contrata a exasesores de rajoy para pulir discurso

Tú con Pedro, yo con Pablo: Isabel Bonig (PP) se agarra a las generales para ganar Valencia

La presidenta del PP valenciano cree que el adelanto electoral beneficia sus expectativas electorales para la Generalitat. Ha contratado a exasesores de Rajoy para pulir su imagen y discurso

Foto: Pablo Casado, con Isabel Bonig, en una visita a las Fallas de Valencia este pasado martes. (EFE)
Pablo Casado, con Isabel Bonig, en una visita a las Fallas de Valencia este pasado martes. (EFE)

El pasado 4 de marzo, apenas unos minutos después de conocerse que el 'president' valenciano Ximo Puig había convocado a su Consell para comunicarle la decisión de adelantar las elecciones autonómicas al 28 de abril, una sonrisa se dibujó en el rostro de su principal opositora en las Cortes Valencianas. Isabel Bonig, la lideresa regional de los populares, pasó en un instante de imaginarse tratando de competir con Ciudadanos y Vox por la hegemonía de la derecha en territorio hostil, a sabiendas de que esos comicios iban a ser seguramente su primera y única oportunidad de asaltar la Generalitat, a sumar a su casillero los mismos beneficios que el barón socialista espera obtener de mover el calendario un mes para subirse al carro de las generales.

La candidata popular aspira a un pacto a la andaluza con Ciudadanos y Vox: "Se negociará y si se llega a un acuerdo no hay ningún problema"

Bonig está convencida de que, del mismo modo que el PSPV-PSOE confía en que el anticipo con Pedro Sánchez le permitirá concentrar votos de izquierda y centro-izquierda a costa de Compromís, Podemos o, incluso, Ciudadanos, el Partido Popular logrará mejorar el resultado que los sondeos auguraban para sus siglas en la Comunidad Valenciana hasta hace pocos meses. Las razones son diversas, como la mayor movilización del votante conservador en generales que refleja la serie histórica o que el debate de Cataluña y terrritorial prevalecerá sobre otros discursos autonómicos al fundirse las dos urnas y las dos campañas. La lideresa popular aspira abiertamente a ser primera fuerza en el bloque de la derecha y liderar un acuerdo a la andaluza con Ciudadanos y Vox para desbancar al Gobierno del Botánico y liquidar el experimento de izquierdas nacido de las elecciones de 2015. "Se dialogaría, se negociaría, se pactarían unas políticas concretas y, si se llega a un acuerdo, pues no hay ningún problema", afirmó recientemente en declaraciones realizadas en 'Los Desayunos de TVE' sobre un posible pacto con la formación de extrema derecha de Santiago Abascal.

Ximo Puig e Isabel Bonig. (EFE)
Ximo Puig e Isabel Bonig. (EFE)

La presidenta regional del PPCV no ha disfrutado hasta ahora de elevadas valoraciones por parte de los electores. Alejada del mundo empresarial, con el que ha tenido confictos, con un partido dividido y atomizado, el adelanto electoral no solo representa para la dirigente política de Vall d'Uixó una oportunidad de reforzar sus apoyos frente a sus competidores, sino también la posibilidad de repartir culpas en el caso de que las derechas no sumen ni en España ni en la Comunidad Valenciana, lo que le abriría incluso la puerta a una segunda ventana en 2023, algo que hasta ahora parecía imposible. ¿Quién será más responsable en caso de fracaso, ella o Pablo Casado?

Bonig ha contratado a una agencia fundada por exasesores de Rajoy, que le han recomendado moderar su discurso e imagen en contraste con Vox

Quizás conscientes ambos de que se juegan su futuro el 28-A, el líder nacional del PP y la presidenta regional parecen haber aparcado sus diferencias congresuales para unir esfuerzos. Bonig mantuvo en público una apariencia de neutralidad en las primarias populares mientras su equipo de confianza trabajaba en favor de Soraya Sáenz de Santamaría, ahora flamante fichaje de Cuatrecasas. El inquilino de la séptima planta de Génova ha pasado factura en las listas al Congreso, encabezadas por personas de su confianza (como Belén Hoyo por Valencia) o que hicieron campaña por él, pero a su vez se prodiga en visitas a la Comunidad Valenciana, como los dos días que se ha dejado caer en poco más de una semana por Valencia para fotografiarse en las fiestas falleras.

En ese escenario más optimista que se ha abierto a su paso, la conocida como la 'Thatcher valenciana', por la admiración que siente por la histórica líder 'tory' del Reino Unido y su discurso de derechas sin complejos, ha comenzado a trabajar una mejora de su imagen y de su discurso para presentarse como presidenciable. Para ello ha confiado gran parte de su estrategia a antiguos asesores de Mariano Rajoy, ahora agrupados bajo el paraguas de la agencia Public. Andrés Medina (exasesor en Moncloa), Abelardo Bethencourt, que fue jefe de gabinete de Jorge Moragas, a su vez director de gabinete del expresidente del Gobierno, y Pablo Alzugaray (CEO y fundador de la agencia Shackleton), están detrás de las últimas iniciativas en marketing político de Bonig, como las cajas de bombones que repartió en Navidad en las Cortes Valencianas para fundirse en un abrazo con su adversario Ximo Puig, el teléfono en el que cada mañana la dirigente conservadora responde llamadas de ciudadanos o los vídeos como el que abunda en la petición de un debate cara a cara con el barón socialista, tratando de erigirse como única alternativa de la derecha.

Primeros sondeos a favor

Paradójicamente, mientras Casado escora su discurso tratando de cerrar la sangría de votos hacia Vox, Bonig lleva varias semanas moderando el suyo y tratando de mostrar una imagen más amable y cercana que la que hasta ahora le acompañaba. Aconsejada por sus asesores, la candidata popular está tratando de desprenderse del estilo bronco y agresivo que ha caracterizado su labor de oposición los últimos cuatro años para trasladar un perfil más moderado, una estrategia que también está marcando la precampaña de María José Catalá, el cartel del PP para las municipales en la ciudad de Valencia.

Por ahora, aún son escasos los vaticinos demoscópicos que auguran un vuelvo político. Desde el anuncio de adelanto electoral de Ximo Puig, solamente NC Report ha elaborado una estimación de voto en autonómicas en la Comunidad Valenciana. Y el resultado es bueno para Bonig, que sería la más votada del bloque de la derecha y podría formar gobierno con el Ciudadanos de Toni Cantó y Vox. Un escenario por el que muy pocos en las filas del PP valenciano apostaban hace algunos meses y con el que han comenzado a soñar.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios