Es noticia
Menú
Una víctima de la manada de Valencia: "Gritaba pidiendo ayuda y me abofeteaban"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
AGRESIÓN SEXUAL

Una víctima de la manada de Valencia: "Gritaba pidiendo ayuda y me abofeteaban"

La Policía Nacional ha detenido a cinco de los presuntos autores de una violación grupal en Burjassot. Las menores describen una enorme violencia

Foto: Vista general de la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE/Ana Escobar)
Vista general de la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE/Ana Escobar)

Sobre las siete de la tarde de este pasado lunes, la Policía de Valencia recibió una llamada de una mujer. Comunicaba que su hija de 13 años estaba recibiendo mensajes a través de WhatsApp de una amiga, que a su vez estaba con otra joven también menor de edad, y que de sus manifestaciones se podía concluir que estaban siendo víctimas de una agresión sexual por parte de seis jóvenes. Envían a los investigadores capturas de pantalla de los mensajes e incluso un vídeo de pocos segundos en los que se escucha un grito agudo y se observa una especie de nave o vivienda abandonada. Inmediatamente, se puso en marcha un gran dispositivo policial para tratar de localizarlas en la zona de Burjassot. Durante dos horas estuvieron buscándolas entre casas abandonadas, sin éxito. Finalmente, lograron localizar al padre de las dos menores en riesgo. Le avisan de lo que está sucediendo y él llama a su hija. A ella solo le da tiempo a decirle que está bien, que va en el metro y que enseguida llega a casa antes de que se le acabe la batería.

Poco después, el padre de esta menor, de 13 años, vuelve a comunicarse con la Policía y explica que ha hablado con su hija y que cree que ha sido víctima de una agresión sexual, así que se desplaza al Hospital General de Valencia para un reconocimiento. También cuenta que ha hablado con la otra menor amiga de su hija y que esta iba en el metro y le ha dicho: “Estoy bien. No ha pasado nada. Todo ha sido una broma”. El hombre le dice que al llegar a su casa hable con sus padres y luego llame a la Policía. Finalmente, esta segunda joven también acude al Hospital General de Valencia para una revisión como víctima de varias agresiones sexuales. Al día siguiente las dos menores acuden a presentar denuncia. Sus testimonios son contradictorios.

Cinco detenidos por las agresiones sexuales a dos menores

Testimonio de la Menor 1

La Menor 1 explica que hace dos semanas conoció a unos chicos por Instagram. Después de cruzarse mensajes, decidió quedar con ellos en Burjassot. A la cita acudió otra amiga, también menor. Afirma que estuvieron con ellos apenas media hora. No describe complicaciones. Después de aquello vuelven a planificar otra cita para el pasado lunes 16 de mayo. En esta ocasión acude con la otra menor denunciante, a la que también había conocido una semana antes por Instagram. Es decir, apenas se conocen. Acuden a Burjassot en metro y dos jóvenes las recogen en la parada. Dan una vuelta y acaban en una casa abandonada. Los chicos les ofrecen entrar en una habitación llena de escombros y con dos colchones sucios tirados en el suelo. “Habíamos quedado para besarnos”, confiesa la joven, aunque matiza que su amiga sí quería tener relaciones con uno de ellos. Comienzan los besos, luego las desnudan, continúan las caricias, hasta que comienzan, los dos jóvenes con las dos chicas, relaciones sexuales completas. La Menor 1 le ordena al chico que pare. Él no le hace ni caso. Le tapa la boca y continúa. Su amiga, sin embargo, no decía que parara al chico con el que estaba, con lo que entiende que ella sí consintió. Pasado un rato los varones acaban, los cuatro se visten y salen al jardín a hablar. Allí se encuentran a cuatro varones más. El que ha mantenido relaciones con su amiga se va y quedan cinco. Entonces les proponen volver a bajar a la habitación. Ellas acceden voluntariamente porque su amiga manifiesta su interés en mantener relaciones con uno de los cinco que quedan. Mientras bajan, la Menor 1 reconoce que se asusta, ya que bajan cuatro varones con ellas. Le da miedo, dice que se quiere ir y se va sin que nadie, según ella, la retenga. Se esconde y ve cómo los cuatro varones agreden sexualmente a su amiga. Les escucha pedir turno para violarla. Su amiga les suplica que paren, pero ninguno hace caso. Entonces la Menor 1 decide huir.

Testimonio de la Menor 2

Su testimonio coincide con el de la Menor 1 en cómo conocen a los chicos y en cómo se desplazan a verlos el pasado lunes. Según ella, primero acuden a un parque público cercano a la casa abandonada. Se sientan en un banco a fumar. Luego las invitan a entrar en la vivienda abandonada que hay al lado. Las dos se niegan y los chicos las amenazan diciéndoles: “Si no pasáis, os llevamos por la fuerza”. Las dos obedecen porque tienen miedo a que les hagan daño. Saltaron la valla y entraron en la casa. Los chicos las llevan a una habitación en el sótano con dos colchones. Las empujan sobre dos colchones. El chico que se pone sobre ella le quita la ropa y le tapa la boca para que no grite. Ella se resiste, pero él la sujeta. Entonces la agrede sexualmente. Cuando él acaba, se va. Ella se cubre con la ropa y aparece el menor que ha mantenido relaciones con su amiga, a la que ya no ve por ningún lado. Este le quita la ropa y la agrede sexualmente. Ella se opone, pero él tiene más fuerza. Cuando acaba, se queda allí. Entonces aparecen cuatro varones más a los que nunca había visto. Tendrían unos 17 años por su aspecto. La agarran de manos y piernas y la fuerzan uno detrás de otro por turnos. Ella grita y trata de soltarse. Ellos le tapan la boca y le pegan bofetadas para que se calle. Cuando acaban, los cinco chicos se retiran a una esquina de la habitación y ella aprovecha para huir. De su amiga poco puede decir. Cree que se zafó del chico y no sabe si llegaron a mantener relaciones íntimas.

La Policía ha detenido a cinco de los seis jóvenes a los que las menores acusan de haberlas agredido sexualmente. Todos han pasado a disposición de la Fiscalía de Menores y, a última hora de este jueves, el juez ha acordado la libertad vigilada.

Sobre las siete de la tarde de este pasado lunes, la Policía de Valencia recibió una llamada de una mujer. Comunicaba que su hija de 13 años estaba recibiendo mensajes a través de WhatsApp de una amiga, que a su vez estaba con otra joven también menor de edad, y que de sus manifestaciones se podía concluir que estaban siendo víctimas de una agresión sexual por parte de seis jóvenes. Envían a los investigadores capturas de pantalla de los mensajes e incluso un vídeo de pocos segundos en los que se escucha un grito agudo y se observa una especie de nave o vivienda abandonada. Inmediatamente, se puso en marcha un gran dispositivo policial para tratar de localizarlas en la zona de Burjassot. Durante dos horas estuvieron buscándolas entre casas abandonadas, sin éxito. Finalmente, lograron localizar al padre de las dos menores en riesgo. Le avisan de lo que está sucediendo y él llama a su hija. A ella solo le da tiempo a decirle que está bien, que va en el metro y que enseguida llega a casa antes de que se le acabe la batería.

Agresión sexual Valencia
El redactor recomienda