YA HAY DOS EMPRESAS SANCIONADAS

Transportistas y turistas haciendo el guarro: el 'misterio' de los colchones de Torrevieja

La razón de la proliferación de abandonos está en las empresas de recogida y el incivismo de una parte de la población. Ya hay dos empresas sancionadas que, además, son de pueblos cercanos

Torrevieja explota demográficamente cada verano. Sus cerca de 83.000 habitantes censados se multiplican por cuatro a partir de finales y principios de julio, hasta alcanzar una población flotante de casi 400.000 personas repartidas en apartamentos. Y muchos aprovechan su estancia temporal para hacer lo que no han hecho a lo largo de todo el año: renovar su estancia turística cambiando muebles, sanitarios, decoración... y colchones. Esta es una de las principales razones que explican la proliferación de abandonos de jergones en las calles de la ciudad durante los meses de verano. La culpa no es siempre del particular que renueva su cama, sino también de la empresa que le entrega su compra y, como permite la ley si quiere el consumidor, se lleva la pieza antigua con la obligación teórica de trasladarla a un punto limpio, lo que no siempre ocurre.

El consistorio que dirige el popular Eduardo Dolón ha sancionado ya a dos empresas, una de San Javier (Murcia) y otra de Ciudad Quesada (Rojales), por abandonar en la vía urbana enseres y colchones recogidos de viviendas que no han terminado en el vertedero. La pasada semana, ya fuera de la temporada estival, aparecieron en una urbanización de golpe 73 colchones, según explica la concejala de Aseo Urbano, Carmen Gómez Candel, que sospecha que hay empresas de recogida de otras poblaciones que están vertiendo en el término de Torrevieja aprovechando la dispersión del casco urbano.

La nueva ley de residuos endurece el reciclaje de colchones y algunas empresas tratan de ahorrarse el coste vertiendo en la vía pública por la noche

Según la nueva ley de residuos, el colchón ha pasado a ser un vertido problemático para las empresas de recogida. Su reciclaje es caro. Hay que separar sus distintas partes: tela, espuma, hierros, muelles... Para el particular, es gratuito si lo lleva al ecoparque, pero las empresas que acuden a vertederos deben pagar. La combinación de propietarios de apartamentos que compran por internet y se ahorran el viaje al ecoparque y transportistas que vierten colchones a la calle con nocturnidad es lo que explica que este verano Torrevieja haya recogido nada menos que 9.081 jergones en apenas tres meses, una media de 100 al día. "Calculamos que hay un 20% de gente que compra por internet, otro 10% que puede que se lleve el colchón a casa en coche desde la tienda, pero hay otro 70% que solo puede explicarse por vertidos irregulares de empresas", señala Gómez Candel.

El incremento del comercio electrónico, que lleva a los turistas a renovar colchones vía internet sin garantizar la recogida de la pieza antigua, y el desapego con el municipio donde se instalan temporalmente también están detrás de un problema que la concejala de Aseo Urbano, Carmen Gómez Candel, traslada como un "misterio" —para no estigmatizar a todos los que eligen la población costera de la comarca de la Vega Baja—, pero que muchos en el municipio identifican con un caso claro de incivismo. "Hay mucha gente que por no llamar al ayuntamiento o por desconocimiento sale por la noche y abandona colchones, muebles y hasta váteres en la calle junto al contenedor. Torrevieja tiene un término municipal muy disperso y esto es habitual en los meses de verano, cuando la población su multiplica", explican fuentes cercanas al consistorio.

Gómez Candel reconoce que el "el servicio de limpieza viaria se ha visto desbordado por la gran cantidad de vertidos incontrolados que se han producido" y ha pedido a los ciudadanos su colaboración (a través del 'mail' porunatorreviejalimpia@gmail.com) para comunicar cualquier incidencia o denunciar a quienes abandonan colchones aportando vídeos o fotografías. La concejala también recuerda que el ecoparque de Torrevieja es gratuito y que está dando servicio también sin coste a las empresas que deseen utilizarlo. El problema no son solamente los colchones. Según los datos que maneja el consistorio alicantino, ya se han recogido 200.000 kilogramos extra de enseres, para un total de 716.660 kilogramos de residuos el año anterior. Esto ha supuesto 181 viajes al vertedero, algo que supone "casi 70 viajes más" a la planta de residuos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios