Es noticia
Menú
La debilidad del PSOE y de Cs ponen en bandeja al PP una mayoría absoluta en Alicante
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
ES UNO DE LOS BASTIONES DEL PP

La debilidad del PSOE y de Cs ponen en bandeja al PP una mayoría absoluta en Alicante

Difícilmente, socialistas y naranjas, con sus cuitas internas, serán capaces de plantar cara a un PP que, sin contar con el paréntesis de 2015-2018, gobierna la ciudad desde los 90

Foto: Gamarra, Mazón y Barcala. (EFE/Morell)
Gamarra, Mazón y Barcala. (EFE/Morell)

El PP de Alicante vive un momento dulce. Las crisis que atraviesan el PSPV y Cs han despejado el camino para que los populares estén en condiciones de reeditar una mayoría absoluta en la ciudad que no ven desde que la polémica Sonia Castedo tuvo que dejar la alcaldía salpicada por supuestos casos de corrupción, como el Brugal, de los que finalmente fue absuelta. Difícilmente, socialistas y naranjas, con sus cuitas internas, serán capaces de plantar cara a un PP que, sin contar con el paréntesis de 2015-2018, años en los que gobernó el PSPV, dirige la ciudad desde los 90.

Foto: Puig visita las hogueras de Alicante el pasado junio. (EFE/Manuel Lorenzo)

Alicante ciudad es un bastión de los populares, pero con la crisis del bipartidismo los 18 concejales que firmó Castedo en 2011, máximo histórico de la formación, se quedaron en 8 en 2015 y cuatro años más tarde en los 9 actuales, los mismos que los socialistas. Ahora, todo sopla a favor de Luis Barcala, primer edil y quien encabezará también las listas en 2023.

“Todo es consecuencia de la fortaleza del PP”, apunta Toni Pérez, presidente del Partido Popular de la provincia de Alicante. El territorio no es un terreno propicio para la izquierda, Compromís no cuaja y la polémica que estos días sacude al PSPV en la capital no hace sino dañar la imagen de la formación, sin un rostro reconocible para las locales del próximo año. Se barajan dos nombres, la exconsellera de Sanidad, Ana Barceló, y la de Ciencia, Josefina Blanco, pero el foco se lo está llevando la guerra sin cuartel que libran Francesc Sanguino, hasta ahora portavoz, y los concejales afines al aparato del partido.

“Nosotros lo que hacemos es seguir trabajando, haciendo propuestas, presentando alternativas, liderando el cambio. El PP es la alternativa necesaria y eso es fruto de su fortaleza, no de la situación de otros”, defiende Pérez. La sensación en el PP es que la “situación es buena”, sostienen fuentes internas, y apuntan que más allá del lío de los socialistas en Alicante el panorama a nivel autonómico tampoco es halagüeño por la imputación de Mónica Oltra. Carlos Mazón, líder de los populares en la Comunidad y presidente de la Diputación, se ha propuesto conducir el cambio al frente de la Generalitat desde la provincia.

Foto: Carlos Mazón y María José Catalá. (EFE/Manuel Bruque)

No obstante, en el PP guardan más cautela ante la posibilidad de firmar una mayoría absoluta como la que la formación logró durante cinco legislaturas consecutivas. “Trabajamos para lograr gobiernos. En Alicante hay un Gobierno de coalición que está funcionando muy bien. El PP es un partido de Gobierno y estamos trabajando para eso”, remarca Pérez, que recuerda la “importancia” de la ciudad y que, en este caso, es la organización local la que traza la estrategia.

La herida del PSPV

Hace tiempo que el PSPV en el Ayuntamiento de Alicante se rompió, pero desde el pasado viernes las desavenencias entre el hasta ahora portavoz, Francesc Sanguino, y el grueso del grupo han saltado a la arena pública con toda su crudeza. La gota que colmó el vaso fue la propuesta de cese el pasado viernes de la portavoz adjunta y de tres asesores. La iniciativa la formuló Sanguino en contra del parecer del grupo y aunque parecía que estaba dispuesto a ceder una vez que no consiguió el respaldo del ‘president’, Ximo Puig, este martes no acudió al Consistorio para retirar los ceses, por lo que estos se hicieron en parte efectivos.

placeholder Mazón y Puig. (EFE/Kai Forsterling)
Mazón y Puig. (EFE/Kai Forsterling)

Las tensiones y discrepancias entre el partido y los sucesivos candidatos socialistas que han optado a la alcaldía son una constante. Muchos apuntan a que uno de los motivos es Ángel Franco, histórico del socialismo alicantino y la persona que controla el partido en la ciudad. Franco, en un principio, no puso reparos a que Sanguino, un independiente, liderase la lista, sin embargo, la relación no tardo en deteriorarse, tanto que, según este último, el resto del grupo lleva más de un año anulando su labor y no incluyéndole en las reuniones en las que se decide la acción del grupo municipal.

Y la crisis de Cs

La situación de Ciudadanos es bien diferente. No hay problemas internos en el grupo municipal, aunque sí los hay en el provincial. A mediados de junio, el secretario de Organización nacional, Borja González, cesó al coordinador provincial, Javier Gutiérrez, también a los responsables de Institucional y Organización, César Martínez y Chechu Herrero, respectivamente. Los tres denunciaron que el origen del conflicto hay que buscarlo en la gestión de la moción de censura de Orihuela, por la que el PSOE arrebató al PP la alcaldía del municipio. Sin embargo, la versión oficial es que el malestar interno no podía empañar el trabajo de los cargos públicos del partido.

Foto: Albert Rivera, en el último Consejo General de la formación, celebrado el viernes. (EFE)

No obstante, el principal problema de Ciudadanos es el declive de la marca en el conjunto del país. La ciudad de Alicante, donde gobierna en coalición con el PP, es uno de los bastiones de la formación en la Comunidad Valenciana, pero todo hace indicar que no podrá resistir la descomposición en la que hacen tiempo se han sumido los naranjas.

El PP de Alicante vive un momento dulce. Las crisis que atraviesan el PSPV y Cs han despejado el camino para que los populares estén en condiciones de reeditar una mayoría absoluta en la ciudad que no ven desde que la polémica Sonia Castedo tuvo que dejar la alcaldía salpicada por supuestos casos de corrupción, como el Brugal, de los que finalmente fue absuelta. Difícilmente, socialistas y naranjas, con sus cuitas internas, serán capaces de plantar cara a un PP que, sin contar con el paréntesis de 2015-2018, años en los que gobernó el PSPV, dirige la ciudad desde los 90.

PSOE Alicante Partido Popular (PP) Comunidad Valenciana Ciudadanos Noticias de Comunidad Valenciana