Génova lanzará a Mazón para liderar el PPCV tras el 4-M y ofrece una salida a Bonig
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
La renovación regional, en marcha

Génova lanzará a Mazón para liderar el PPCV tras el 4-M y ofrece una salida a Bonig

García Egea acelera la reorganización en el partido antes de otoño en previsión de nuevas convocatorias electorales. Ha impuesto un pacto de silencio, pero el recambio está decidido

placeholder Foto: Carlos Mazón, con el presidente del Murcia, Fernando López Miras. (EFE)
Carlos Mazón, con el presidente del Murcia, Fernando López Miras. (EFE)

"Hasta que no se convoque el congreso no pienso hablar". "No puedo hablar de algo cuando ni siquiera hay un congreso convocado". "No hay un congreso convocado todavía". Pablo Casado, Isabel Bonig y Carlos Mazón tiraron del mismo argumentario esta semana para sortear las preguntas de los medios de comunicación sobre el futuro inmediato del Partido Popular en la Comunidad Valenciana. La dirección nacional de los populares y la actual presidenta regional acordaron el pasado viernes mantener discreción y silencio para evitar ruido interno hasta que finalice la campaña electoral madrileña y se cierren las urnas el próximo 4 de mayo. Fue en una conversación mantenida por Bonig con el secretario general, Teodoro García Egea, en la que este le comunicó que no es ella, sino el presidente de la Diputación de Alicante, Mazón, el favorito para liderar la organización valenciana.

Foto: Carlos Mazón, con Casado, tras ser elegido presidente del PP de Alicante. (EFE)

Génova está decidida a acelerar el proceso orgánico para dar el relevo en el liderazgo regional antes del verano. Antes tienen que pasar dos cosas: las elecciones en Madrid y el congreso provincial de Castellón, convocado para el 8 de mayo. A partir de ese momento comenzará a correr el reloj. El congreso regional tiene que celebrarse al menos 45 días después de haberse convocado, de ahí la premura para anticipar los tiempos si se quiere cerrar el cónclave antes de las vacaciones estivales. Según los estatutos de la formación conservadora, le corresponde a Bonig formalizar el congreso en primera instancia, pero la dirección nacional también puede forzar la convocatoria.

Mazón guarda silencio. Hasta ahora no ha reconocido en público sus intenciones. Pero el tiempo corre en contra de los populares. El dirigente alicantino tiene que elevar sus niveles de conocimiento entre la sociedad valenciana si quiere tener opciones electorales. Y, además, no es para nada descartable que el 'president' Ximo Puig pueda anticipar las elecciones autonómicas. El Consell del Botànic ha llegado al ecuador de la legislatura sin aparente desgaste y con buena percepción ciudadanos de su gestión de la pandemia. Una encuesta de Sigma Dos publicada este domingo por 'Las Provincias' apunta a un incremento del respaldo electoral a los socialistas valencianos. El PP recupera posiciones a costa de Ciudadanos, pero es insuficiente como para volcar la mayoría de izquierdas. Un anticipo de la llamada a las urnas a principios de 2022 puede coger a los conservadores con el pie cambiado si no han madurado el relevo.

placeholder El presidente del PP, Pablo Casado y la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, en 2018. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado y la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, en 2018. (EFE)

La operación de sustitución en el liderazgo tiene muchos paralelismos con la que en 1993 llevó a Eduardo Zaplana, mentor de Carlos Mazón, desde Benidorm y el liderazgo provincial de Alicante a la presidencia regional como antesala del asalto a la Generalitat valenciana del socialista Joan Lerma en 1995. Hubo una diferencia, en aquella ocasión fue el propio líder del PP, José María Aznar, el que se sentó en una comida con el entonces presidente regional, Pedro Agramunt, para informarle de sus planes y pedirle un paso al lado. Agramunt, que hoy tiene 69 años, fue recompensado con un puesto en el Senado, silla que ocupó hasta 2019.

Los sondeos consolidan el Consell de izquierdas con Ximo Puig al frente pese a la subida del PP

Pablo Casado ha delegado en García Egea esa tarea de fontanería. Esta circunstancia ha molestado a Bonig, porque pese a los muchos rumores, artículos de prensa y comentarios internos, la actual presidenta regional siempre ha dicho que contaba con la confianza de la dirección regional. "Yo sé lo que he hablado con Pablo Casado", acostumbraba a decir. Hasta ahora.

Foto: Carlos Mazón, con Casado, tras ser elegido presidente del PP de Alicante. (EFE)

Bonig tiene ahora tres opciones: plantar cara en un congreso sin apenas apoyos internos, aceptar la salida que le ofrezca Génova, con algún puesto en Congreso o Senado, o dejar la vida pública. "Me queda consultar con mi marido", comentó a sus más allegados esta semana tras conocerse su conversación con García Egea.

La opción es enfrentarse a Mazón en un congreso es complicada. Entre otras cosas porque los sectores críticos y contrarios a la imposición de Madrid ya tienen candidato, el alcalde de Ayora, José Vicente Anaya. La duda en las filas populares es si Anaya será capaz de aguantar la presión de ir a contracorriente en un partido acostumbrado al ordeno y mando vertical. El aspirante no oficial cuenta con el respaldo de cuadros del partido de la provincia de Valencia y algunos apoyos en Castellón. Sus afines sostienen que también en Alicante, feudo de Mazón. Está por ver. La recogida de avales cuando se dé el pistoletazo de salida dará las pistas. No son pocos quienes ya vislumbran un congreso a la búlgara en Valencia en favor del dirigente alicantino, que ha ido recabando apoyos de manera discreta, pero imparable desde hace meses.

Teodoro García Egea Partido Popular (PP) Isabel Bonig Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda