Adolfo Utor: "Estamos en competencia salvaje"

Guerra comercial "salvaje" entre Baleària y Trasmediterránea: caída de beneficio del 37%

La naviera de Adolfo Utor crece en pasajeros y trasporte de mercancías pero sufre en su resultado por los costes de entrada en Canarias frente a Armas y el aumento del precio del combustible

Foto: Uno de los buques de Baleària.
Uno de los buques de Baleària.

La operación de absorción de Trasmediterránea por parte de Naviera Armas y el nuevo reparto del mercado de transporte marítimo pasajeros y mercancías en ferry ha derivado en una guerra comercial y tarifaria sin cuartel que ya está impactando en los resultados de los operadores. El presidente ejecutivo y máximo accionista de Baleària, Adolfo Utor, desveló este miércoles que el entorno de "competencia salvaje" contribuyó de forma determinante a un recorte del 37% del beneficio neto de la compañía el año pasado. La naviera con base en Dénia creció en volúmenes en todos sus segmentos de negocio, pasajeros (11%), vehículos (17%) y carga (3,5%) hasta presentar una cifra de negocio de 381 millones de euros, un 5%. Sin embargo, estos mejores indicadores no tuvieron correlación en la cuenta de resultados. El beneficio neto se situó en 27,4 millones frente a los 43 millones del ejercicio anterior y el Ebitda, de 70,3 millones, sufrió un recorte del 14%.

Utor no tuvo problemas en admitir que la batalla comercial está detrás de los peores números finales, pese al crecimiento general de su empresa en todas las rutas. Explicó que la entrada en Canarias de la alianza con Fred Olsen, una de las condiciones impuestas por la CNMC para dar luz verde al acuerdo entre el Grupo Naviera Armas y Acciona para hacerse con la naviera de los Entrecanales, está implicando pérdidas de dos dígitos que se suman a la batalla de precios. "Es un entorno mucho más agresivo. Hay nuevos tráficos y una guerra comercial, evidentemente es a las cuentas de resultados a las que pasa factura", manifestó en la presentación de la memoria anual de la empresa en el Puerto de Dénia. También atribuyó las menores ganancias al incremento del precio del combustible.

El presidente y máximo accionista de Baleària, Adolfo Utor.
El presidente y máximo accionista de Baleària, Adolfo Utor.

El empresario señaló, no obstante, que el escenario económico era el esperado y presupuestado. Se mostró confiado en que a medio plazo, la entrada en Canarias consolie el pasaje y lo que ahora son números rojos se convierta en beneficios. En el resto de rutas en las que opera en España y el Norte de África, Baleària sigue creciendo. Los trayectos en el Estrecho de Gibraltar aportan ya el 52% de los pasajeros (2,27 millones) con crecimientos del 20%, mientras que las rutas entre Baleares y con la Península concentran el 79% de toda la carga que mueven los ferris de Baleària. Las líneas internacionales (las que unen Valencia, Almería, Málaga o Algeciras con Argelia y las de las Bahamas) experimentaron un crecimiento de ventas del 16% y aportan el 22% del negocio, 84,8 millones.

“Estamos en un momento expansivo, consolidando también las nuevas rutas en el mar de Alborán y Canarias”, comentó Utor, en referencia a las líneas creadas en 2018 gracias a las alianzas estratégicas con las compañías navieras Marítima Peregar y Fred Olsen. Express, que “fortalecen la posición estratégica de Baleària en el mercado, con una oferta más integral y solvente”.

La empresa mantiene su apuesta por la renovación de la flota con barcos propulsados con gas natural licuado. La inversión total prevista en nuevos buques, armados en el astillero Armon de Gijón, y remotorizaciones es de 362 millones, una cuantía que se financia vía endeudamiento bancario que cuyos costes financieros también impactan en el resultado final. “El gas natural es una energía más limpia que en Baleària va de la mano de la digitalización. Son dos ejes estratégicos que confluyen perfectamente en nuestros 'smart ships'. A finales de 2020, Baleària dispondrá de nueve buques inteligentes propulsados a gas, de los cuales tres son nuevas construcciones y seis corresponden a remotorizaciones de barcos de la flota (subvencionadas en parte por la UE). Así, el Hypatia de Alejandría, terminado en 2018, y el Nápoles, cuyo cambio de motores empezó ese mismo año, han materializado el uso de gas natural en Baleària. “Somos pioneros en el Mediterráneo y en Canarias en el uso de esta energía menos contaminante, pero también a nivel internacional, gracias a la construcción del primer fast ferry del mundo que navegará con motores a GNL”, remarcó el empresario en referencia al buque Eleanor Roosevelt. En Gijón se construye actualmente el Marie Curie.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios