Sánchez divide a las CCAA del PP al primar las más pobladas en el reparto del fondo
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
División por la distribución del dinero

Sánchez divide a las CCAA del PP al primar las más pobladas en el reparto del fondo

El Gobierno acalla a Ayuso al introducir un bloque de transporte público y atiende las reivindicaciones de Andalucía y Valencia. Las dos Castillas serán las perjudicadas del nuevo esquema

placeholder Foto: Sánchez, en el centro, con sus ministros, en la conferencia de presidentes. (EFE)
Sánchez, en el centro, con sus ministros, en la conferencia de presidentes. (EFE)

El Ministerio de Hacienda ha hecho encaje de bolillos en la configuración de fondo no reembolsable de 16.000 millones dirigido a las autonomías con el fin de poner sordina a las críticas. Pero como en todo lo que tiene que ver con el Estado Autonómico español nunca llueve a gusto de todos y la propuesta renovada vuelve a dejar ganadores y perdedores, como ya ocurrió con la primera, aunque con una diferencia sustancial: las autonomías más pobladas de España verán mejorada su posición en el reparto, no solo en términos absolutos, sino también relativos.

La mayor parte del fondo (9.000 millones) se destinará a gasto sanitario. Tal como informó el Ejecutivo de Pedro Sánchez, este bloque se divide en dos tramos. El primero, de 6.000 millones, se abonará en julio y un segundo tramo de 3.000 millones se transferirá en noviembre. En ambos casos se tendrá en cuenta el impacto de la pandemia en cada región y para ello los criterios de reparto se basarán en hospitalizaciones, ingresos UCI o PCR totales realizadas. Otra variable que se tendrá en cuenta es la población protegida equivalente, un término que se ajusta por variables de edad. Pero el porcentaje de ponderación de cada variable se ha modificado sustancialmente. La población ha pasado de pesar un 20% a un 35% en el primero tramo, y de un 40% a un 45% en el segundo.

De entrada, esto mejora la posición de autonomías más pobladas, al margen del impacto de la pandemia. Así, el departamento de María Jesús Montero ha atendido las reivindicaciones de autonomías peor financiadas por el modelo en actual de distribución de recursos y con un importante volumen de población, como la Comunidad Valenciana o Andalucía. Entre las dos suman 13,5 millones de habitantes. Ambas venían señalando que, al margen de la incidencia del coronavirus en hospitalizaciones o ingresos, era importante tener en cuenta el esfuerzo realizado en inversión sanitaria y los déficits que acumulaban de años anteriores por un modelo de financiación caducado en 2009 que consideran perjudicial para sus intereses.

placeholder Consulte aquí en PDF el reparto detallado de los fondos de sanidad y educación previstos por el Gobierno para las comunidades autónomas.
Consulte aquí en PDF el reparto detallado de los fondos de sanidad y educación previstos por el Gobierno para las comunidades autónomas.

Ese factor poblacional no solamente se tendrá en cuenta en el fondo sanitario, sino también en el bloque que se ha añadido para atender necesidades educativas, al que se ha dotado con 2.000 millones. Era algo que solicitaban autonomías como la valenciana a través de su consejero de Educación, Vicent Marzà, para poder contratar más profesores y habilitar los espacios docentes a los requerimientos de seguridad del covid

Aparentemente, las correcciones introducidas deberían perjudicar a los territorios con mayor número de contagios y presión asistencial sobre su red sanitaria. Pero no tan rápido. No a todos en la misma medida. Efectivamente, las dos Castillas verán reducidas sus expectativas sobre el planteamiento inicial si finalmente la nueva propuesta no sufre nuevas modificaciones en el trámite parlamentario. Ambas regiones han sufrido el impacto de la enfermedad y, además, tienen poca población. Esto explica el malestar del castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco (PP) y el manchego Emiliano García Page (PSOE), que ambos expresaron en la conferencia de presidentes ante Pedro Sánchez.

Foto: Pedro Sánchez, con Teresa Ribera, María Jesús Montero, Salvador Illa y Carolina Darias, este 7 de junio en la 13ª conferencia de presidentes. (Borja Puig | Pool Moncloa)

También Alberto Núñez Feijóo (PP) verbalizó su oposición a los nuevos criterios, aunque en su caso, quizás por razones de largo alcance, pues Galicia ha sido de los territorios menos afectados por la pandemia. Quizás está marcando terreno ante el empuje de los presidentes de comunidades más pobladas de cara a una reforma del modelo de financiación que no termina de ponerse encima de la mesa. Todo lo contrario que Euskadi y Navarra, que han entrado en el tramo de 9.000 millones del fondo sanitario y de 2.000 millones de educación pese a tener sus propias haciendas forales. El respaldo del PNV está garantizado.

¿Y Madrid? ¿No debería haber salido como un toro Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la autonomía más castigada por el covid-19? La baronesa popular apenas lanzó tras la reunión telemática con el presidente del Gobierno una nota reclamando la configuración de "una mesa de trabajo" sobre el reparto del fondo. Una propuesta un tanto suave para alguien que juega a ejercer el papel de azote institucional del gabinete de coalición de Sánchez. La razón es que, a la espera de conocer las cifras concretas del reparto, Madrid puede no haber salido tan mal parada. Primero porque al tratarse de un territorio muy poblado (6,6 millones de habitantes) es probable que apenas note cambios significativos en el fondo sanitario. Lo que pierde por un lado (presión asistencial: UCI, hospitalizaciones, PCR), es probable que lo gane por el otro (población).

Pero hay otro factor que puede explicar la contención de Ayuso. Hacienda ha introducido en el tercer bloque del fondo, el que hace referencia al impacto económico sobre las haciendas autonómicas, un subtramo relativo a la pérdida de ingresos y facturación de los servicios de transporte, como metro, cercanías o autobuses interurbanos. Serán 800 millones de los 5.000 millones previstos en este tramo. El resto, 4.200 millones, compensará la caída de recaudación por tributos propios: sucesiones, patrimonio, transmisiones patrimoniales, juego, etc. Madrid tenía todos los números para ser la gran perjudicada de este paquete del fondo porque ha aplicado bonificaciones en casi todas estas figuras impositivas, cuando no directamente están exentas, como sucesiones o patrimonio. No podía reclamar lo que no pensaba cobrar. Pero al contar con la red de transporte público metropolitano más amplia de España recibirá un bocado importante de los 800 millones reservados para esta cuestión.

La incógnita en la melé autonómica es Cataluña y el papel beligerante del Govern de Quim Torra y Pere Aragonès (ERC). Cataluña reúne seguramente todos los factores para ser de las más beneficiadas por el fondo. Es la segunda región más poblada de España tras Andalucía (7,6 millones de habitantes), ha sufrido casi tanto como Madrid o Castilla y León la propagación de la pandemia, con casi 6.000 muertos, y, además tiene una amplia red de transporte público en el área metropolitana de Barcelona. Quizás forme parte de la estrategia opositora del 'president' soberanista. No se sabrá hasta conocer los números finales y cómo se cierra el reparto. Pero es cierto que el fondo ha de pasar por el trámite del Congreso y seguro que JxCAT y ERC querrán todavía tener una última palabra.

Coronavirus Conferencia de Presidentes Autonómicos Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda