en la prisión valenciana de picassent

La madre de los niños de Godella sufre una crisis en prisión y pasa a una celda individual

La mujer acusada por el crimen de los dos menores en Godella (Valencia) sufrió una crisis nerviosa y seguirá siendo vigilada por dos presas de apoyo en una celda individual

Foto: María Gombau, cuando fue detenida en 2011 en una concentración de 'indignados' en Valencia. (EFE)
María Gombau, cuando fue detenida en 2011 en una concentración de 'indignados' en Valencia. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La madre que presuntamente asesinó a sus dos hijos el pasado jueves en Godella (Valencia), María Gombau, ha sufrido una crisis nerviosa en la prisión valenciana de Picassent; por lo que ha sido trasladada a una celda individual con un cristal desde donde es vigilada por otras dos reclusas de apoyo.

Fuentes penitenciarias han indicado a Efe que el incidente se produjo el martes en torno a las 14:00 horas cuando la interna, después de comer, se dirigía a la celda del módulo de enfermería junto con otros dos reclusas que el centro ha designado como presas de apoyo.

En ese momento, la reclusa comenzó a decir que tenía miedo de hacer daño a las dos internas y salió corriendo hacia el patio en actitud nerviosa y agresiva. Finalmente, unas funcionarias consiguieron reducir a la interna, que fue conducida a una celda individual.

En declaraciones a Efe, el presidente autonómico del área de prisiones del CSIF y responsable de este sindicato en Picassent, Jorge Vilas, ha explicado que la interna comenzó a decir que quería ver a los niños, mientras las otras dos reclusas que le acompañan le contestaron que no podía ser, pero ella se negaba a ir a la celda.

Vilas ha detallado que en ese momento acudieron los funcionarios, que trataron de convencerla de que debía ir a su celda, si bien ella huyó corriendo al patio y, una vez allí, mostró una actitud agresiva con intentos de patadas y mordiscos hacia los funcionarios.

Los funcionarios avisaron al médico, según Vilas, que ha indicado que hasta ese momento ni ella ni el padre de los niños, que también está interno en la misma cárcel, habían presentado un comportamiento fuera de lo normal ni han nombrado a los niños. En el caso del padre, se muestra preocupado por el desarrollo de la vida en el módulo penitenciario.

Bajo vigilancia y en el protocolo antisuicidio

La madre, ha señalado a Efe Vilas, recibe la medicación que se le ha pautado fuera del hospital, si bien advierte de que el problema en este caso son los brotes que pueda sufrir.

Vilas ha aprovechado para denunciar la falta de personal especializado en la vigilancia de los pacientes: "No existe un psiquiatra de plantilla y hay escasez de auxiliares de enfermería, que son los encargados del reparto de la medicación".

Fuentes de la investigación que la mujer sufre desequilibrio mental y tenía alucinaciones, y el día del fallecimiento de los niños tuvo un brote psicótico.

Tras la orden de ingreso en prisión el domingo, la dirección de la cárcel de Picassent acordó que la mujer fuera recluida en su módulo de enfermería, donde se ubican los servicios sanitarios del centro y, en plantas superiores, las celdas. Además, el centro decidió que Gombau fuera incluida en el protocolo antisuicidios, por lo que cuenta con vigilancia adicional de dos presas.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios