Zaplana y González negociaron con Aguas de Barcelona para sacar mordidas con patentes
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
NEGOCIO DE AGUAS CON FERNANDO BELHOT

Zaplana y González negociaron con Aguas de Barcelona para sacar mordidas con patentes

Belhot revela que el expresidente madrileño organizó una reunión con un alto ejecutivo de Agbar para colocarle un producto de tratamiento de aguas. La detención de González frustró el negocio

Foto: Zaplana y González negociaron con Aguas de Barcelona para sacar mordidas con patentes
Zaplana y González negociaron con Aguas de Barcelona para sacar mordidas con patentes

JUEZA: O sea, ¿se iba a llevar un tanto por ciento Eduardo Zaplana?

BELHOT: Eduardo Zaplana y él, los dos.

Así finaliza el relato de unos de los diversos capítulos de la relación que el exministro de Trabajo y exportavoz en el Gobierno de José María Aznar, Eduardo Zaplana, entabló con el abogado uruguayo Fernando Belhot. El testimonio del asesor financiero y presunto gestor fiduciario del también expresidente de la Generalitat valenciana es la clave de bóveda que sustenta la acusación de la Fiscalía Anticorrupción del supuesto enriquecimiento ilícito de Zaplana. Belhot, que tiene la calificación de testigo en el caso Erial, ha confesado que el expolítico se puso en contacto con él en 2009 para encagarle la gestión del patrimonio 'offshore' que acumulaba la sociedad luxemburguesa Imison Internacional, creada por Juan Cotino, y que le admitió que los más de once millones que atesoraba en gran parte suyos.

La declaración del abogado especializado en crear estructuras societarias internacionales se produjo en enero de 2019 por videconferencia y está recogida íntegramente en la porción del sumario que todavía permanecía secreta y que acaba de liberar la instructora Isabel Rodríguez. En ella, Belhot detalló el episodio que le llevó a tratar de hacer negocios con Zaplana y con el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. El gestor explicó que su despacho, South Capital Partners, había conseguido la representación para España y Portugal de un producto de biotecnología aplicada al tratamiento de aguas residuales comercializado bajo la marca alemana Shieer. Zaplana, explicó, le propuso ponerlo en contacto con su "amigo" Ignacio González porque tenía "muy buena relación con la gente de Agbar". "¿Aguas de Barcelona?", le interpela la jueza de Valencia. "Allí, exactamente. Aguas de Barcelona", responde Belhot. "Bueno, pues me hace una reunión con, nada más y nada menos, que el presidente y CEO para toda América Latina de Aguas de Barcelona".

Fernando Belhot.
Fernando Belhot.

Belhot señala entonces el nombre de Ciril Rozman, un alto ejecutivo de la compañía participada por Suez que fue director general de Aqualogy (marca de Agbar) en América y que actualmente ocupa el puesto de director general corporativo del grupo, con responsabilidades en el área de Comunicación, Sostenibilidad y Acción Social. El financiero viajó a Barcelona con Ignacio González para presentarles el producto. "Conocía el producto porque lo estaban negociando en Chile. Entonces traje en otro viaje al alemán, al científico, al biotécnico, y se reúne con el equipo técnico de Aguas de Barcelona y se dan cuenta que el producto es buenísimo".

Foto: El 'esquema Zaplana' lleva hasta Hong Kong: diez países y 23 sociedades tras las mordidas

Sin embargo, el negocio no llegó a cerrarse. ¿Por qué? Porque cuando estaban en las pruebas finales, el 19 abril de de 2017 la Policía Nacional, en coordinación con Anticorrupción, detuvo por orden judicial a Ignacio González por presuntas irregularidades en el Canal Isabel II de Madrid, la llamada operación Lezo. Tal como publicó El Confidencial, una de las vías de investigación era precisamente el negocio de la patente de tratamiento de aguas residuales de Shieer, del que Agbar se desvinculó. Aunque Belhot sostiene que el negocio era suyo y que Zaplana y González solamente se ofrecieron como intermediarios a cambio de cobrar comisiones por proporcionarle los contactos, los investigadores de Lezo han indagado sobre si en realidad los dos expresidentes autonómicos habían invertido una parte de los fondos opacos que escondían en el exterior en ese negocio. A la pregunta de si González le había prestado dinero a Zaplana, Belhot sostiene que solamente se reunió tres veces con el expolítico madrileño del Partido Popular.

Foto: Los Cotino pegaron un pelotazo de casi 40 millones con el Plan Eólico de Zaplana

En cualquier caso, Belhot explica que la operación Lezo, la detención de González y una información publicada por El Confidencial en la que se revelaba que Zaplana y González habían realizado gestiones con él para el negocio de las aguas pusieron "muy nervioso" al exministro de Trabajo. "Él lo que me decía, bueno... en el caso de Eduardo Zaplana, lo que me decía era que le daba temor que lo asimilaran o lo juntaran con la situación de Ignacio González". Pero también hay otro factor que el gestor uruguayo no comenta, o porque no es consciente de ello o de forma deliberada: por primera vez el nombre de Zaplana aparecía vinculado al suyo y dejaba al descubierto una relación que el caso Erial ha revelado clave en el entramado societario y de movimientos de fondos presuntamente obtenidos por las mordidas de los contratos con los Cotino.

Cotino y Olivas, citados

El Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, que es el que dirige la investigación ha citado a declarar al expresidente de Bancaja, José Luis Olivas, y al ex director general de la Policía, entre otros investigados. El próximo 31 de marzo deberán comparecer el sucesor de Zaplana al frente de la Generalitat antes de marcharse a la caja valenciana. Tras él comparecerán en calidad de investigados Juan Cotino y su hermano Vicente Cotino (como supuesto partícipe en los hechos a título lucrativo). En la misma jornada han sido llamados a declarar los empresarios Francisco Pérez López y Juan Bautista Fuster Picó.

El 2 de abril han sido citados, también desde primera hora, la exdiputada autonómica del PP Elvira Suanzes y su hermano Saturnino y la secretaria personal de Zaplana, Mitsuoko Henríquez, que según Belhot jugó un papel clave como receptora de dinero en efectivo procedente de la trama cuyo destinatario era el propio Zaplana. Ese día también ha sido convocado el empresario Roberto Edgar Bataouche, vinculado al puerto deportivo de Alta cuya concesión quiso comprar Zaplana repatriando fondos del extranjero, según la investigación.

El 3 de abril será el turno de la hija y mujer de Zaplana: María Zaplana y Rosa Barceló, del yerno, Luis Iglesias, y el empresario Ángel Salas.

Eduardo Zaplana Agbar Ignacio González Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda