No más de 22 años

Ingreso en un centro psiquiátrico para el dueño de un bar por matar a un cliente

La Audiencia de Castellón ha eximido de delito al autor de un asesinato a un cliente porque padece esquizofrenia, enfremedad que anulaba sus capacidades volitivas

Foto: Exterior de la Audiencia provincial de Castellón (Google Maps)
Exterior de la Audiencia provincial de Castellón (Google Maps)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La Audiencia de Castellón ha impuesto al gerente del bar de Benicàssim acusado de matar a un cliente una pena de internamiento en centro psiquiátrico penitenciario, al considerarle autor del delito pero contemplando la exención de responsabilidad criminal de alteración psíquica. El acusado padece esquizofrenia y, en el momento de los hechos, sufrió un ataque que lo llevó a asesinar a la víctima.

El magistrado ha dictado sentencia en concordancia con el veredicto del jurado que se pronunció el pasado 20 de mayo tras la celebración del juicio oral que, por unanimidad, le consideró responsable de la muerte de la víctima.

La sentencia, hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, absuelve al hombre, por concurrir la exención de responsabilidad criminal por su dolencia psíquica, del "delito consumado de asesinato del que es declarado autor", sin aplicación de ninguna pena privativa de libertad ni de derechos.

Le impone la medida de seguridad consistente en el internamiento en centro psiquiátrico por un periodo que no deberá exceder los 22 años y una medida de libertad vigilada por un tiempo de cinco años con posterioridad al cumplimiento de la medida de seguridad. También le condena a indemnizar a la familia del fallecido con 216.545 euros, según recoge la sentencia, y declara de oficio las costas.

Los hechos

El procesado era gerente de una cafetería en Benicàssim y estaba afectado de un trastorno bipolar y esquizofrenia que "anulaban su capacidad intelectiva y volitiva".

A las 7:45 horas del 8 de julio de 2017 el procesado atendió a la víctima, un cliente habitual del establecimiento, y mientras trabajaba y como consecuencia de su padecimiento "empezó a sufrir alucinaciones auditivas que le llevaron a la firme convicción de que tenía que acabar con la vida del hombre" que estaba sentado en la terraza del establecimiento de espaldas a la puerta del bar.

El acusado "colocó una barra de hierro y dos cuchillos grandes de cocina y esperó pacientemente a que por la calle no transitaran coches ni transeúntes".

Eso ocurrió a las 7:56 horas, cuando cogió la barra y se aproximó a la víctima -que ignoraba lo que iba a suceder- y le golpeó en la cabeza "fuertemente" en diez ocasiones que le provocaron lesiones graves -de riesgo vital- y un aturdimiento que le impidió huir.

Seguidamente, cogió uno de los cuchillos y le asestó una fuerte puñalada por el costado -también de riesgo vital- y cogió el segundo cuchillo con el que "le seccionó brutalmente su cuello de izquierda a derecha", lo que "provocó su muerte inmediata".

Según la sentencia, se trata de un delito de homicidio violento en el que concurre la alevosía en sus modalidades sorpresiva y de desvalimiento, que "cualifican la conducta homicida dando lugar al tipo penal de asesinato".

Y considera probado que concurre la circunstancia eximente de la responsabilidad criminal de enajenación mental, demostrada por el informe forense psiquiátrico que constata que en el momento de los hechos "el acusado estaba afectado de un trastorno bipolar y esquizofrenia sufriendo un brote psicótico con alucinaciones auditivas".

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios