LA SANIDAD VALENCIANA EMPIEZA CON LLAMADAS

El derecho a decir adiós: buscan cómo organizar las despedidas en los hospitales

La sanidad valenciana encarga al equipo que redactó la ley de muerte digna fórmulas para gestionar los últimos minutos entre pacientes y parientes. Han comenzado a habilitarse llamadas

Foto: Familiares despiden a un fallecido por coronavirus.
Familiares despiden a un fallecido por coronavirus.

"Ha fallecido un familiar de mi pareja por coronavirus. No lo cuento por lástima, sino para que también penséis en todas esas personas que hoy están en casa, respetando el aislamiento y no pueden juntarse con su familia para llorar la pérdida. Que ni siquiera han podido despedirse".

La redes sociales estan repletas de mensajes como este de la periodista Bárbara Ayuso sobre experiencias de personas que han perdido familiares cercanos sin poder verbalizar un adiós o unas palabras de despedida. Quizás sea la cara más cruel de la pandemia, la de aislar a los más cercanos en los momentos finales para evitar contagios, convirtiendo los últimos días y las horas en un viaje repleto de soledad hacia la muerte, al tiempo que la angustia se ceba con maridos, esposas, hijos, nietos, hermanos o sobrinos.

En Italia, donde llevan algunas semanas de ventaja en la triste gestión de contar muertos por Covid-19, hace algunos días que comenzó a circular la iniciativa "el derecho a decir adiós". "¿Sabes qué es lo más dramático? Ver a los pacientes morir solos, escucharlos mientras te ruegan que les digas adiós a sus hijos y nietos", relataba la doctora Francesca Cortellaro, del Hospital San Carlo Borromeo de Milán, al periódico italiano Il Giornale. Fue cuando decidieron comprar una veintena de tabletas de ordenador que permitieran hacer videollamadas a familiares cuando el final era ya inminente.

En Italia se inició una iniciativa para facilitar llamadas y videollamadas en hospitales que la Conselleria de Sanidad ha empezado a ensayar

Una inicativa similar ha comenado a desplearse en la Comunidad Valenciana. En su comparecencia diaria ante los medios, donde se dan cuenta de fríos datos actualizados de muertes y contagios, la conellera de Sanidad, Ana Barceló, informaba este martes de la puesta en marcha de fórmulas para articular despedidas. Se ha encargado al equipo que elaboró la ley valenciana de muerte digna que elabore protocolos o mecanismos para hacer más llevadero ese tránsito en las familias. "Nos gustaría que el coronavirus nos permitiera despedirnos de alguna manera. Estamos viendo cuál sería la fórmula, porque a veces las personas no están en condiciones de hablar o entender. Pero queremos ese momento de intimidad que supone la despedida de un ser querido. Nos preocupa mucho cómo nos despedimos", señalaba la consejera, que perdió a su madre hace muy pocos días, aunque no por coronavirus.

Inmediaciones del Hospital La Fe de Valencia, donde se está adecuando el terreno para montar un hospital de campaña. (EFE)
Inmediaciones del Hospital La Fe de Valencia, donde se está adecuando el terreno para montar un hospital de campaña. (EFE)

Fuentes de su departamento señalan a El Confidencial que han comenzado a permitir y organizar llamadas telefónicas entre familiares. Facilitar el acceso a UCIs de personas no profesionales, aunque sea con trajes y medidas de protección está prácticamente descartado. "Físicamente es un riesgo brutal brutal para la persona que entra y para todo el personal. Pero en los casos en que se pueda (fuera de UCI, entubados...), sobre todo para personas mayores y conscientes, que se ofrezca la posibilidad de una llamada o una videollamada", dijeron. Aunque la Comunidad Valenciana ha duplicado hasta los 2.167 los contagios en apenas unos días, es cierto que, con 115 muertos, sigue sin presentar cifras de fallecidos como los de, por ejemplo, Madrid, con 1.535 fallecidos, hospitales colapsados y problemas para gestionar los cadáveres.

En principio, la menor incidencia del virus hace más fácil la gestión pausada de esos últimos momentos de vida de los pacientes. Pero disponer de un protoco adecuado haría más plausibles las despedidas organizadas. Y en el caso de que no sea posible, ofrecer al personal sanitario formación sobre cómo comunicar la noticia o ir preparando a los más allegados cuando perciben que la recuperación es imposible.

La Junta de Andalucía, por ejemplo, ha editado algunos pasquines y ha difundido por redes consejos para familiares sobre cómo afrontar una muerte sin despedida, desde la distancia. Tener en cuenta que la persona ha estado acompañada por sanitarios, escribir una carta de despedida o pensar que la muerte se ha producido sin dolor ni sufrimiento por el tipo de enfermedad son recomendaciones para gestionar emocionalmente una pérdida que hace unos días seguramente nadie esperaba.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios