiroteo y las pesquisas recayeron en el juzgado de María Luz Jiménez Zafrilla.

"Si la presionas, lo hace"

“Rafa quiere que vayas a hablar con ella (...) Mariluz necesita que le metan presión. Según Rafa, si la presionas lo hace, si no, no lo hace”. Para saber quién es Rafa, el informe de la Udyco precisa que el presunto mafioso polaco tiene un abogado que se llama Rafael Durán Soto. El belga Kreshnik Rustemi, alias ‘Nik’, le pidió al polaco usar a esta persona para influir en la jueza. “Rafa puede llamarla y decirle: ‘Nik está aquí’. Y si es posible tomar un café con ella. No va a decir que no. Voy yo solo. Y le diré a Mariluz: ‘O lo arreglas, o lo arreglo a mi manera”.

Foto: La Guardia Civil registra las instalaciones del estadio del Marbella Club de Fútbol. (EFE)

En las comunicaciones intervenidas también hablan de una persona llamada 'Tomás', con quien la jueza tendría una relación estrecha. La Policía le identifica como Tomás Moreno Jordán, nacido en Valencia. “Yo creo que Tomás está pensando que Mariluz va a salvarle. No creo que Mariluz se la vaya a jugar por él. Ella está durmiendo en su casa, todo… Sí, son mejores amigos”, comentó Fejklowicz al belga en otro intercambio mantenido en septiembre de 2019. La Policía señala que en los pinchazos “se dibuja la relación entre Mari Luz y Tomás”. Tomás Moreno era socio del polaco y con antecedentes policiales por tráfico de drogas y falsificación. Es el administrador solidario de la empresa inmobiliaria que opera en Altea Hills, una urbanización de grandes dimensiones en la que básicamente residen rusos. Cuenta incluso con una iglesia ortodoxa con cúpulas doradas.

En los meses siguientes hubo más conversaciones en las que hablan de la jueza Jiménez Zafrilla. La acusaron de ser una “gánster” y de tener atemorizados a sus compañeros de trabajo: “Todo el juzgado se caga encima”. El polaco también cuestionó las decisiones que adopta en las causas que le afectan, pero siempre se refería a ella por su nombre de pila. De hecho, citan por su nombre a la pareja sentimental de la jueza, un suizo de 53 años de edad con inversiones en el mundo de la noche alicantina. También saben cuándo está de vacaciones y los días que le restan para regresar al juzgado.

placeholder La Policía detectó que el investigado Shirokov hacía gala en sus redes sociales de sus relaciones con el PP. (EC)
La Policía detectó que el investigado Shirokov hacía gala en sus redes sociales de sus relaciones con el PP. (EC)

En otra charla introdujeron otra presunta relación entre la jueza y un nuevo miembro del grupo criminal con inversiones en el mundo de la noche marbellí que se llama Shams Balaj. Es un serbio condenado en el pasado por un tribunal de Bruselas por blanqueo de capitales y asociación ilícita. “Yo creo que Mariluz está enamorada de Shams. Siempre le pregunta a Rafa por él”; “Sí, porque esta puta quiere que le pague las vacaciones. No está enamorada de él, está enamorada de su dinero. Shams le dice que es un multimillonario y no tiene ni para pagar un café”.

"Es mejor si hablo con ella cuando aún está de vacaciones. Así le doy un sobre con unos 500 €"

Otros intercambios arrojan sospechas sobre trasiego de dinero con la jueza. “Quedaremos con Mariluz ya para cuando vuelvas, porque le quedan dos días de vacaciones y para no molestarla”, le dijo el polaco a su contacto belga el 11 de septiembre de 2019. Sin embargo, Rustemi prefería verla antes: “No, es mejor si hablo con ella cuando aún está de vacaciones. Así le doy un sobre con unos 500 euros y…”. Media hora después ambos acordaron verse para recoger el dinero: “Me llevas a casa, tengo que coger el dinero para pagarte a ti, coger el dinero para Mariluz por si hay algún problema”.

En enero de 2020, el belga y el serbio celebran que esa noche van a cenar con Mariluz. La conclusión de la Policía es que “si bien no se puede determinar con exactitud el motivo, lo que sí que se observa es que en el marco de dicha conversación hablan de ‘mandar mercancía’ y de que ‘así nos extendemos y hacemos dinero”. La Udyco cree que esa cena no se ciñó a la esfera de la amistad, “sino a la realización de algún tipo de negocio, presumiblemente ilícito”.

Foto: Extracto de la conversación. (EC)

La Policía Nacional sospecha que la jueza Jiménez Zafrilla no solo tuvo conocimiento y pudo avisar a los investigados de la operación Testudo contra la mafia rusa, sino también de las pesquisas en torno a su contacto polaco. La Udyco cree que Fejklowicz supo que iban a ir a por él con 10 días de antelación, concretamente desde que el Juzgado de Instrucción número 2 empezó a organizar el despliegue policial para su arresto. Según recogen los investigadores en su informe, el juzgado de Jiménez Zafrilla “comparte sede y espacio contiguo, siendo muy razonable que dicha información llegara hasta ella”. Según el Boletín Oficial del Estado, esta magistrada se encuentra desde 2021 en la Audiencia Provincial de Madrid.

La Policía Nacional denuncia en un informe los vínculos de una jueza de Benidorm (Alicante) con delincuentes de Europa del este, investigados por delitos de crimen organizado. El documento la sitúa en el origen de un chivatazo a una mafia rusa que tenía contactos en el PP y que ha sido recientemente beneficiada por un error judicial. Los agentes creen que no fue el único. En las escuchas registradas por los investigadores se documentan las conversaciones en las que se refieren a la magistrada, incluida una relación íntima con un delincuente serbio bajo el radar de las fuerzas de seguridad.

Partido Popular (PP) Crimen organizado Fiscalía Anticorrupción Mafia
El redactor recomienda