quitará leyes de violencia de género y lgtbi

Vox quiere dar un cheque en Valencia a las familias con hijos en colegios privados

El líder provincial José María Llanos dice que su partido busca ganar en Valencia o Alicante y la Generalitat, y que eliminará la Ley de Violencia de Género, la LGTBI y la TV autonómica

Foto: José María Llanos, presidente provincial de Vox en Valencia.
José María Llanos, presidente provincial de Vox en Valencia.

El presidente de Vox en la provincia de Valencia y posible aspirante de la formación derechista a la presidencia de la Generalitat valenciana, José María Llanos, aseguró este miércoles que si tienen posibilidad de gobernar o condicionar la política educativa en la Comunidad Valenciana, su formación impulsará la sustitución del actual modelo de distribución de fondos entre centros de enseñanza por un cheque escolar entregado directamente a las familias. En un desayuno con medios de comunicación en el que ha relatado las líneas basica del proyecto de su partido para la autonomía y la situación interna por la que atraviesa, Llanos, hombre de la confianza de Santiago Abascal, abogó por un giro radical en la forma de entender la financiación de la enseñanza en el que "los padres serán los que podrán tener en su mano el dinero que se está malgastando por los que dominan la enseñanza pública".

Según explicó, el cheque escolar sería lineal, sin diferenciar por el nivel de renta, y se entregaría a todas las familias, uno por cada hijo, además de las bonificaciones fiscales por descendencia. "Lo mismo que estamos aportando a la Administración tendría que aportarse a las familias. Ellos elegirían si quieren llevar a sus hijos a la enseñanza pública, que tiene que ser de calidad y tiene que existir, y valdría también para la enseñanza concertada y para la privada", apuntó. Su propuesta se inspira en realidad en el planteamiento de algunas patronales como la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval), que agrupa a escuelas tanto concertadas como privadas, y que defiende que las familias que llevan a sus hijos a centros privados también pagan impuestos y no se benefician de la red pública, por lo que la Administración debería ayudarlas económicamente.

Eliminar la ley LGTBI, la TV autonómica, el Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y la Ley de la Infancia, entre los objetivos de Vox Valencia

Llanos lleva esta idea más allá, al plantear que el cheque se entregue por igual a todas las familias, para que elijan el centro, sea el que sea. Preguntado sobre con qué recursos y cómo financiaría la red pública si muchas familias optasen por destinar el cheque a pagar parte del coste de colegios privados, el dirigente de Vox dio a entender que habría que asumir una disminución de la estructura pública. "No soy experto en educación ni en impuestos, pero está claro que las familias son las que mejor saben administrar sus dineros. Desde los años setenta, con el posmaterialismo y el Estado del bienestar que proponían politólogos como [Ronald] Inglehart, está claro que hay que mantener unos mínimos para aquellos que no tienen acceso o [tienen un] acceso precario a los servicios: sanidad, educación, justicia. Esos mínimos se habrán de mantener. Pero una cosa es mantener esos mínimos, y que todos tengamos que contribuir vía impuestos, y otra cosa es que la carga de la enseñanza sea tan alta y además se controle dónde puedo llevar a mis hijos y qué enseñanza se les tiene que dar", dijo.

Santiago Abascal, líder de Vox, habla durante un encuentro con simpatizantes en Valencia. (Reuters)
Santiago Abascal, líder de Vox, habla durante un encuentro con simpatizantes en Valencia. (Reuters)

"¿Es que no todos somos buenos españoles, es que no puede haber una buena educación y además de calidad que no tenga que ser necesariamente pública? Nosotros no somos Podemos, no queremos un gran Estado. Cuanto menos Estado, más libertad para los ciudadanos", insistió.

"Pero esto supondría inevitablemente el despido de una parte importante del profesorado que se ha reforzado en los últimos años en la educación pública. ¿Estaría dispuesto Vox a asumir el coste de echar a la calle a personas de la función pública?", preguntó un periodista en la rueda de prensa sobre el crecimiento de docentes de la red pública implantado en la última legislatura por la Generalitat.

"Somos el país que más funcionarios tiene con diferencia. Hay muchos mecanismos para reasignar los trabajos. Hay clases que están hacinadas y hay niños todavía en barracones. Hay muchos mecanismos para que sea mucho más rentable y los recursos se reorienten de una forma equilibrada", contestó Llanos, que añadió que algunos profesores podrían reubicarse en centros concertados o privados, en un cambio de modelo que hizo extensivo a la universidad. "Probablemente, gran parte de ese profesorado podría tener espacios en la enseñanza privada, en la enseñanza concertada o en la pública si fuera de calidad. Serán las familias las que tengan que elegir".

El modelo de privatización de servicios públicos por el que aboga lo hizo extensible también a la sanidad. Según dijo, su partido defiende una prestación sanitaria universal, aunque con una "externalización de la infraestructura", y defendió el retorno al llamado modelo Alzira de concesiones de hospitales que el Gobierno de Ximo Puig y Mónica Oltra está tratando de desmontar. Sobre la recuperación de la sanidad universal que el Consell de PSOE y Compromís rescató para no dejar fuera a los inmigrantes sin papeles, Llanos dijo que no la eliminaría, pero se refirió a los "privilegios", que no fue capaz de concretar, de los que a su juicio disfrutan ciudadanos sin DNI español.

"En Vox, estamos por ayudar a todas las personas, faltaría más. Otra cosa es que haya unos privilegios, unas prioridades o unas atenciones especiales respecto de los nacionales y respecto de los que están pagando su sanidad, que está ocurriendo".

—¿Qué privilegios?

—Yo no soy médico. Tenemos una sectorial de sanidad y le puedo hablar en términos generales cosas que me cuentan. Y lo que me cuentan los expertos en la materia es que a veces los recursos llegan de forma prioritaria a los que vienen de fuera respecto de los que están dentro. Más no le puedo concretar en estos momentos.

La sustitución del Pacto Valenciano contra la Violencia de Género por una ley de violencia intrafamiliar, lo que denominó "ley de desmemoria histórica de la educación", "que se deje de adoctrinar en los colegios", y la derogación de la "aberrante Ley de Infancia y la Adolescencia, que lo que hace es manipular a nuestros hijos desde la más tierna infancia", también forman parte del proyecto político de Vox en la Comunidad Valenciana. Llanos, que dijo que su intención es que su partido gane las elecciones y supere al Partido Popular y Ciudadanos para poder liderar el cambio, aseguró que defenderá al mismo tiempo la eliminación de la televisión autonómica A Punt, la creación de una Conselleria de Familia o políticas de ayuda a la natalidad y la vigencia de las diputaciones provinciales frente las estructuras autonómicas, que abogó abiertamente por eliminar mediante una reforma de la Constitución española.

Un partido ultra es el que quiere dominar las conciencias, el que quiere dominar la educación, la sanidad, el que quiere dominar nuestros bolsillos

Preguntado sobre si se siente identificado con la etiqueta de ultraderechista, Llanos dijo que no. "Somos 100% contitucional. Otros van contra la Constitución pero no por los mecanismos legales. Un partido ultra es el que quiere dominar las conciencias, el que quiere dominar la educación, la sanidad, el que quiere dominar nuestros bolsillos, el que quiere politicos mesiánicos. Ultras pueden ser Podemos y Compromís, pero Vox no lo será nunca. Y yo desde luego no lo seré nunca. Un jurista no debe ser extremo en nada", dijo este profesor universitario de Derecho Romano que confirmó su intención de presentarse a los comicios, aunque no desveló si al Ayuntamiento de Valencia o a la Generalitat.

Sobre las opciones de su partido en la Comunidad Valenciana y el empuje que revelan las encuestas conocidas hasta ahora, manifestó que tiene buenas percepciones y que cree que el resultado será incluso mejor que el que pronostican los sondeos. "Muchos piensan, y yo lo pienso, que nuestro partido es la última esperanza para evitar la destrucción de la sociedad tal y como la hemos entendido durante siglos", afirmó de forma un tanto categórica.

El ascenso de las expectativa de Vox en el conjunto de España se reproduce también en la Comunidad Valenciana y está elevando la presión en la llegada de afiliados y en la conformación de candidaturas. La dirección nacional que dirige Santiago Abascal ha convocado una asamblea general para el 23 de febrero en la que muchos interpretan que pondrá normas y límites para los procesos de primarias internas a través de una reforma de sus estatutos. Llanos no fue capaz de decir si finalmente habrá elecciones internas para la candidatura autonómica y las capitales de provincia, pero lanzó una advertencia sobre los "arribistas que quieren hacer daño al partido". "Sí me inquietaría que alguno viniese a defender sus intereses personales o a apropiarse de la marca", afirmó cuando fue preguntado sobre el deseo de concurrir a las primarias al Ayuntamiento de Valencia del dirigente histórico de los movimientos valencianos de agitación anticatalanista, Juan García Sentandreu, con quien Llanos está abiertamente enfrentado.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios