Mazón: "Rajoy debió darse prisa en abordar la financiación y Puig no se atreve con Sánchez"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
PRESIDENTE VIRTUAL DEL PPCV

Mazón: "Rajoy debió darse prisa en abordar la financiación y Puig no se atreve con Sánchez"

El nuevo presidente del PP valenciano está convencido de que gobernará la Generalitat y que lo hará en solitario. Rechaza la etiqueta de zaplanista: "Hace meses que no hablo con Zaplana"

placeholder Foto: Carlos Mazón, presidente virtual del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, presidente virtual del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

Carlos Mazón (Alicante, 1974) es la nueva esperanza blanca del Partido Popular en la Comunidad Valenciana. Llegó avalado por la dirección nacional de Pablo Casado y ha logrado legitimarse con un resultado arrasador sobre su rival, el alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, que ha ejercido más de 'sparring' que de contrincante real en las primarias para la presidencia regional de los conservadores. Hiperactivo y locuaz, el presidente de la Diputación de Alicante cree haber dado el paso en el momento justo y está convencido de que la ola de reagrupamiento del votante de derecha y centro derecha en torno a las siglas populares le aupará a la presidencia de la Generalitat, gracias más al desgaste de Pedro Sánchez que al del Consell del Botànic, que preside Ximo Puig. Se define como centrista y liberal, pero no le duelen prendas en afirmar que aceptará los votos de Vox, al que considera un partido democrático "como cualquier otro", si es para sacar adelante su programa.

Su gran reto ahora es darse a conocer al mayor porcentaje de ciudadanía posible, lo que le lleva a multiplicarse en actos y apariciones. Algunos son públicos, otros secretos, como el discreto encuentro que mantuvo hace unos días en Alicante a puerta cerrada con el dueño de Mercadona, Juan Roig, el naviero Vicente Boluda y otros integrantes de la cúpula de la influyente Asociaciación Valenciana de Empresarios. En la Comunidad Valenciana, es la novedad política y todos quieren escuchar qué tiene que ofrecer y cuál es su discurso. Sus adversarios le recuerdan su pasado zaplanista, pero él asegura que hace meses que no habla con el exministro Eduardo Zaplana, investigado ahora por blanqueo de capitales.

PREGUNTA. Llegó con la etiqueta de candidato del aparato y ha ganado las primarias con un 95,5% de apoyo de los militatantes inscritos que han votado. ¿Se considera vencedor a la búlgara?

RESPUESTA. Los congresos a la búlgara se producían en la antigua Unión Soviética entre acérrimos comunistas, y nosotros ni estamos en la Union Sovieticas ni somos acérrimos comunistas.

P. Seis años después de perder gran parte del poder autonómico, ¿qué partido se ha encontrado?

R. Muy cercano a la sociedad. El PP lleva en su ADN no transformar la sociedad desde un despacho. Somos un partido que se parece mucho a la Comunidad Valenciana. Estamos en un momento, como todos después del covid, complicado. Pero este proceso nos ha venido bien porque ha resurgido mucha ilusión en las tres provincias, muchas ganas de ganar la Generalitat y mucha necesidad de cambiar las cosas, no como partido, sino como sociedad. Creo que es un proceso de refuerzo que a mí me gusta llamar un proceso trampolín hacia las grandes instituciones. He intentado contagiar mi ilusión a las compañeras y compañeros y al final ha sido al revés: ha sido toda la gente del partido estas semanas la que me ha trasladado mucha fuerza.

placeholder Carlos Mazón, nuevo presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, nuevo presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

P. Pero es verdad que la participación ha sido incluso inferior a los avales. Eso es síntoma de cierta desconexión con las bases, o al menos de que la potencia del PP desde el punto de vista de conexión social no es la que se pensaba. El mito de los más de 100.000 militantes de la organización valenciana ha quedado muy lejos.

R. Yo discrepo del análisis. Era normal que de los inscritos —que muchos han firmado en su casa—, entre el covid y, seamos sinceros, la sensación que todo el mundo tenía de que íbamos a ganar, haya algo de diferencia entre los que firmaron para dar su apoyo inicial y los que finalmente entraron en espacios cerrados para votar en una urna. Hay que ser comprensivo con los afiliados, algunos de avanzada edad. Pero con todo y con eso, no solamente es un mito lo de los 130.000, sino que hay que recordar que en el PP antes no era obligatorio pagar una cuota para participar de los derechos de ser afiliado. Hace poco tiempo se tomó la decisión de que quien quisiera pagar cuotas disfrutaría de todos los derechos, como ocurre hasta en los clubes deportivos o las comunidades de vecinos, y otros siguen como simpatizantes. Poco a poco, se van incorporando simpatizantes a la afiliación, pero seguimos teniendo los 130.000. De hecho, solo en mi primer año como presidente del partido en Alicante, han venido más de 700 afiliados.

"Vamos a tener un Gobierno en solitario del PP en la Generalitat con suficiente fuerza"

P. Se perciben algunas divisiones entre las familias del partido, quizá más aparentes de lo que luego son, por lo que se ha visto después en los resultados. ¿Tiene un plan para coser?

R. El mismo que estoy ejecutando en la provincia de Alicante, donde nadie habla de familias ni de apellidos. Yo me enfrentaré a quien hable de mazonismo, que es un término del que algunos medios de comunicación han podido hablar. No quiero ningún ismo, ni el de Mazón. Quiero un partido en el que quepa mucha gente, pero no de familias tradicionales o grupúsculos. Así es como lo voy a hacer. Hablar de divisones con el 96% de apoyos me parece una exageración.

P. Francisco Camps, que tiene pendiente un juicio en la Audiencia Nacional por la Gürtel, reclama ser aceptado de nuevo en la primera línea. ¿Qué opina sobre esto?

R. Creo que tiene derecho a pensarlo después de que está saliendo indemne de todos los casos de los que se le acusaba. Tiene derecho a una reivindicación personal que yo apoyo. Es verdad que en estos momentos tiene alguna causa pendiente y espero que le salgan tan bien, como las anteriores.

placeholder Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

P. Su partido necesita recuperar fuelle en la Comunidad Valenciana si quiere volver a gobernar en España. ¿No cree que algunos dirigentes populares valencianos miran demasiado al retrovisor de los años ‘dorados’ y siguen sin encontrar un relato propio nuevo y de futuro?

R. No lo veo. Y si tenía alguien alguna duda en este proceso del último mes y medio, ya no cabe ninguna. El Partido Popular de 2021 es un partido que está preparado para gobernar, que tiene muy clara la señal de alarma a Pedro Sánchez. Y la gran señal de alarma a Pedro Sánchez va a ser la Comunidad Valenciana y vamos a por ello.

"La unidad de España y llamar chantaje al chantaje se puede hacer desde una manifestación en Madrid y en otras partes de España"

P. Presume de talante dialogante, capaz de alcanzar acuerdos incluso con Compromís en la Diputación de Alicante. El estilo de su antecesora, Isabel Bonig, era más duro, más combativo. Ahora que tiene que hacer oposición autonómica, además desde fuera del Parlamento autonómico, ¿va a cambiar la manera de hacer oposición? ¿Mantendrá ese perfil?

R. Procuro no presumir de nada. No presumo de talante dialogante. Simplemente digo que los últimos presupuestos de la Diputación de Alicante los hemos pactado con el PSOE y con Compromís, y que es el segundo año que pactamos con Compromís. Yo tengo solamente un criterio, que es aquello que beneficia a mi tierra. Si hay otros partidos que consideran que es bueno lo que proponemos, o yo considero que es bueno para mi tierra alguna iniciativa, lo voy a apoyar. Es que creo que llega el momento en 2021 de quitarnos prejuicios o de si una idea es buena o mala en función de quién la propone. Si puedo ponerme de acuerdo con Mónica Oltra para mejorar los servicios sociales en la provincia de Alicante, no me importa que la iniciativa venga de Oltra y llegar a los acuerdos a los que hemos llegado, aunque yo esté en las antípodas de Mónica Oltra de lo que considero que es la Comunidad Valenciana. No puede ser que porque Vox proponga un cosa yo esté a favor o en contra porque la proponga Vox. Si es algo positivo, por qué no aplaudirlo.

Foto: Carlos Mazón, cuando fue elegido presidente de la Diputación de Alicante en 2019. (EFE)

P. Si no gobernase en 2023, ¿pedirá una segunda oportunidad como Isabel Bonig?

R. No me lo he planteado porque no me planteo no gobernar. Vamos a ganar las elecciones, no porque lo necesite el Partido Popular, sino porque lo necesita la Comunidad Valenciana. Arrancamos el séptimo año del Botànic, y esta comunidad aguanta muchas cosas, pero si tenemos que aguantar 12, cinco más, va a ser demasiado complicado. No nos lo podemos permitir.

"Tan ecológico es el caudal de la cabecera del Tajo como el del Segura"

P. Ha abanderado la ofensiva política contra los recortes del Tajo-Segura. ¿Qué hay de estrategia política en esa reivindicación? El Ministerio de Transición Ecológica sostiene que el recorte se produce en el nivel dos de los pantanos de Buendía y Entrepeñas precisamente para que cuando ese nivel baje haya agua en períodos de sequía. Hay una presión social en el Tajo en favor de la protección de cuadales y a la vez un evidente déficit hídrico al sur de la Comunidad Valencia, en Murcia y Almería. Desde una perspectiva técnica, ¿qué solución plantea usted para cubrir las necesidades de ambas partes?

R. Una solución integral que aborde muchas medidas conjuntas. El trasvase es una de ellas. A mí no me vale que me digan que el trasvase sigue cuando se está recortando. Si se recorta el trasvase, es casi lo mismo que matarlo. Sobre el argumento de sostenibilidad y medioambiental, digo que tan ecológico es el caudal de la cabecera del Tajo como el del Segura: 44 millones de árboles dependen del Segura. Si hablamos de cambio climático, merece la pena que la propia ministra se plantee si acelera o no convirtiendo la huerta de Europa en el primer desierto político de Europa. Cuando todos los técnicos que salen mes tras mes dicen que conviene trasvasar una cifra y la ministra, cogiendo un resquicio de la ley, lo rebaja arbitraria y políticamente, eso es ir contra los criterios técnicos.

placeholder Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

P. La ministra se escuda en un informe del Consejo Nacional del Agua, en teoría técnico.

R. Los informes técnicos son los de la Comisión de Explotación. Y la Comisión de Explotación da una cifra mensual o trimestral. Y, sistemáticamente, la ministra se lo salta a la torera. Ahora que hay manifestaciones y que hay foto, sale el presidente de la Generalitat diciendo que el trasvase es irrenunciable. Lo hace solo cuando hay manifestación, sin ir, o cuando le ponen un micrófono delante. Pero cuando viene a Valencia la ministra Ribera y dice que el trasvase es una barbaridad, o aplaude o calla. El trasvase se defiende todos los días. En España, hay agua suficiente para todos, pero está mal distribuida. Yo defiendo la cabecera del Tajo, es necesario que tenga caudales. ¿Dónde están los 400 millones de euros de obras de infraestructuras y de amortización de agua en la cabecera del Tajo? ¿Por qué no se han justificado y gastado? ¿Por qué nadie le pregunta al Gobierno de Castilla-La Mancha por qué no ha ejecutado esas obras? Con un mejor provechamiento con obras, podríamos tener agua para todos sin estos problemas que estamos teniendo.

P. Entrando en el tema de los indultos a los dirigentes independentistas: ha habido un debate en su partido sobre la conveniencia de ponerse tras la pancarta con Vox. Hay barones como Juanma Moreno o Alberto Núñez Feijóo que no van a la manifestación, que estando en contra de los indultos no creeían conveniente hacerse la foto con Vox. Usted no ha ido a Madrid, pero monta sus actos contra los indultos en Valencia o Alicante. ¿En qué posición está en ese debate interno?

R. Yo es que niego la mayor: no hay debate en el Partido Popular. Nosotros defendemos que los indultos son un chantaje. Hay una manifestación en Madrid y muchos compañeros nuestros del partido van. Estoy convencido de que será un éxito absoluto. Pero la unidad de España y llamar chantaje al chantaje se puede hacer desde una manifestación en Madrid y en otras partes de España. Hay algunos que lo hacemos desde nuestras circunscripciones. No veo ni el debate ni la incompatibilidad, más allá de lo que algunos quieren buscar sobre si alguien va a una foto o no.

"Hace meses que no hablo con Eduardo Zaplana"

P. ¿No cree que la renuncia a la unilateralidad anunciada por Oriol Junqueras es un paso para ‘desprocesar’ Cataluña, que es algo positivo?

R. Creo que llevan jugando al póquer con nosotros demasiado tiempo. Ya está bien de sufrir engaños y ‘fakes’. Aquí lo que ha ocurrido es que unos señores han incumplido la ley gravemente y que están diciendo que la van a volver a incumplir. Y están diciendo que si el señor Sánchez quiere seguir manteniendo el sillón, ha de haber indultos y amnistías. Ahora se está disfrazando con que si convivencia, que si evitemos revancha… No, mire, la revancha quien la está promoviendo es quien está anunciando que quiere volver a delinquir porque dice que el Estado de derecho, que es democrático en España, ha sido dictatorial. Esa es la revancha que hay que evitar. Convivencia toda; puentes todos. Pero es imposible que sea fuera de la ley. Hay un viejo dicho que dice que con las pistolas encima de la mesa es difícil sentarse a hablar…

Foto: Bonig, emocionada en su despedida en la sede del PP valenciano. (EFE)

P. Lo dice en plan metafórico, entiendo.

R. Lo digo con la famosa metáfora: quitemos las armas y las amenazas de la mesa para hablar. Yo estoy encantado, pero la única manera de hablar sin amenazas es dentro de la ley.

P. Las tendencias indican que en 2023 habrá dos grandes bloques en la Comunidad Valenciana: uno con PP y Vox y otro formado por PSPV-PSOE, Compromís y ya veremos qué pasa con Podemos. ¿Se ve gobernando la Generalitat valenciana con Vox?

R. Quiero y creo que vamos a tener un Gobierno en solitario del Partido Popular con la suficiente fuerza por parte de la gente de Alicante, de Valencia y de Castellón. Si eso no es así, plantearemos nuestro programa y buscaremos el mayor consenso posible, venga de donde venga. Vox es un partido democrático como cualquier otro que tiene representación parlamentaria libre y democrática. Todos los apoyos que podamos tener serán muy bienvenidos.

Sobre Cs: "Es importante que toda la gran masa social que quiere cambio pueda confluir"

P. ¿Qué futuro cree que le espera a Ciudadanos, tanto en España como a nivel autonómico?

R. No me corresponde a mí ni hacer vaticinos de otros partidos ni hablar de su vida interna. Está atravesando un proceso complicado y perdiendo muchas elecciones y mucha representación. Sin embargo, yo tengo que decir que la acción de gobierno donde estamos trabajando en esta legislatura, como en la Diputación de Alicante, el Ayuntamiento de Alicante y muchos otros, para mí está siendo muy positiva. No me preocupa tanto, ni a ellos tampoco, qué va a ser de los dirigentes de otro partido, sino de la gran masa social que apoya ideologías liberales, centristas, ideologías de encuentro, en las que creo que ahí sí estamos coordinados con Ciudadanos. Lo importante es que toda esa masa social que quiere cambio y moderación, pero también reivindicación de lo nuestro, pueda confluir. Creo que estamos en ese proceso. Se ha visto en Madrid claramente, las encuestas así lo indican y me alegro de que avancemos en ese camino.

P. ¿Cuántos cuadros naranjas le han llamado para integrarse en el PP?

R. Hablo muy a menudo con Ciudadanos. Y la verdad es que un debate de listas o de integración orgánica no se ha abierto. Yo soy muy respetuoso y ni yo estoy ofreciendo nada a dirigentes ni ningún dirigente destacable de Ciudadanos se ha dirigido a mí en esos términos. Lo que cada vez ocurre más cuando conversamos es que el espacio común de encuentro es fundamental y tenemos que seguir avanzando en ese camino. Tiempo hay, pero mi sensación es muy positiva en cuanto a coordinarnos mejor y aunar esfuerzos.

P. ¿Pero sería partidario de una candidatura conjunta?

R. Lo veremos. Esta ha sido la legislatura de las coaliciones de gobierno, que han funcionado bien, independientemente de que pueda haber un independiente en una lista o alguien que se incorpore al PP u otras formas de colaboración. Todas son buenas si lo que conseguimos es bajar impuestos, que los padres puedan elegir la educación de sus hijos y si defendemos el agua o la financiación que necesita la Comunidad Valenciana.

placeholder Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

P. Ha introducido el tema fiscal. Mientras Ximo Puig denuncia ‘dumping fiscal’ y deslealtad de Madrid en materia impositiva, usted habla bastante de bajar impuestos. Recurre mucho a la curva de Laffer y al mito de que menos impuestos son igual a más actividad económica y a la postre más recaudación. Pero hay muchos expertos que cuestionan este axioma, y más su aplicación referida a una Administración autonómica como la valenciana, cuya influencia sobre la economía es muy relativa y está afectada por problemas de infrafinanciación. ¿Cómo piensa bajar impuestos autonómicos sin hacer recortes?

R. La infrafinanciación que tiene la Comunidad Valenciana a mí no me cabe la menor duda de que solo la puede arreglar Pablo Casado…

P. ¿Pero porque es Casado o porque es el Partido Popular? Porque ni Mariano Rajoy la arregló ni Pedro Sánchez la ha arreglado. ¿Por qué ahora hay que confiar en que Pablo Casado lo va a arreglar?

R. Porque Pablo Casado es un convencido de que la Comunidad Valenciana está infrafinanciada. Mariano Rajoy, en unas circunstancias muy difíciles, con una crisis tremenda que tenía España, no logró la solución. Yo creo que Mariano Rajoy debería haberse dado más prisa en abordar esta cuestión. Pero desde luego los que estamos en el PP en la Comunidad Valenciana la hemos reivindicado permanentemente. Incluso hemos tenido agrios encuentros con otras direcciones regionales y hemos salido a la calle exigiendo una rápida respuesta a esto. No veo la misma actitud de Ximo Puig con Pedro Sánchez, que parece que por ser su jefe no se atreve a sacar las pancartas.

En la parte fiscal, necesitamos recaudar más. Pero no significa subir impuestos. Para recaudar más, hay que recaudar mejor. Ejemplo: en la Comunidad Valenciana, las rentas más bajas tienen mayor penalización fiscal que en la Comunidad de Madrid, la del ‘dumping fiscal’. Una persona que ingresa 16.000 euros, que las hay, paga impuestos en la Comunidad Valenciana en los tramos autonómicos 5,5 puntos más que en la Comunidad de Madrid. Lo que digo es que conozco y confío en la Comunidad Valenciana y su capacidad de retorno. Es una comunidad que cuando se ha invertido en ella lo ha retornado en más actividad, en más empleo y en más recaudación. Ha ocurrido así siempre.

"Mi primera gran medida será un plan de choque para el empleo juvenil"

P. ¿Pero entonces cree que puede bajar impuestos sin recortar gasto?

R. Lo que digo es que una comunidad dinámica como la valenciana produce un retorno mucho más rápido de lo que mucha gente cree. También necesitamos que haya más gente con empleo. Hay un 42% de desempleo juvenil en la Comunidad Valenciana. ¿Qué ha hecho la Generalitat valenciana con los fondos europeos para el empleo juvenil en estos siete años? No ejecutar ni el 10% de los fondos. No se ha orientado a los chavales, no se les han buscado empresas, no se han dado ayudas a las empresas… Estoy hablando del fondo de garantía juvenil. Es una de las mayores vergüenzas. Mi primera medida sería un gran plan de choque para el empleo juvenil en la Comunidad Valenciana. Así se ayuda a recaudar mejor y no hace falta que tengamos tanta presión fiscal en las autonomías. Me comprometo también a que para las rentas inferiores a 35.000 euros al año rebajemos el tramo autonómico al menos un 7%.

P. El útimo presidente autonómico del PP, Alberto Fabra, cerró la televisión autonómica, y el Consell del Botànic la reabrió. ¿Qué modelo tiene usted para À Punt?

R. En la peor crisis y el peor momento que atravesaba la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra tuvo que tomar una decisión muy difícil, que además nos perjudicó. En términos electorales, se puede entender que fue un error. Creo en un modelo de televisión pública que llegue a difundir nuestros valores donde el sector privado no llega. No hay que competir contra, sino complementar. Creo en la colaboración público-privada. Y, sobre todo, creo que tiene que haber una televisión mucho más trasparente y ecuánime de lo que lo es actualmente.

"Cerrar la televisión autonómica fue un error en términos electorales"

P. Cuando habla de colaboración público-privada, ¿se refiere a cambiar a un modelo de gestión indirecta y no como hay ahora?

R. Creo en fórmulas de mayor profesionalización que puedan hacer que estemos todos más orgullosos de lo que hoy lo estamos, por ejemplo, en índices de audiencia. Hay muchas comarcas en la Comunidad Valenciana que no la tienen ni siquiera sintonizada, porque no se sienten reflejadas con la línea que está siguiendo, ni con sus tradiciones ni su respeto a la diversidad territorial que hay en la Comunidad Valenciana. Algunos la llaman TeleCompromís, y será por algo.

P. ¿Y qué haría con la Agencia Antifraude? Porque Isabel Bonig prometió en la última campaña que la eliminaría.

R. A veces da la sensación de que se abordan unos temas y no otros. Merece la pena que debatamos sobre si realmente es una agencia antifraude o es una agencia anti PP.

P. El otro día se conoció una resolución custionando unos sobresueldos a concejales aprobados en Valencia a propuesta de la alcaldía de Joan Ribó.

R. No todo el mundo se equivoca todos los días y no todo el mundo acierta todos los días.

P. ¿No cree que la Agencia Antifraude está haciendo un trabajo ecuánime, entonces?

R. Lo que me preocupa de la Agencia Antifraude es que a veces da la sensación de que no trata a todo el mundo por igual.

P. Hay unas diligencias abiertas en la Fiscalía por el traspaso de dinero del grupo del PP de la Diputación de Alicante al partido. ¿Le preocupa?

R. No me preocupa. Tengo claro que las cosas se han hecho bien y entiendo que Compromís, que tiene una escasa influencia en la provincia de Alicante, busque fórmulas de judicialización de la política para tratar de destacar cuando con un proyecto propio es incapaz.

"Tenemos que debatir si la Agencia Antifraude es una agencia de verdad o una agencia anti PP"

P. Se le ha puesto la etiqueta de zaplanista. ¿Considera que Eduardo Zaplana es su mentor, como escriben los cronistas?

R. Cuando me afilié al PP, Eduardo Zaplana era el presidente del PP en la Comunidad Valenciana. Algunos que buscan etiquetas lo quieren hacer así, pero yo soy enemigo de cualquier tipo de etiquetas y de los ismos. Lo he sido siempre. Esto es 2021 y yo me llamo Carlos Mazón. Muchos se están esmerando en ponernos las etiquetas porque están empezando a tener miedo de lo que vamos a ser capaces de hacer.

P. ¿Mantiene relación con Zaplana? ¿Hablan con frecuencia?

R. No. No hablo con frecuencia con él. Hace meses que no hablo con él. La última vez que hablé con él fue para interesarme por su estado de salud.

placeholder Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)
Carlos Mazón, presidente del PP de la Comunidad Valenciana. (Miguel Lorenzo)

P. Las encuestas conocidas arrojan una percepción bastante positiva, incluso entre votantes del PP, de la gestión de la pandemia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Entiendo que como nuevo líder de la oposición no la comparte. ¿Cómo piensa abrirse hueco para presentarse como alternativa? ¿Cuál es su estrategia?

R. Lo que reconoce todo el mundo, y yo también, es que la irresponsabiidad de Pedro Sánchez de trasladar el marrón a las comunidades autónomas lavándose las manos es una situación muy difícil para cualquier Gobierno autonómico. En esto soy el primero que empatiza con cualquier Gobierno autonómico, incluido el de la Generalitat valenciana. Pero lo que todo el mundo reconoce es que esta ha sido la primera autonomía que ha sido condenada por no proteger a sus sanitarios.

P. Pero eso no es verdad. El Tribunal Superior de Justicia ha anulado una sentencia anterior y ha obligado a retrotraer el procedimiento al principio. Lo que pase a partir de ahora todavía no se sabe.

R. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha reconocido que no se estaba atendiendo como se merecía a los sanitarios.

P. Pero la sentencia no dice eso…

R. No solamente lo ha reconocido implícitamente, es que la propia 'consellera' ha señalado con el dedo al personal sanitario. Se está desprotegiendo y se ha venido estigmatizando al personal sanitario. Ahora mismo, tenemos 3.000 sanitarios menos en la Comunidad Valenciana porque a la Conselleria de Sanidad no le ha dado la gana renovarlos.

"Abordaría con los sanitarios contratados por el covid un proceso de renovación y regularización"

P. Han anunciado 6.000 contrataciones nuevas para el verano. Quizás el problema venga a partir de septiembre. ¿Qué haría usted, mantendría a todos los sanitarios que se contrataron para el covid después de la pandemia?

R. Uno de los grandes problemas que tiene la Generalitat valenciana es todo lo que ha anunciado que luego no se ha cumplido. La credibilidad brilla por su ausencia. Si se anuncia que van a venir los hospitales de campaña en un mes y luego tardan cuatro y encima luego vuelan por los aires, hay un problema de credibilidad. Si anuncian que para el mes de junio el 80% de la población va a estar vacunada y no ha sido así, hay un problema de credibilidad. Se hacen anuncios a la desesperada por tratar de dar noticias positivas que luego no se pueden cumplir. Si el presidente de la Generalitat dice un jueves que el lunes vamos a estar todos en la playa y con los chiringuitos abiertos y luego se quedan los trabajadores en el limbo laboral y los chiringuitos cerrados, hay un problema de anuncios. Como ocurrió con la apertura de los aeropuertos de Alicante o Valencia.

P. ¿Pero usted qué haría con los 9.000 sanitarios contratados?

R. Yo, mantenerlos hasta que se acabe el proceso.

P. ¿Y cuando se acabe el proceso? Porque se está hablando de que para octubre la población ya estará prácticamente inmunizada, y la presión hospitalaria quizás habrá bajado a mínimos.

R. Pues abordaría con ellos, y no por WhatsApp, un proceso de renovación y regularización pactada con ellos. Abriría un proceso de regulación cumplimentando el Estado de derecho y los procesos de selección normales. Pero como no sabemos si va a haber repuntes o si va a haber más olas, creo que la prevención es lo más aconsejable en estos casos, en vez de despedir por WhatsApp a 3.000 personas.

Partido Popular (PP) Generalitat Valenciana
El redactor recomienda