Es noticia
Menú
La inflación ensombrece la recuperación de Alicante con el turismo en el punto de mira
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
PREVISIONES ECONÓMICAS

La inflación ensombrece la recuperación de Alicante con el turismo en el punto de mira

Aunque los sectores tractores de la provincia prevén cerrar un 2022 con buenos datos, el incremento de precios rebaja las expectativas. El proceso integral de coste de una pernoctación ha subido un 30% respecto a 2019

Foto: Decenas de turistas pasean la pasada Semana Santa por las calles de Benidorm. (EFE/Manuel Lorenzo)
Decenas de turistas pasean la pasada Semana Santa por las calles de Benidorm. (EFE/Manuel Lorenzo)

Con una agricultura levantada en armas por el trasvase Tajo-Segura, el empresariado alicantino vuelve a mostrar una media sonrisa de satisfacción. Se pueden permitir el gesto tras la crisis desatada por la pandemia, artífice de la paralización completa del turismo, el verdadero motor económico de la provincia. Y aunque los signos de recuperación son evidentes, también lo es que la inflación y la guerra en Ucrania están frenando el crecimiento. Como muestra, la producción de una noche de hotel ha subido un 30%. A ello se suma que el covid no ha desaparecido y con él la amenaza de volver a condicionar la economía.

“Es evidente que la economía se está recuperando, incluso a niveles superiores a la media de España y que el resto de los grandes países de la UE, pero el ritmo de la recuperación es más lento de lo que preveíamos. Incluso a finales de 2021, antes de la invasión de Ucrania y de sus efectos sobre la economía europea, la recuperación mostraba síntomas de ralentización, debido a las consecuencias económicas de la pandemia y al incremento de costes logísticos y energéticos”, apunta el presidente de CEV Alicante, Joaquín Pérez.

Foto: Carlos Baño, nuevo presidente de la Cámara de Alicante, junto a Ximo Puig y el empresario Jesús Navarro. (Cedida)

Su percepción ofrece una visión general y amplia que los principales sectores, sin embargo, matizan. Nadie quiere pecar de optimista con una pandemia todavía en activo. “Ahora mismo, tenemos un ojo puesto en la evolución sanitaria. La pandemia sigue. Tenemos el ojo puesto en China desde el minuto cero de toda esta crisis y seguimos vigilando de cerca lo que pasa con el virus, no vaya a ser que nos vuelva a dar otro coletazo. No lo creemos probable, pero obviamente estamos vigilantes”, asegura Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana.

Alicante, a pesar de vivir del sector servicios, cuenta con un par de pilares imprescindibles en el diagnóstico socioeconómico. “Se han recuperado niveles de facturación en sectores como la construcción, el calzado y los servicios y otros sectores como el turismo se encuentran también en esa senda. El problema es que factores como la inflación y las consecuencias de la invasión de Ucrania van a limitar y ralentizar nuestro ritmo de recuperación”, concreta Maite Antón, presidenta de la AEFA (Asociación de la Empresa Familiar de la provincia de Alicante).

Foto: Hotel de Mallorca sin turistas. (EFE/Cati Cladera)

Y ahí está el quid de la cuestión: los buenos datos están perdiendo oxígeno a una velocidad que nadie es capaz de cuantificar y medir en mayo. En esta lectura coinciden tanto la patronal como el empresariado y los directivos en general. El optimismo es un estado que parece ligado a la felicidad como expresa Nuria Montes. “El 2022 va a ser un buen año, sí o sí. Siempre hay que ver el vaso medio lleno. Somos una industria que vendemos felicidad y no podemos dejarnos comer por el pesimismo”.

Midiendo los impactos

La recuperación de la movilidad internacional es el principal termómetro. Los últimos datos, de abril, hablan de una infraestructura al 75%. El aeropuerto de Alicante-Elche cerró 2019 con 15.047.840 pasajeros, el mejor dato de su historia. A pesar del conflicto ucraniano, los hoteleros trabajan con buenas previsiones y este verano esperan volver a tener su planta hotelera al 100%. En la actualidad, algunos establecimientos permanecen cerrados por reformas.

placeholder Alicantinos y turistas disfrutan en la playa del Postiguet. (EFE/Manuel Lorenzo)
Alicantinos y turistas disfrutan en la playa del Postiguet. (EFE/Manuel Lorenzo)

“Además, España es percibida en el entorno europeo como un país refugio tremendamente apetecible para pasar las vacaciones", apunta Montes en referencia al impacto de la guerra en Ucrania. Lo que preocupa a los hoteleros es la inflación y ver cómo se resuelven dos puntos críticos: el aumento de costes y el convenio hostelero, en plena negociación.

El primer problema ya es una realidad palpable. La secretaria general de Hosbec explica que el proceso integral de coste de una pernoctación "ha aumentado un 30% respecto a 2019". Los hoteleros consideran que esta subida no se puede repercutir directamente en el mercado, porque “los consumidores están viendo cómo se les está incrementando el coste de todo, desde el carburante hasta la alimentación, que es otro de los gastos fundamentales”. Así que una vez más tocará tirar de unos supuestos beneficios.

El otro aspecto que marcará el futuro inmediato del sector será como concluyan las negociaciones salariales. La restauración está buscando mano de obra cualificada que huyó hacia otros sectores con la pandemia. Pero es que la inflación no ayuda cuando uno se juega el sueldo.

Foto: Vista del hall del hotel Wellington en Madrid. (EFE/Rodrigo Jiménez)

En definitiva, los balances de las empresas no se han terminado de recuperar del golpe y la inflación toca a la puerta del consumo día sí y día también. En cuanto a los costes energéticos, son los promotores los más desconcertados, porque pudiendo tener un año de récord, todo se puede quedar en el aire. “Podría ser un año excepcional a pesar de las dificultades de este primer semestre, la guerra de Ucrania y los costes elevados”, explica Jesualdo Ros, secretario general de PROVIA, la asociación que agrupa a los promotores alicantinos.

Para las empresas ligadas a la construcción y al turismo residencial, “la clave para este 2022 es la escalada de precios en la cadena de suministros, además de otros problemas que arrastra el sector vinculado a los costes energéticos, de combustible y de falta de mano de obra cualificada. Promociones que estaban pendientes de venta hace años ya no están disponibles, y los costes de producción ahora mismo generan que la oferta sea inexistente”.

Foto: Un tercio de las empresas ha tenido que parar obras en marcha. (EFE/Jesús Diges)

En una situación similar está el calzado. Su recuperación había cogido buena velocidad, pero las incertidumbres se cruzan en cada nueva temporada. Las exportaciones son un buen indicador de cómo marcha esta industria. Desde Avecal, la patronal del sector, su presidenta Marián Cano apunta dos datos: “En la Comunidad Valenciana, se han incrementado un 22,6% de enero a febrero de este año, superando la media nacional situada en un 22,3%. Sin embargo, está por ver cómo responde el consumo de moda ante la crisis humanitaria que ha desatado la guerra de Rusia contra Ucrania”. Europa concentra el 70% de las exportaciones valencianas. “Creemos que la recuperación verdadera llegará más en 2023 que en 2022”, concluye la representante del sector.

Tecnología e innovación

El hub tecnológico que ha surgido al calor del Distrito Digital, promovido por la Generalitat Valenciana, y el empuje de empresas innovadoras preocupa porque es un polo de nueva creación para la provincia. El verdadero talón de Aquiles del territorio siempre ha sido el pequeño tamaño de sus empresas y la falta de competitividad. Los fondos Next Generation, la fuente sobre la que iba a beber la digitalización, no termina de llegar a las pymes y micro pymes. Sin embargo, el futuro se ve con optimismo.

El Círculo-Directivos de Alicante monitoriza la actualidad del sector, al igual que el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante, Ineca, que cada trimestre realiza un informe de coyuntura. Su presidente, Ignacio Amirola, experto consultor, considera que la innovación y la digitalización se han abierto camino en las empresas y la provincia. “Nos encontramos ante un futuro prometedor con la creación de clústeres de empresas digitales que ayudarán, sin duda, a impulsar la transformación socioeconómica de la provincia”.

Foto: Imagen de una fabrica en China. (Reuters)

Eva Toledo, presidenta del Círculo-Directivos de Alicante, apunta que el “2022 será un buen año si somos capaces de adaptarnos al entorno, independientemente de los resultados económicos de este ejercicio. Este año toca hacer de la flexibilidad y la creatividad las herramientas para capacitarnos en una realidad nueva, compleja y cambiante”.

Menos cantos de sirena

Joaquín Pérez, que prácticamente acaba de estrenar presidencia en CEV Alicante, lanza un mensaje de cautela y esboza la siguiente reflexión: “Si tuviera que pedir algo, me encantaría que nuestros representantes políticos tuvieran de verdad en cuenta que es necesario rebajar la presión fiscal sobre las empresas, especialmente en la Comunidad Valenciana, y que fuéramos capaces de una vez por todas de tener mucha más agilidad administrativa. En muchas ocasiones nos centramos en objetivos muy etéreos, cuando centrándonos en estos dos puntos, la actividad económica y el empleo mejorarían de forma drástica”.

También puntualiza Maite Antón que las empresas deben contar con liquidez tras la pandemia. Para la presidenta de la empresa familiar, “es importante que las empresas puedan devolver los ICO ya que, si no es así, verán mermadas su posibilidades de financiación futura”.

Con una agricultura levantada en armas por el trasvase Tajo-Segura, el empresariado alicantino vuelve a mostrar una media sonrisa de satisfacción. Se pueden permitir el gesto tras la crisis desatada por la pandemia, artífice de la paralización completa del turismo, el verdadero motor económico de la provincia. Y aunque los signos de recuperación son evidentes, también lo es que la inflación y la guerra en Ucrania están frenando el crecimiento. Como muestra, la producción de una noche de hotel ha subido un 30%. A ello se suma que el covid no ha desaparecido y con él la amenaza de volver a condicionar la economía.

Pandemia Alicante Comunidad Valenciana Sector terciario Tecnología Generalitat Valenciana Noticias de Comunidad Valenciana Ucrania Hoteles