Es noticia
Menú
El PSOE de Puig se encomienda a Moncloa y Volkswagen para ir con la gigafactoría a 2023
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
PROYECTO ESTRATÉGICO

El PSOE de Puig se encomienda a Moncloa y Volkswagen para ir con la gigafactoría a 2023

La Comunidad Valenciana se juega el futuro industrial de las próximas dos décadas, también con Ford. Los socialistas admiten que la planta de baterías justificaría una legislatura

Foto: El laboratorio de baterías de SEAT-Volkswagen en Martorell. (EFE/Quique García)
El laboratorio de baterías de SEAT-Volkswagen en Martorell. (EFE/Quique García)

La Comunidad Valenciana se juega en apenas un trimestre gran parte de su futuro industrial de las próximas dos décadas. Al proceso de negociación entre la multinacional Ford Motor Company y el comité de empresa de la factoría de Almussafes, se ha sumado la expectativa de que la ciudad valenciana de Sagunto pueda ser la ubicación elegida por SEAT-Volkswagen para la planta de baterías para el automóvil que planea levantar en España, si finalmente mantiene sus planes. En el caso de Ford, está en juego la continuidad de la propia fábrica a partir de 2025, cuando comenzará la producción de los modelos 100% eléctricos y Almussafes perderá casi todas las referencias que ahora ensambla, excepto el Kuga. En esa transición, aunque no hay todavía acuerdos en materia de suministro, podría servir de ancla que a una distancia de apenas 60 kilómetros se instale un fabricante de celdas de almacenamiento energético.

En esa percepción de ruleta rusa a doble o nada se mueve ahora mismo el sector autonómico del automóvil, que aporta más cerca del 20% del PIB industrial y más de 30.000 empleos. Al calor de la factoría de Almussafes, de la que salió en 1976 el primer Ford Fiesta, ha surgido toda una industria de proveedores que ya no solo depende de esta matriz, sino que ha sido capaz de encontrar vías propias de negocio con otros fabricantes. La electrificación daría continuidad a ese clúster. Y la implantación de la gigafactoría todavía lo reforzaría más.

Mutismo en el entorno de la Generalitat: la decisión será estrictamente empresarial

Volkswagen todavía no ha hecho pública su preferencia sobre la ubicación, toda vez que sí ha anunciado su compromiso con Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra) para electrificar la cadena de producción y asignar nuevos modelos de motor renovable. También ha ubicado junto a la fábrica catalana el centro de I+D+i de baterías, pero sigue sin desvelar el emplazamiento para el premio gordo, la gigafactoría, para la que Cataluña parece descartada al no poder beneficiarse de incentivos regionales.

Foto: Solo en Europa, VW tiene previsto construir seis fábricas de baterías. (VW)

Aragón, en menor medida, y Extremadura también están en la terna. Pero este pasado viernes el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, insinuaba que su territorio ha perdido opciones frente a Sagunto, con mejores conexiones logísticas y concentración de capital humano. En declaraciones recogidas por el periódico 'Hoy', Vara contestaba a una pregunta sobre si la ciudad valenciana era la favorita de la enseña alemana: "Oficialmente, no. En cualquier caso, lo que he venido diciendo en las últimas semanas y en los últimos meses: ese no es el único proyecto; hay varios proyectos en los que estamos trabajando ahora mismo para la fabricación de baterías en Extremadura. No estoy hablando solo de la de Phi4Tech (en la plataforma logística de Badajoz). Estamos trabajando en varios proyectos más y estoy convencido de que si no sale uno, saldrá otro".

placeholder Pedro Sánchez y Ximo Puig, en el último congreso del PSPV-PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez y Ximo Puig, en el último congreso del PSPV-PSOE. (EFE)

La discreción sobre el procedimiento es total en el Palau de la Generalitat en Valencia. Nadie quiere que una frase fuera de tono, una información mal intencionada o malinterpretada pueda perjudicar las opciones de Sagunto para acoger el proyecto multimillonario. Ni siquiera se admite que haya ya una alternativa elegida. La decisión, señalan, es puramente empresarial y está en manos de los capitostes de Volkswagen en Wolfsburgo. Pero el Ejecutivo autonómico ha trabajado en la sombra de los despachos tanto con el Ministerio de Industria, que ha tenido entre las alternativas también la de Extremadura, como con la propia compañía automovilística, sobre todo en materia de localización de terrenos (el lugar ofertado es Parc Sagunt II, en fase de desarrollo) donde ubicar la factoría y posibles programas de apoyo público a la investigación y el desarrollo, en línea con los que ya despliega con Ford España para la planta de Almussafes.

Foto: Parcelas de Parc Sagunt.

La cuantía económica de la inversión (más de 2.000 millones euros), la capacidad de generación de empleo nuevo y de cualificación, el efecto arrastre sobre posibles nuevas industrias auxiliares y proveedores, además del positivo impacto reputacional, convierten la planta en un proyecto que bien justifica una legislatura, según admiten en el entorno del PSPV-PSOE.

Guillermo Fernández Vara deja entrever que Extremadura ya no está entre los favoritos

Aunque no deja de ser una iniciativa industrial privada, para Puig, y también para el Botànic, aunque con menor implicación en el proceso de Compromís y Unidas Podemos, sería una carta de presentación imbatible en toda el área de influencia en una campaña electoral que ahora mismo se augura a cara de perro pese a la ventaja que los sondeos siguen dando al bloque de la izquierda en unas autonómicas. Los últimos procesos electorales, como el de Castilla y León, están evidenciando la enorme volatilidad del electorado y la capacidad de mudar de las tendencias de voto. En los últimos comicios autonómicos, que Puig hizo coincidir con las generales de abril de 2019 a costa de quebrar la confianza con Compromís, la diferencia entre izquierda y derecha fue de tan solo 42.000 votos. La Comunidad Valenciana es ahora mismo la autonomía más poblada gobernada por un socialista y el PSOE de Pedro Sánchez no puede permitirse perder una presidencia en unas elecciones que tendrán lugar muy probablemente a pocos meses de las generales. Es un campo en el que el Partido Popular quiere dar una importante batalla.

Foto: Tren de mercancías.

Volkswagen tendrá que hacer pública su decisión en el momento en que enseñe las cartas de sus propuestas para el proyecto estratégico (Perte). Publicadas las bases tras el visto bueno de Bruselas, con las correcciones pertinentes en materia de ayudas de Estado, el Gobierno sigue demorando la licitación de las convocatorias de líneas de ayuda. Probablemente, porque sigue negociando con el sector la mejor forma de optimizar los programas. Finales de febrero o marzo es la última horquilla que transmite el ministerio de Reyes Maroto.

El Perte del automóvil ha terminado por agrupar unos 3.000 millones de euros de los fondos Next Generation, una cantidad inferior a los 6.900 millones que va a desplegar el Gobierno para el programa de hidrógeno verde, renovables y almacenamiento de energía aprobado por el Ministerio de Transición Ecológica con el mecanismo Next Generation como base financiera. También para este segundo Perte hay un proyecto valenciano ambicioso ligado a las baterías, el de Power Electronics. No obstante, no tiene como destinatario principal el sector del automóvil, sino las grandes instalaciones de almacenamiento de renovables para industrias y otro tipo de actividades.

Los límites económicos a los proyectos que marca el Perte del coche, el hecho de que la inversión en capital fijo ('capex') tendrá que venir de incentivos regionales, lo que limita los territorios que podrán acoger proyectos de inversión, quizás expliquen que la industria, tanto ensambladora como de componentes, no esté mostrando una euforia excesiva con el plan y esté tratando de arrancar ajustes. Ya queda menos para despejar la incógnita y terminar con las noches de insomnio de más de alguno de los negociadores.

La Comunidad Valenciana se juega en apenas un trimestre gran parte de su futuro industrial de las próximas dos décadas. Al proceso de negociación entre la multinacional Ford Motor Company y el comité de empresa de la factoría de Almussafes, se ha sumado la expectativa de que la ciudad valenciana de Sagunto pueda ser la ubicación elegida por SEAT-Volkswagen para la planta de baterías para el automóvil que planea levantar en España, si finalmente mantiene sus planes. En el caso de Ford, está en juego la continuidad de la propia fábrica a partir de 2025, cuando comenzará la producción de los modelos 100% eléctricos y Almussafes perderá casi todas las referencias que ahora ensambla, excepto el Kuga. En esa transición, aunque no hay todavía acuerdos en materia de suministro, podría servir de ancla que a una distancia de apenas 60 kilómetros se instale un fabricante de celdas de almacenamiento energético.

Industria automóvil Noticias de Comunidad Valenciana