Triple castigo a Ábalos: la ministra Morant se perfila como cabeza de lista por Valencia
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
LISTAS DE GENERALES

Triple castigo a Ábalos: la ministra Morant se perfila como cabeza de lista por Valencia

La revolución de Sánchez en el Gobierno tendrá continuidad en las listas de las generales con ministras en varias circunscripciones. Ábalos pierde puntos para ir otra vez de número uno

placeholder Foto: Diana Morant acude a su primer Consejo de Ministros. (EFE)
Diana Morant acude a su primer Consejo de Ministros. (EFE)

Primero, el cese en el Gobierno. Después, el paso atrás en la Secretaría de Organización del PSOE. El exministro de Transportes José Luis Ábalos ha perdido de golpe el enorme poder que había acumulado como compañero de viaje de Pedro Sánchez en el asalto a la Moncloa. Lo que el líder socialista le otorgó como premio a su apoyo desde que en 2014 se sumó a su proyecto en las primeras primarias que ganó, se lo ha quitado de un plumazo en la profunda remodelación gubernamental acometida este sábado.

Ábalos se ha refugiado en su escaño en el Congreso de los Diputados, donde podría ser compensado (también en lo económico) con alguna presidencia de comisión. Pero también en esta función tiene papeletas para perder rango en unas próximas elecciones generales si Sánchez y el PSOE mantienen la tónica de situar a los ministros como cabezas de lista por sus circunscripciones o de paracaidistas, tal como ocurrió en las dos anteriores citas con las urnas.

Foto: José Luis Ábalos. (EFE)

De repetirse esa misma lógica, es muy probable que algunas de las nuevas ministras lideren la papeleta del PSOE en su provincia, en lo que representaría una importante renovación de las caras con que el actual presidente del Gobierno acompañó la oferta electoral en las citas de abril y noviembre de 2019. Diana Morant, nueva titular de Ciencia e Innovación, ocuparía la primera posición en la circunscripción por Valencia, tal como hizo su antecesor, Pedro Duque, por Alicante, lo que relegaría a Ábalos a un puesto inferior si es que el exdirigente repite como aspirante al Congreso.

La profundidad del movimiento sobre un político que había generado importantes cuotas de influencia, también en el universo empresarial y de los contratistas del Estado, ha sumido en el desconcierto al propio Ábalos por la ausencia de explicaciones claras. No lo esperaba, por más que, según dejó entrever en el traspaso de su cartera a la catalana Raquel Sánchez, sí había expresado su deseo de rebajar el nivel de responsabilidad hacia algo "más tranquilo". La legión de cuadros que había configurado a su alrededor gracias a su peso y al enorme presupuesto público que manejaba también observa ahora con mucha incertidumbre su futuro. Como fontanero mayor del PSOE que ha sido, hay toda una estructura de peones situados en compañías o cargos públicos que le deben el salario.

placeholder Pedro Sánchez y José Luis Ábalos, tras la victoria electoral de abril de 2019. (EFE)
Pedro Sánchez y José Luis Ábalos, tras la victoria electoral de abril de 2019. (EFE)

Circula la sensación en el 'abalismo' de que ha quedado pendiente una conversación con el presidente del Gobierno más pausada y en frío sobre las razones últimas del cambio y las perspectivas de futuro. Ese vacío sobre las causas del drástico vaciamiento de responsabilidades ha desatado todo tipo de especulaciones sin confirmar, incluso la de que Moncloa tuviera información sensible sobre el exministro que haya precipitado el cese inesperado. Lo que es seguro es que Sánchez, apremiado por unas encuestas que ahora lo sitúan sin opción de revalidar el puesto, ha querido soltar lastre y abrir un periodo con nuevos compañeros de viaje, tanto en el Ejecutivo como en el partido. El lunes, Ábalos ni siquiera tuvo unas palabras de agradecimiento para el mandatario, si bien el propio político ha admitido que arrastraba un notable desgaste en su imagen (Delcygate, Plus Ultra…).

Foto: José Luis Ábalos. (EFE)

Si la relación entre Sánchez y su exjefe de gabinete Iván Redondo podía considerarse estrecha, pero de naturaleza profesional, entre el primero y su número dos en el partido había un bagaje, en apariencia, mucho más personal. Son noches compartidas cuando Sánchez bajó a la arena para tratar de hacerse con el liderazgo de la formación en contra del 'establishment' y el respaldo en algunos de los momentos clave.

Mientras algunos de los que consideraba amigos, como Antonio Hernando, César Luena o el ahora recuperado como director de gabinete, Óscar López, le daban la espalda, fue Ábalos quien montó para Sánchez un 26 de noviembre de 2016 el acto en Chirivella (Valencia) que dio el pistoletazo de salida a su campaña tras el tormentoso comité federal del 1 de octubre de aquel año. En aquel momento, ni siquiera el hoy presidente del Gobierno estaba del todo convencido de dar el paso, pero la respuesta de la militancia en aquella cita le empujó emocionalmente a lanzarse a la arena cuando gran parte de la élite de su partido lo daba por amortizado. Y así hasta hoy.

La gran incógnita es qué hará ahora Ábalos. Siempre se movió y sobrevivió en la jungla orgánica del PSOE gracias a su capacidad de negociación, maniobrando entre los márgenes, generando espacios incluso cuando estaba en minoría. Sánchez fue su gran apuesta, por la que casi nadie daba un duro. Si buscará recomponerse internamente u optará por retirarse a un segundo y discreto segundo plano quizá se sepa en los próximos meses. El exministro ha vuelto a la casilla de salida, pero según entienden quienes mejor le conocen, todavía le queda gasolina que quemar.

Primero, el cese en el Gobierno. Después, el paso atrás en la Secretaría de Organización del PSOE. El exministro de Transportes José Luis Ábalos ha perdido de golpe el enorme poder que había acumulado como compañero de viaje de Pedro Sánchez en el asalto a la Moncloa. Lo que el líder socialista le otorgó como premio a su apoyo desde que en 2014 se sumó a su proyecto en las primeras primarias que ganó, se lo ha quitado de un plumazo en la profunda remodelación gubernamental acometida este sábado.

José Luis Ábalos Pedro Sánchez
El redactor recomienda