Candidato de Ciudadanos a la Generalitat

Toni Cantó (Cs): "Voy a liderar un pacto a la andaluza y las condiciones las pondré yo"

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat cierra la puerta a acuerdos con el PSOE y reivindica el paso por la política como experiencia vital: "He aprendido a ser mejor actor"

Foto: Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos en Valencia. (Marga Ferrer)
Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos en Valencia. (Marga Ferrer)

El candidato de Ciudadanos a la Generalitat valenciana, Toni Cantó, ha aterrizado en Valencia procedente del Congreso de los Diputados con el encargo de Albert Rivera de mejorar los resultados autonómicos de 2015 e intentar propiciar una nueva mayoría política alternativa al Consell de PSPV-PSOE y Compromís con apoyo de Podemos. Con un estilo muy directo y un discurso de argumentario hipercrítico con el actual Pacte del Botànic, ha irrumpido en la batalla por las autonómicas del 28 de abril con una campaña repleta de golpes de efecto y 'performances'. Montó un barracón en la céntrica calle Colón de Valencia para prometer la supresión de las instalaciones escolares de este tipo que aún quedan en la autonomía y arrancó 'plantando' una polémica falla en la que bautizaba a los líderes de Compromís con nombres de insectos e identificaba al actual gobierno de izquierdas con una "plaga" con la que hay que acabar.

Su llegada ha coincidido con una amplia renovación de las listas de su partido en lo que es claramente un nuevo ciclo de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, aunque, por ahora, los sondeos no vaticinan un gran crecimiento con respecto a los resultados de hace cuatro años. Cantó, no obstante, se ve con opciones de liderar un cambio. Como su jefe en Madrid, rechaza cualquier acuerdo con los socialistas, apuesta por un acuerdo con el Partido Popular como el de Andalucía y esquiva las posibles condiciones que imponga Vox. Dice que no se considera de derechas y promete que se quedará en Valencia si no logra su objetivo de gobernar.

Toni Cantó, en una calle de Valencia, junto a la sede de Ciudadanos. (Marga Ferrer)
Toni Cantó, en una calle de Valencia, junto a la sede de Ciudadanos. (Marga Ferrer)

Cantó llega a la entrevista con pocas horas de sueño, con una exhausta jornada por delante y dopado de analgésicos tras haber sufrido una lesión rememorando el día anterior los tiempos en los que jugaba como amateur al rugby, deporte de contacto. Como la política que él practica.

PREGUNTA. ¿Cuánto de actor hay en el Cantó político?

RESPUESTA. ¿Cuánto de político hay en el actor Cantó? Yo me considero actor antes que nada. Esto es una mili temporal que estaría muy bien que hiciera todo el mundo para darse cuenta de cómo es la Administración y el mundo de la política. En política he aprendido muchísimas cosas, entre otras, a ser mejor actor. Es una dosis concentrada de vida en la que uno ve a veces situaciones difíciles, pero también la mejor cara de mucha gente. Eso ayuda a entender cómo es el ser humano y cómo es uno mismo.

Foto: Marga Ferrer.
Foto: Marga Ferrer.

P. Tiene un nivel de conocimiento muy alto en la encuestas, más incluso que, por ejemplo, la candidata del PP Isabel Bonig. Sin embargo, los mismo sondeos lo sitúan entre los candidatos peor valorados. ¿A qué lo atribuye?

R. Me encantaría para divertirme ver la valoración que hacen de mí los votantes de Compromís, que tiene que ser de menos algo. Pero a mí eso me estimula porque quiere decir que estoy en el buen camino.

En política he aprendido muchísimas cosas, entre otras, a ser mejor actor

P. Hablando de Compromís. Ha llamado mosca a Mónica Oltra, escarabajo al alcalde de Valencia, Joan Ribó, o 'borinot' al conseller de Educación Vicent Marzà ¿Para ser liberal ahora hay que insultar bien?

R. ¡Noooo! Hay que ser fallero y tener sentido del humor y saber que el mundo de las Fallas no es vestirse de fallera, es entender la retranca y el sentido del humor y la socarronería de las Fallas. Quien se lleve las manos a la cabeza por semejante cosa es que no conoce lo que son las Fallas de Valencia.

P. ¿No cree que a la política española le sobra crispacion y le falta solución?

R. Estoy haciendo una campaña que aporta soluciones y pone también un poquito de sentido del humor en determinadas cosas. La falla no crispaba en absoluto, he visto fallas absolutamente brutales.

P. Le preguntaba en general…

R. La campaña autonómica está siendo menos crispada que la nacional. Estoy centrado en que los valencianos conozcan por un lado mi denuncia de lo que está pasando que va en la línea de recordar que todavía estamos pagando el pecado de la corrupción del Partido Popular y de la mancha en nuestra imagen y la deuda que nos ha creado. Pero también estoy denunciando que el tripartito vino prometiendo mucho y no ha cumplido. Seguimos con niños en barracones, con las listas de espera creciendo, con gente que espera dos años a que le reconozcan el grado de dependencia y eso es absolutamente insoportable. No se puede engañar así a los valencianos.

Foto: Marga Ferrer.
Foto: Marga Ferrer.

P. Me llama la atención la referencia constante que hace al PP como un partido corrupto. Incluso ha tildado a la candidata Isabel Bonig de heredera de Francisco Camps. Y, sin embargo, afirma abiertamente que es su opción preferida para gobernar en la Comunidad Valenciana en el caso de que haya pactos. ¿No resulta un poco paradójico?

R. También lo digo de Ximo Puig, que es heredero de los ERE de Andalucía y de todos los pufos que nos estamos encontrando en Andalucía.

Yo no me siento a la derecha. Formo parte del único partido que está en contra de privilegios territoriales, y eso es progresismo

P¿Considera a Puig heredero de los ERE de Andalucía?

R. Porque es del PSOE. Y también productor en la Comunidad Valenciana, donde nos hemos despertado con un escándalo en la Diputación de Valencia que imita a la perfección al peor [Alfonso] Rus. Usa los mismos mecanismos para colocar a los suyos y para negar lo que le dice la Intervención y el secretario de la Diputación. Es algo que nosotros denunciamos en la Fiscalía. A mí Puig me recuerda mucho al peor [Mariano] Rajoy, blandito con los corruptos, porque el señor [Jorge Rodríguez] se ha ido porque ha querido y ha dimitido. Puig no le ha echado con todo lo que tenía encima ni al resto de los enchufados que tenía por allí. Me recuerda también al peor Rajoy en que para poder ser presidente no tuvo empacho en cederle algo tan importante como la educación al más talibán de Compromís. Y la tele pública, para que Compromís se montara allí su chiringuito.

P. Volviendo al tema de los pactos. Dígame si está de acuerdo con alguna de estas medidas: Derogación de la ley LGTBI, de la ley de Violencia de Género, supresión de las autonomías, derecho a tener armas en casa para autodefensa, dejar a la Acadèmia Valenciana de la Llengua sin presupuesto, derogación de la Ley de Memoria Histórica…

R. Si usted me dice ahora el programa de Podemos pues tampoco estaré de acuerdo con ninguna de las medidas que llevan en su programa.

"Estamos abriendo el espacio de centro y dando cabida a esa gente del PSOE o que sale del PP porque está harta de un PP tan conservador"

P. Es el programa de Vox. Usted defiende un pacto a la andaluza. Para ello necesitará los votos de Vox y le pondrán su programa encima de la mesa…

R. Pero yo no he pactado nunca con Vox. Un pacto a la andaluza es un pacto con el Partido Popular con 25 medidas que no se han tocado. El PP negoció luego con Vox el apoyo. Nosotros no negociamos con ellos. Las 25 medidas son transparentes, con luz y taquígrafos y no incluyen nada de lo que usted ha nombrado. A la andaluza significa llegar a un pacto con el Partido Popular, que también tiene muchos problemas de corrupción, como el PSOE, por eso tenemos que firmar con luz y taquígrafos medidas de regeneración democrática, de cerrar chiringuitos, de quitar enchufados, lo mismo que tendremos que hacer aquí al día siguiente de ganar las elecciones. Aquí espero liderarlo yo y no la señora Bonig.

P. Pero si le ponen las condiciones encima de la mesa…

R. Las pondré yo [las condiciones]. Yo voy a liderar el pacto a la andaluza.

P. ¿Y, si no, no habrá pacto?

R. Pondré encima de la mesa medidas de regeneración democrática para que no se repitan la historia de la corrupción en la Comunidad Valenciana, pondré encima de la mesa sacar a los niños de los barracones, acabar con las listas de espera en sanidad, escuelas gratuitas de cero a tres años, bajar los impuesto como el IRPF del tramo autonómico, acabar con el impuesto de Sucesiones y Donaciones y bajar el de Patrimonio. Y, sobre todo, devolver a los padres valencianos la libertad de elegir en qué lengua se educan sus hijos. Quien quiera gobernar conmigo tendrá que apoyar esas medidas. Quien quiera hacerlo será apoyando esas medidas. Quien quiera hacerlo será bienvenido.

Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos en Valencia. (Marga Ferrer)
Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos en Valencia. (Marga Ferrer)

P. Habla mucho de política lingüística y de defensa a ultranza del castellano…

R. …No, no. Yo no hablo de defensa a ultranza del castellano. Hablo de defensa de la libertad. El tripartito es el que ha creado una red de escuelas en las que no se estudia ni una sola hora de castellano a la semana.

P. …Pero lo que dicen todos los estudios académicos es que la lengua debilitada o minorizada en la Comunidad Valenciana es el valenciano. Dígame cinco medidas para proteger la lengua autóctona que, como sabe, es cooficial y está protegida por la Constitución y el Estatuto.

R. Pues por ejemplo que exista la opción de que los valencianos que quieran libremente puedan elegirla como lengua vehicular, cosa que ahora tampoco se cumple en algunas ocasiones. Garantizaré que así sea, tanto con el valenciano como con el castellano. Que exista una televisión pública que la use mayoritariamente [la lengua], pero que sea también neutral políticamente, algo que ahora no sucede. Que se cuide al entorno que crea contenidos audiovisuales en la Comunidad Valenciana. Ahora no sucede, de lunes a viernes el 70% de la producción [de la television] se hace fuera. Que se de la oportunidad a los mejores cirujanos del mundo y de España para que cuando vengan aquí a trabajar con nosotros la aprendan, y eso ahora no se hace, se les impone para que no puedan venir.

"Seguimos con niños en barracones, con las listas de espera creciendo y con gente que espera dos años a que le reconozcan el grado de dependencia"

P. Pero eso no es cierto. No hay requisito lingüístico en la sanidad.

R. En la baremación a un cirujano para optar a una plaza en la sanidad pública el valenciano está por encima en puntos de un sobresaliente en la carrera. He salido a la calle y he preguntado a los valencianos si prefieren a un señor que tenga el nivel de valenciano que se exige en esa baremación o que maneje el bisturí como es debido y todos me dicen que les parece más importante el uso del bisturí que el valenciano. Quiero una administración que legisle de acuerdo a lo que quiere la gente, no de acuerdo a un modelo lingüístico que empezó con el Partido Popular y que a mí me parece absurdo. Es más inteligente para que la gente lo hable seducir al personal y atraerlo que imponer. La política de imposición, en Cataluña en Baleares o aquí, no funciona y terminan generando rechazo.

Toni Cantó, en una calle de Valencia. (Marga Ferrer)
Toni Cantó, en una calle de Valencia. (Marga Ferrer)

P. Usted plantea eliminar completamente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En la Comunidad Valenciana tiene reducciones y bonificaciones de hasta 100.000 euros para rentas inferiores a 600.000 euros y no afecta tampoco al 95% del valor de la vivienda habitual del fallecido. ¿Tiene estudiado a quién beneficia realmente su propuesta?

R. Es que me da igual a quién beneficie. Hay uno de cada diez españoles que tiene que renunciar a su herencia por no poder pagar. Hay un montón de gente en Valencia que tiene que pagar un Impuesto de Sucesiones y Donaciones que me parece que es injusto. Lo que me molesta es conceptualmente un impuesto que se vuelve a pagar cuando ya se había pagado. Me molesta cuando desde la Administración se nos quita el dinero de esa forma, francamente. Sobre todo cuando, además, los servicios que nos dan siguen siendo malos o peores. Me molesta conceptualmente el impuesto. No lo quiero. Y quiero que eso suceda en toda España, porque al final quienes realmente tienen dinero y se lo pueden permitir cambian de comunidad autónoma, de residencia y lo eluden, pero el valenciano medio no puede hacerlo.

"Estoy feliz en Valencia, si los valencianos no me colocan donde yo quiero, trabajaré en la oposición para ganarme la próxima vez esa confianza"

P. Cuando nació, Ciudadanos parecía un partido capaz de consolidar un espacio de centro y de hacer de árbitro entre PSOE y PP. ¿Cree que Albert Rivera se ha equivocado al poner un cordón sanitario sobre Pedro Sánchez?

R. No. Creo que Rivera ha hecho muy bien. Yo formé parte de esa decisión, porque fue una decisión de la ejecutiva, decir que no pactaremos. Es una cuestión de emergencia nacional, también aquí con Puig, sacar al PSOE, del que por cierto ya están huyendo gente como Soraya Rodríguez, como Celestino Corbacho, como Vázquez, que hace actos con nosotros en Baleares o gente com Mezquida que también hace actos con nosotros en Palma. Hay una parte importante del PSOE que está harto de ver cómo se podemiza en lo económico y cede todo a los nacionalistas. Lo que creo es que estamos abriendo el espacio de centro y dando cabida a esa gente o a otra gente que sale del PP porque está harta de un PP tan conservador y está más en lo liberal. Un ejemplo es Bauzá, que lo hace después de escribir una carta durísima en la que critica al PP y podría haberla escrito perfectamente aquí en Valencia por sus políticas lingüísticas.

Toni Cantó es candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos. (Marga Ferrer)
Toni Cantó es candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos. (Marga Ferrer)

P. Pero evitar un pacto del PSOE con los independentistas es tan fácil como ofrecer un pacto al PSOE para que eso no ocurra.

R. El Partido Socialista ha elegido hace ya mucho tiempo con quién quiere pactar. Quiere pactar con los nacionalistas y los secesionistas a los que quiere indultar y aquí quiere reeditar el Pacto del Botànic, lo ha dicho el señor Puig por activa y por pasiva. Lo hará con una Mónica Oltra que esta vez no dirá que quiere rescatar personas, esta vez va a por la pasta, va a por Hacienda.

P. ¿Hay una lucha por la hegemonía de la derecha?

R. Es que yo no me considero de derechas. Ignoro qué es lo que le pasa al PP y a Vox. El PP ocupando su tiempo en cosas que están cada vez más a la derecha, preocupado por cómo le pueden morder por ese flanco. Pero yo no me siento a la derecha, la verdad. Me siento formando parte de un partido progresista que defiende, entre otras cosas, algo de lo que el Partido Socialista y el PP, por supuesto, han renegado ya, que es defender la igualdad. Defiendo que cada español tenga los mismo derechos idependientemente de donde viva. Nuestro partido nace harto de que el PSOE y el PP sigan cediendo el nacionalismo y construyendo España con quienes quieren destrozarla. Formo parte del único partido que está en contra de privilegios territoriales, y eso es progresismo.

P. ¿Si no consigue el objetivo de liderar ese posible gobierno de cambio, de formar parte de ese gobierno de cambio o de propiciar el cambio en la Generalitat Valenciana, estará cuatro años en la oposición?

R. Estoy ya viviendo en Valencia y estoy feliz de vivir en Valencia. Y si los valencianos no me colocan donde yo quiero, que es liderar un cambio en la Comunidad Valenciana de una vez, trabajaré en la oposición para ganarme la próxima vez esa confianza.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios