Es noticia
Menú
La playa de Poniente de Benidorm se ha quedado sin Bandera Azul, pero no pasa nada
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
TURISMO

La playa de Poniente de Benidorm se ha quedado sin Bandera Azul, pero no pasa nada

Los tabloides británicos se hicieron eco del hecho, pero la imagen de la ciudad no se ha resentido. 15.000 turistas han desembarcado con motivo del Jubileo de la Reina Isabel. El mercado inmobiliario tampoco se ha visto afectado

Foto: Vista de la playa de Poniente. (Ayuntamiento de Benidorm)
Vista de la playa de Poniente. (Ayuntamiento de Benidorm)

La pérdida de la Bandera Azul para la Playa de Poniente de Benidorm amagó con la aparición de unos nubarrones en forma de crisis reputacional para la marca de la ciudad. No ayudaron los titulares que el hecho provocó en la prensa británica, con especial interés por parte de los tabloides, sin embargo, un mes después sigue brillando el sol. 15.000 británicos han desembarcado estos días en su lugar de vacaciones preferido para celebrar el Jubileo de la Reina. Tampoco las promociones inmobiliarias se han resentido. La ciudad parece inmune al asta vacía donde durante 34 años ha ondeado ese distintivo de calidad.

Foto: Turistas ingleses en un bar de Benidorm. (EFE/Manuel Lorenzo)

Es más, Benidorm no solo resiste, sino que ha visto incrementado un 3% la satisfacción del cliente en su percepción de calidad del producto sol y playa con respecto a 2019. Según la herramienta Mabrian de Inteligencia Turística que recoge datos desde 2015 y que utiliza la fundación Visit Benidorm, el índice de satisfacción ha pasado del 84,74% al 87,95% de 2010 a 2022. El dato se obtiene a través, principalmente, de los comentarios subidos por los turistas en Instagram y Twitter.

La gerente de la fundación Visit Benidorm, Leire Bilbao, explica que “el cliente percibe la calidad del producto en sí, no se fija en si esa calidad se certifica por unos estándares u otros”. De hecho, atendiendo a los resultados que los análisis de comportamiento de mercado proporcionan, la entidad no ha “notado nada significativo al respecto. Ni nos ha llegado ninguna pregunta a redes sociales ni ningún comentario negativo”. Ni siquiera en el mercado británico, a pesar de los titulares de la prensa inglesa y de que es el que, por volumen, más menciones hace a Benidorm en Instagram y Twitter, seguido por el nacional.

placeholder Turistas ingleses en Benidorm. (EFE/Manuel Lorenzo)
Turistas ingleses en Benidorm. (EFE/Manuel Lorenzo)

Pero el mercado británico rara vez sale de su zona preferida: Levante. Sin embargo, Poniente es el refugio del turista español familiar, ese que busca la tranquilidad, que tiene un apartamento en la playa que heredó de la abuela o que quiere pasear por esa parte de la ciudad que todavía conserva edificios de pocas plantas en primera línea de playa.

Poniente es esa zona en la que el tiempo avanza a distinto ritmo que en la frenética playa de Levante. Último reducto de los edificios tipo 'tranvía', tan populares en los años 60, y que siguen estando a pie de playa. Un “caramelito” para los urbanizadores y promotores porque es la zona que va a experimentar mayor desarrollo urbanístico a corto y medio plazo. Las últimas bolsas de terreno por edificar están aquí, con permiso del Plan Ensanche Levante (antiguo Armanello), reactivado tras una parálisis de más de una década, pero eso es otra historia.

Eclosión urbanística

En los últimos 6 o 7 años, Poniente ha experimentado una eclosión inmobiliaria que ni la pandemia ha podido parar y el goteo de proyectos de edificios "emblemáticos” ha sido constante. Si la primera línea de playa conserva inmuebles de poca altura de la primera época del 'boom' turístico, la segunda línea se configura como una sucesión de rascacielos de diseño, urbanizaciones que parecen resorts y apartamentos a los que nada puede tapar las vistas privilegiadas al Mediterráneo.

Foto: Vista del Castillo de Benidorm, entre las playas de Levante y Mal Pas. (Ayuntamiento de Benidorm)

El Plan Parcial 2/1 Poniente está en desarrollo y tiene casi ejecutada la obra de urbanización. En esta zona se enclavan los dos edificios Sunset Waves cuyo diseño imita las azules olas del mar y la Delfin Tower, otro edificio singular con forma de vela y 39 viviendas que ya ha presentado la certificación final y las declaraciones responsables de ocupación.

Además, están en proyecto las dos torres del nuevo complejo residencial Sunset Cliffs de TM Inmobiliaria con una previsión de más de 160 viviendas. Una de ellas ya está finalizada y las llaves de los primeros pisos se entregarán este verano.

placeholder Rascacielos In Tempo, en Benidorm. (Reuters)
Rascacielos In Tempo, en Benidorm. (Reuters)

En este plan parcial hay parcelas vacantes con previsión de desarrollo a medio plazo, también una parcela hotelera y parcelas municipales correspondientes al 10% de aprovechamiento que le corresponde al Ayuntamiento. También la cadena hotelera de Benidorm Hoteles Poseidón está tramitando su Plan de Reforma Interior para ampliar su establecimiento Poseidón Playa ubicado a mitad del paseo de Poniente.

En el cercano PAU El Murtal 2 está ya también avanzada la construcción de la Torre Sakura cuya finalización está prevista para inicios de verano de 2023. Cerca de este edificio, el Ayuntamiento tiene otra parcela pública por desarrollar junto al emblemático InTempo y también hay solares destinados a uso hotelero.

Foto: Foto: Reuters/Vincent West.

La concejal de Urbanismo de Benidorm, Lourdes Caselles, está convencida de que los solares vacíos “se desarrollarán de corto a medio plazo” y coincide con la gerente de la fundación Visit Benidorm en que la repercusión de la pérdida de la Bandera Azul ha sido anecdótica. Lejos de preocupar a agentes inmobiliarios o promotores en pleno desarrollo de sus proyectos, “nos han trasladado que los nuevos propietarios están deseando venir y disfrutar de la playa de Poniente. En ningún momento nos han mostrado ninguna preocupación. La calidad de la playa sigue existiendo y no ha afectado negativamente a su imagen”, afirma.

Decisión "injusta"

Aun así la pérdida, o no renovación como prefieren decir en el Ayuntamiento, le sentó a cuerno quemado al alcalde de Benidorm, Toni Pérez, y a su edil de Playas, Mónica Gómez, quienes calificaron de “injusta” la decisión basada en un “valor puntual y aislado” y hasta presentaron alegaciones.

placeholder Hasta este verano, la Bandera Azul ondeaba en las tres playas de Benidorm. (EFE)
Hasta este verano, la Bandera Azul ondeaba en las tres playas de Benidorm. (EFE)

No obstante, el presidente de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, José Palacios, reconocía en la respuesta a las alegaciones que la playa de Poniente no había obtenido la Bandera Azul por “una diferencia insignificante” en los parámetros microbiológicos que miden los enterococos intestinales en el agua. Una diferencia en el percentil de apenas 4 puntos entre los 100 permitidos y los 104 recogidos en uno de los puntos de muestreo. La misma diferencia entre la calificación de “bueno” o “excelente” que es imprescindible para conseguir el galardón.

Y aunque los resultados obtenidos el día anterior y unos días después en ese mismo punto mostraban valores normales, según las analíticas del Laboratorio Municipal, las alegaciones no fueron atendidas. No se repitió el análisis y Poniente se quedó sin Bandera Azul. “No dábamos crédito, porque se debe a una analítica realizada en 2021 en un momento y zona puntual y nuestro Laboratorio Municipal realiza controles semanales en verano y quincenales el resto del año, no sólo de la calidad del agua también de la arena o los lavapiés. Los valores siempre han sido excelentes”, lamenta Mónica Gómez.

Benidorm saca pecho

A pesar del revés, Benidorm saca pecho por sus muchos otros galardones que, para su Ayuntamiento, demuestran que la ciudad tiene “las mejores playas del mundo”. Desde hace más de una década, Levante, Mal Pas y Poniente cuentan con la certificación Q de Calidad (ISO 13009). Además, desde 2003 tienen la ISO 9001 y 1400, y desde 2010 cumplen también con el Reglamento EMAS, relativo a la participación voluntaria de organizaciones en un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambiental. También las tres playas están reconocidas con el distintivo de calidad SICTED y el año pasado obtuvieron además el sello ‘Safety Beach’.

Foto: Zona habilitada en un aeropuerto para las compañías de alquiler de coches. (Reuters)

Los arenales de la ciudad cuentan con 3 puntos para la accesibilidad, aseos públicos en el paseo, lavapiés en todas las entradas y salidas, biblioplayas y ludoteca y servicio de salvamento y socorrismo y limpieza todo el año. No obstante, y tras 34 años, la Bandera Azul este verano se la quedan Levante y Mal Pas, para Poniente habrá que esperar al año que viene.

La pérdida de la Bandera Azul para la Playa de Poniente de Benidorm amagó con la aparición de unos nubarrones en forma de crisis reputacional para la marca de la ciudad. No ayudaron los titulares que el hecho provocó en la prensa británica, con especial interés por parte de los tabloides, sin embargo, un mes después sigue brillando el sol. 15.000 británicos han desembarcado estos días en su lugar de vacaciones preferido para celebrar el Jubileo de la Reina. Tampoco las promociones inmobiliarias se han resentido. La ciudad parece inmune al asta vacía donde durante 34 años ha ondeado ese distintivo de calidad.

Benidorm Comunidad Valenciana Playa Noticias de Comunidad Valenciana