VOX SE ESTRENA LLAMANDO NAZI COMPROMÍS

El socialista Ximo Puig, elegido presidente de la Generalitat Valenciana

El barón socialista logra 52 votos de su partido, Compromís y Podemos. Fuerte competición en la oposición con Cantó criticando a Bonig y Vox llamando "nacional-socialista" a Compromís

Foto: Rubén Martínez Dalmau (Podemos), Ximo Puig (PSPV-PSOE) y Mónica Oltra (Compromís). (EFE)
Rubén Martínez Dalmau (Podemos), Ximo Puig (PSPV-PSOE) y Mónica Oltra (Compromís). (EFE)

Las Cortes Valencianas reeligieron este jueves 13 de junio a Ximo Puig como presidente de la Generalitat con los votos de su partido, el PSPV-PSOE, y los de Compromís y Podemos. El barón socialista obtuvo el respaldo de 52 diputados de los 99 que componen la Cámara autonómica, dos por encima de la mayoría absoluta, en un pleno marcado por la movida jornada del día anterior, en la que las tres fuerzas del llamado Pacte del Botànic, renovaron su acuerdo político para los próximo cuatro años pocos minutos antes de que comenzase el pleno de investidura tras una dura semana de negociaciones cruzadas. Tras ser elegido, Puig recibió el abrazo de la vicepresidenta del Consell en funciones, Mónica Oltra, y los aplausos de los diputados del bloque de la izquierda puestos en pie.

A la reelección seguirá un acto oficial de toma de posesión el próximo domingo en las Cortes. Está previsto que Puig desgine a su nuevo gobierno el lunes y convoque la primera reunión del mismo. La previsión es que se conforme un Consell de continuidad en las carteras de mayor peso presupuestario, con Vicent Soler en Hacienda, Vicent Marzà en Educación o Ana Barceló en Sanidad. Oltra mantendrá la vicepresidencia en la cartera de Políticas Inclusivas. El acuerdo suscrito contempla la creación de una tercera vicepresidencia para el cabeza de lista de Podemos, Rubén Martínez Dalmau, que tendrá competencia sobre Vivienda y coordinará una comisión interdepartamental de políticas relacionadas con Energía y Cambio Climático, que seguirán bajo el paraguas de las Conselleries de Economía y Agricultura, en manos de Compromís, según la letra pequeña del pacto.

Ximo Puig se fotografía con los diputados del grupo socialista tras ser reelegido presidente de la Generalitat.
Ximo Puig se fotografía con los diputados del grupo socialista tras ser reelegido presidente de la Generalitat.

Tras el pleno de ayer miércoles, en el que Puig leyó su discurso de investidura y los protagonistas del pacto se desplazaron a Alicante para firmar su compromiso de legislatura y el programa político, este jueves se produjo la continuación del debate parlamentario, con la intervención de todos los grupos y la votación final. En su discurso, Oltra apeló a la necesidad de mantener la lealtad entre los socios de Gobierno y lanzó un reproche encubierto a la toma de decisiones unilaterales, como el anticipo electoral decidido por el 'president' para hacer coincidir autonómicas y generales el 28 de abril en contra de la opinión de Compromís. «La lealtad es decirse mirándose a los ojos lo que uno piensa, especialmente las decisiones importantes», lanzó la vicepresidenta en funciones. «No concebimos la política sin lealtad. Cerrar filas, cubrir las espaldas siempre, buscar el sí hasta la extenuación y discutir el no. Lealtad es encontrar un silencio con los dientes apretados, pero echar una mano cuando hace falta», añadió.

Ximo Puig abogó por encontrar el "camino de complicidad" en lo que fue una nueva teatralidad de buena sintonía en una relación política y personal que se ha ido forjando con acuerdos y construcción de un proyecto conjunto, pero también con importantes diferencias y crisis internas que ya pesan en la mochila del Botànic cuatro años después del cambio político de 2015.

Tras ser reelegido, el barón socialista se mostró dispuesto a asumir el "desafío con toda la dignidad que requiere la posición" y aseguró que trabajará por "una sociedad más igualitaria, más inclusiva y más capaz de atender a todas las personas". "No hay mayor honor para un valenciano que ser el Presidente de los valencianos y del pueblo valenciano", dijo.

Competencia en la oposición

La primera jornada parlamentaria también sirvió para anticipar cuál puede ser el comportamiento de la oposición en las Cortes Valencianas y su relación con el Ejecutivo de izquierdas. Si en la anterior legislatura, Ciudadanos mantuvo una actitud abierta a la colaboración con todas las fuerzas del arco parlamentario hasta la salida sucesiva de sus portavoces Carolina Punset y Alexis Marí, que han dejado el partido, el nuevo líder de la formación en la autonomía, Toni Cantó, mostró un perfil mucho más agresivo, en línea con lo que fue su campaña electoral. Cantó no dudó en introducir en el debate elementos ajenos a la vida política valenciana como alusiones a posibles pactos del PSOE con Bildu, el 'procés' soberanista catalán, que usó para equiparar a Compromís con el nacionalismo excluyente. También tuvo espacio para Isabel Bonig y el Partido Popular, a los que reprochó su trayectoria pasada.

Tal fue la amplia nómina de dianas de las invectivas de Cantó, que el presidente de la Cámara, Enric Morera, tuvo que llamarle la atención y recordarle que no tenía permitido aludir a parlamentarios presentes sin derecho a turno de palabra, pues no podían defenderse al tratarse de un pleno de investidura con Puig como único interpelado. "Yo debatiré con quien me dé la gana", respondió el síndico de Ciudadanos. Uno de los momentos más tensos fue cuando Cantó manifestó que "Miguel Hernández no hubiera podido publicar porque no hubiera tenido ni una sola ayuda por escribir en castellano" "en la Comunidad Valenciana, usando esa alusión para arremeter contra la política lingúística de la Generalitat. "A Miguel Hernández quienes no le dejaron publicar fueron algunos de sus socios", replicó Puig en clara referencia a Vox, con quien Ciudadanos está alcanzando acuerdos para repartirse instituciones. El poeta de Orihuela murió en una cárcel franquista en 1942.

Otros que estaban de estreno eran los parlamentarios de Vox. Su portavoz, Ana Vega, realizó una primera intervención de trazos muy gruesos en la que llamó "nacional-socialistas valencianistas" a Compromís, puso en cuestión la política contra la violencia de género, criticó el rescate del Aquarius con los inmigrantes naufragados o abogó porque el valenciano, lengua cooficial en la Comunidad Valenciana, no fuera asignatura obligatoria en la enseñanza. "Vox está aquí para combatir todo lo que representa el marxismo cultural y las ideologías que lo sustentan. Y, por supuesto, para desmontar este chiringuito autonómico que tanto dinero nos cuesta a los españoles y que tanto daño nos hace a todos. Señores socialistas, comunistas y nacional-socialistas valencianistas, para que lo tengan ustedes claro: Vox no es el Partido Popular", dijo Vega.

"Señora Vega, en su modelo de sociedad, yo no quepo. Pero en el mío, usted sí que cabe. Eso lo dijo Pedro Zerolo", le asestó Ximo Puig en su réplica.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios