Es noticia
Menú
La radicalización 'vía teléfono' de la fallera que financió a yihadistas del Daesh en Siria
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
CONDENADA A CINCO AÑOS DE CÁRCEL

La radicalización 'vía teléfono' de la fallera que financió a yihadistas del Daesh en Siria

El dispositivo de la valenciana de 23 años almacenaba desde vídeos de "decapitaciones" y "combates" hasta la imagen de "un gato con un guante con el símbolo utilizado por Daesh"

Foto: Cristina Amparo Bomboi, durante su declaración ante la Audiencia Nacional el 6 de abril. (EFE/Pool/Chema Moya)
Cristina Amparo Bomboi, durante su declaración ante la Audiencia Nacional el 6 de abril. (EFE/Pool/Chema Moya)

El juicio contra Cristina Amparo Bomboi apenas duró cinco minutos. Tras declararse culpable, la Audiencia Nacional la condenó a cinco años de prisión y a una multa de 18.640 euros por financiación de terrorismo el pasado 7 de abril. La sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial, repasa para ello las nueve transferencias con las que envió 2.860 euros a terroristas del Estado Islámico de Siria en 2020, pero también los archivos que hallaron en su móvil: a lo largo de 11 meses, el dispositivo dejó un reguero de pruebas sobre su radicalización religiosa con 23 años. "Imagen de un gato con un guante con el símbolo utilizado por Daesh", recogen los magistrados.

Foto: El actual líder del partido Tehreeke-Labbaik Pakistán, Saad Hussain Rizvi. (EFE/Rahat Dar)

Nacida en 1996 y siendo natural de Algemesí, un municipio valenciano de unos 28.000 habitantes, la sentencia explica que, "tras abrazar la fe musulmana", comenzó a "posicionarse en las redes sociales con algunos mensajes de elogio o justificación de las acciones cometidas por miembros de organizaciones del terrorismo". De esta manera, Bomboi dejó atrás una vida en la que llegó a formar parte de una falla valenciana para terminar planeando un viaje a Siria. Según informó el diario 'Las Provincias' el 10 de abril, una septuagenaria asentada en Valencia habría dirigido este proceso de radicalización que se plasma paso a paso en los archivos de su móvil.

400 euros entre abril y mayo

El 23 de abril de 2020, Bomboi envió sus primeros 200 euros por un sistema de transferencias internacionales y, apenas un mes después, el 15 de mayo, mandó otros 200. El destinatario era Faysal El Talal, un intermediario establecido en Turquía que después se encargaría de enviar el dinero a Siria. La valenciana ya se había asegurado de comprobar su identidad, tal y como demuestra la imagen de abril de 2020 que los investigadores hallaron en su móvil con "la carta de identidad de Faysal El Talal".

Foto: Ilustración: Learte.

Para entonces, el dispositivo se había convertido en una sucesión de archivos propagandísticos sobre el Estado Islámico. En un wasap del 1 de enero de 2020, la Policía Nacional encontró una fotografía de "dos combatientes haciendo el símbolo de la unicidad", que consiste en señalar con el dedo índice al cielo y tiende a ser utilizada por los terroristas. Ese mismo mes, también realizó una "captura de vídeo de su propio terminal" en la que se veía "a un grupo de combatientes con las enseñas de Daesh".

En cuanto a los archivos almacenados entre febrero y mayo, la resolución destaca a su vez la "imagen de un combatiente extranjero"; un "vídeo editado con material propagandístico oficial de Daesh en el que se suceden escenas cruentas de combates y decapitaciones"; una imagen de los bautizados como 'cachorros del Califato', que hace referencia a "menores de edad educados bajo la doctrina del Daesh"; la imagen de "un degollamiento, ejecutado por otro varón, que porta indumentaria de combate", y una fotografía del yihadista al que financió "vistiendo atuendo militar". De nombre Radhi, este hombre terminaría jugando un papel fundamental en su radicalización.

550 euros entre junio y julio

El 19 de junio de 2020, Bomboi envió otros 200 euros al intermediario turco y, al mes siguiente, los días 1 y 19 de julio, mandó otras dos transferencias de 150 y 200 euros respectivamente. Las imágenes almacenadas estos meses en su dispositivo reflejan nuevas fotografías de Radhi "ataviado con ropa de combate y manipulando un radiotransmisor", así como una de julio "vistiendo atuendo militar, pudiendo observar un fusil de asalto en la parte inferior derecha de la imagen".

Foto: Niños uzbekos reclutados por el Estado Islámico en una imagen distribuida por ISIS News Media, Siria, 2014.

Los archivos también prueban que, a mediados de 2020, la valenciana ya mantenía un contacto directo con presuntos terroristas asentados en Siria: "Captura de vídeo de su propio terminal, de una videollamada entre la Sra. Bomboi García y Adham, en el que se ve a un grupo de combatientes descansando en un barracón", explica la sentencia, que fecha dicha imagen el 16 de junio de 2020. En lo que se refiere a su radicalización a través de redes sociales, esta también quedó plasmado en su móvil a través de "una captura de pantalla de un perfil de Facebook en el que aparece un varón, con apariencia de combatiente, y otra, apuntando con una pistola".

1.910 euros entre agosto y septiembre

Tras estos primeros envíos de 150 y 200 euros, Bomboi aumentó la cantidad a partir de agosto: el día 20 hizo una transferencia de 510 euros, el 21 de 600, el 28 de otros 600 y el 2 de septiembre una última de 200. Pese a ello, los archivos hallados en su móvil respecto a agosto son similares a los anteriores: una nueva imagen de los 'cachorros del Califato' con subfusiles y banderas de Daesh; "una fotografía del jeque Khalid Muhammad, que tuvo participación en los atentados del 11-S", y un nuevo vídeo de Radhi "cavando una trinchera". A partir de septiembre, los investigadores sí hallan un nuevo tipo de archivos, centrándose los mismos en "mujeres vestidas con 'niqab".

A punto de cumplir los 24 años, su móvil comenzó a almacenar así imágenes de mujeres "empuñando fusiles de asalto tipo Kaláshnikov", una tendencia que se mantuvo en octubre: "Imagen de una mujer realizando el símbolo de la unicidad con un guante donde se enseña el emblema utilizado por Daesh"; "imagen de un grupo de 'niqabi' mostrando públicamente una pancarta con el símbolo de Daesh", e imagen "de cinco 'niqabi' (...) junto a un vehículo que presenta en su capó la bandera de Daesh".

Foto: Mujeres con sus hijos llegan al campo de desplazados huyendo de los combates en Baghuz, último bastión del Estado Islámico en Siria. (J.M. López)

Llegados a ese punto, la sentencia incide en que esto "concuerda con sus intenciones manifestadas por vía telemática", refiriéndose así a cómo Bomboi comenzó a planear un posible viaje a Siria para unirse al Estado Islámico: "Captura de vídeo de su propio terminal, en el que se ve la grabación de una conversación con 'Hermano' (se trata de Rushdie, también conocido como Ali), en la que este le dice a Cristina que el contrabandista le puede llevar a Siria, pero quiere saber cuándo puede estar allí, rechazando la propuesta porque no dispone de la cantidad reclamada", explican los magistrados, que fechan esta conversación el 9 de octubre.

El proceso de radicalización había llegado a su culmen y, al mismo tiempo, la valenciana de 24 años almacenaba imágenes propagandísticas como la del "gato con un guante con el símbolo utilizado por Daesh", fechada el 26 de octubre. La situación se mantuvo así hasta noviembre, cuando los investigadores hallaron la captura de "una videollamada" entre ella y Radhi en la que se observa al mismo "dentro de una instalación de combate" junto a "armas de guerra". La sentencia apunta a que se produjo a las seis de la tarde del 10 de noviembre. Tres días después, la Policía anunciaba la detención de "una joven española que planeaba viajar a Siria para unirse a Daesh".

El juicio contra Cristina Amparo Bomboi apenas duró cinco minutos. Tras declararse culpable, la Audiencia Nacional la condenó a cinco años de prisión y a una multa de 18.640 euros por financiación de terrorismo el pasado 7 de abril. La sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial, repasa para ello las nueve transferencias con las que envió 2.860 euros a terroristas del Estado Islámico de Siria en 2020, pero también los archivos que hallaron en su móvil: a lo largo de 11 meses, el dispositivo dejó un reguero de pruebas sobre su radicalización religiosa con 23 años. "Imagen de un gato con un guante con el símbolo utilizado por Daesh", recogen los magistrados.

Noticias de Comunidad Valenciana Audiencia Nacional Terrorismo
El redactor recomienda