JOSÉ A. NAVARRO, CEO DE HISPANO VEMA

Exmilitar y experto en guerra biológica: el contratista de los hospitales de campaña

Hispano Vema moviliza a 160 personas para fabricar en Zaragoza los tres hospitales de campaña encargados por la Generalitat. Industrias Pardo (Pikolín) aportará las camas

Foto: La planta de Hispano Vema está en Zaragoza y fabrica equipos de limpieza NBQ
La planta de Hispano Vema está en Zaragoza y fabrica equipos de limpieza NBQ

José Antonio Navarro habla con voz relajada al otro lado del teléfono y pide discreción. "Nuestro sector es así. Prefiere la discreción y nos incomoda un poco", confiesa sobre la atención y el aluvión de llamadas que en las últimas 24 horas ha recibido su empresa. Con fábrica en Zaragoza, proveedor del Ministerio de Defensa, de la OTAN y de fuerzas armadas de diversos países, la mercantil Hispano Vema ha recibido el encargo de la Generalitat valenciana de instalar en un plazo récord de 15 días un primer hospital de campaña de 500 camas en Valencia, junto al nuevo Hospital La Fe, y posteriormente otros dos en Alicante y Castellón, hasta sumar 1.100 camas en total.

Estas instalaciones servirán para dar respaldo a la red sanitaria en el caso de que se disparen los contagios por coronavirus en la Comunidad Valenciana. Se trata de ponerse "en el peor escenario" para poder dar respuesta a la emergencia, según indicó el presidente valenciano Ximo Puig.

El encargo tiene un coste de cuatro millones de euros y supone un reto para la compañía de Navarro. Para cumplir el objetivo ha incrementado la plantilla de la empresa en un 20% y destinará un equipo de 160 personas. En España muy pocas empresas tienen la capacidad de ejecutar este tipo de instalaciones. Las dos con más trayectoria están en Zaragoza, la propia Hispano Vema e Industrias Arpa, también proveedora del Ministerio de Defensa.

José Antonio Navarro, CEO y dueño de Hispano Vema
José Antonio Navarro, CEO y dueño de Hispano Vema

Para completar el encargo, Navarro explica que contará con proveedores como Industrias Pardo, histórico fabricante aragonés de equipamientos para el sector hospitalario y geriátrico. Fue rescatado en 2012 por el Grupo Pikolín, que tomó el control cuando se encontraba al borde del concurso de acreedores. Industrias Pardo proporcionará las camas hospitalarias, mientras que Hispano Vema suministrará los módulos y el resto de la infraestructura sanitaria. "El equipo de trabajo que he encontrado en la Conselleria de Sanidad y en la Generalitat es de lo mejor. Tienen implicación y conocimiento y ganas de aprender y sacar el tema adelante. Han dado un paso por delante de otras comunidades y han buscado soluciones", señala a El Confidencial.

Según explica, los hospitales de campaña que va a levantar son instalaciones modulares semipermanentes que la Generalitat podrá reutilizar, montar o desmontar parcialmente en otras situaciones de emergencia. "Son reutilizables, igual que las camas y los interiores. Los puedes tener veinte años", explica. La intención del Gobierno valenciano es que tras superar la crisis sanitaria pasen a formar parte del equipamiento de la Agencia Valenciana de Emergencias para otras situaciones de necesidad, como inundaciones o déficit coyuntural de camas hospitalarias.

El dueño de Hispano Vema explica que ha recibido solicitudes de otros territorios y también llamadas de "gente sin escrúpulos" que se ha puesto en contacto para tratar de ejercer de intermediaria con instituciones. "Me sorprende que ahora todo el mundo hace hospitales de campaña. Me entristece y he tenido alguna discusión", advierte.

Sobre la iniciativa que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid para montar un espacio medicalizado de 5.500 camas en Ifema, Navarro avala el respaldo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para llevarlo a cabo. "Son capaces de hacerlo", indicó. Su propia empresa es proveedora de la UME.

Uno de los hospitales de campaña del catálogo de Hispano Vema
Uno de los hospitales de campaña del catálogo de Hispano Vema

Exmilitar de profesión, donde sirvió en las unidades NBQ (efectivos encargados de limpieza de agentes químicos, biológicos y o radiactivos), de 46 años, montó su empresa en 2003. La de los hospitales de campaña es una de sus verticales de negocio. Pero su fábrica también produce equipos de limpieza NBQ y desinfectantes de uso militar, plantas móviles para tratamiento de aguas y todo tipo de sistemas de movilidad y logística de campaña. "No fabricamos los trajes", matiza. "Tenemos los certificados PECAL, como pueden tenerlos Indra o Navantia. Hemos montado sistemas en todo el mundo, desde Vietnam hasta la India. En Latinoamérica o en Kazajistán hemos vendido sistemas".

Los certificados PECAL acreditan el cumplimiento de los requisitos que marca el Ministerio de Defensa español y la OTAN para poder convertirse en proveedor militar. Las auditorías las elabora la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), que tiene entre otras funciones la de dirigir y, en su caso, ejecutar la inspección técnica y económica de la actividad industrial relacionada con los bienes y servicios para la defensa, e intervenir como órgano técnico de aseguramiento de la calidad del armamento y material de defensa.

Hispano Vema tiene ahora el encargo de ejecutar a toda velocidad unas instalaciones para uso civil que eviten un posible colapso de la red hospitalaria de la Comunidad Valenciana. Aunque como dicen desde la Generalitat valenciana sobre los hospitales: "Ojalá no tengamos que usarlos".

  

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios