agresión sexual con trato vejatorio

La jueza instruye el caso de La Manada de Callosa como violación y con penas máximas

La instructora de la Vila Joiosa califica la agresión sexual contra una joven por cuatro hombres con agravantes de trato vejatorio y abuso de superioridad con el vídeo como prueba

Foto: Callosa (Alicante) se concentró para rechazar la violación múltiple de una joven en Nochevieja.
Callosa (Alicante) se concentró para rechazar la violación múltiple de una joven en Nochevieja.

La Manada de Callosa d'en Sarrià que la pasada Nochevieja fue descubierta por la Guardia Civil violando grupalmente a una joven no tendrá la misma suerte que la llamada Manada de los Sanfermines de Pamplona. Así será si la instrucción y el juicio posterior sostienen la primera calificación efectuada por la magistrada que lleva la causa en un juzgado de la Vila Joiosa (Villajoyosa) y que ha decretado prisión comunicada sin fianza para los cuatro españoles de origen ecuatoriano de edades comprendidas entre los 19 y los 24 años. La jueza ha iniciado las diligencias por delitos de agresión sexual agravados con abuso de superioridad (por ser un grupo de cuatro personas sometiendo a una sola) y trato vejatorio, según señalan fuentes jurídicas. Los agravantes elevan la tipificación penal al máximo, de ahí que puedan ser condenados a 15 años de cárcel, tal como ha anunciado el abogado de la víctima.

La jueza instruye el caso de La Manada de Callosa como violación y con penas máximas

El tipo penal es distinto al que se aplicó en la sentencia de la llamada Manada de Pamplona, tanto en primera instancia como después por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Por aquella vejación grupal en 2016, los procesados fueron condenados por abuso sexual y no por agresión, por ello, la pena de cárcel que se falló fue de nueve años. Los cinco condenados siguen en libertad provisional a la espera de que se resuelvan sus recursos, porque la Audiencia Provincial considera que no existe riesgo de fuga.

Más de 300 personas se concentraron el lunes en Callosa para expresar su repulsa. (EFE)
Más de 300 personas se concentraron el lunes en Callosa para expresar su repulsa. (EFE)

La condena por abuso y no por agresión desató una ola de indignación en muchos colectivos sociales, especialmente entre las mujeres, que se tradujo incluso en la convocatoria de manifestaciones por toda España reclamando más dureza en la decisión judicial. La situación en aquellos Sanfermines no fue muy distinta a la de la Nochevieja en Callosa. En aquella ocasión, la víctima en estado de ebriedad fue llevada por sus agresores hasta un portal, donde fue vejada sexualmente y penetrada anal y vaginalmente. En la ciudad alicantina, la joven violada también pasó parte de la noche con sus agresores hasta que terminaron en el sótano de la casa de uno de ellos.

Según el relato de la Guardia Civil de Alicante, tras la llamada de una vecina de la localidad de Callosa d’En Sarrià, agentes de este cuerpo y de la Policía Local se desplazaron a la vivienda. "Al llegar, los agentes comprobaron que en el lugar se encuentraba una mujer, en estado ebrio y posiblemente bajo los efectos de alguna droga, pues no era capaz de saber dónde se encontraba o dónde vivía, ni tampoco recordaba lo que había sucedido durante las últimas horas. Varios testigos relatan cómo uno de los detenidos fue sorprendido subiéndose los pantalones, mientras que otro de ellos se encontraba recostado encima de la víctima, mientras abusaba de ella. Ante la gravedad de los hechos, la Guardia Civil procedió a la detención de tres de los implicados, que se encontraban todavía en el lugar de los hechos, como presuntos autores de un delito de abuso sexual". El cuarto, que ya no estaba en el inmueble, fue detenido posteriormente en la mañana del 1 de enero.

La jueza ha iniciado las diligencias por delitos de agresión sexual agravados con abuso de superioridad y trato vejatorio

Los cuatro investigados grabaron su agresión en vídeo. El archivo tiene una duración de cinco minutos y el abogado de la víctima, Francisco González, sostiene tras visionarlo que prueba claramente la ausencia de consentimiento de la joven. "Hablan entre ellos, se coordinan. La chica en todo momento dijo 'no, no, no'. Le tapaban la boca con alguna mano o bien con una tela. Es un vídeo repugnante, pero está claro lo que refleja", señala. "Todos son cooperadores necesarios. Todos colaboraron. Se les ve en el vídeo llevando a cabo la agresión sexual. No se nos van escapar y los vamos a acusar por agresión sexual", afirma. La jueza ya ha encargado un informe toxicológico para conocer el estado de salud de la víctima en el momento de la agresión.

Dos de los detenidos han señalado en sede judicial que bebieron y "no recuerdan nada" de lo ocurrido, y que, en cualquier caso, no mantuvieron relaciones sexuales con la víctima.

La Guardia Civil investiga además si este mismo grupo, conocido en la zona por sus bravuconerías y su estillo chulesco, cometió más violaciones. Tras hacerse púbica la de Calllosa, una menor se personó en los juzgados de la Vila para denunciar que uno de ellos, de 22 años y con antecedentes de violencia de género, trató de agredirla sexualmente el pasado mes de octubre. A consecuencia de esta declaración, el Juzgado de Instrucción 4 de la Vila-Benidorm abrió una segunda causa separada que ha sido remitida al decanato para su reparto. Al tratarse de un posible delito cometido otro día y en otro lugar, tiene que instruirse de forma diferenciada y no se acumulará en la causa de Callosa. Se investigan otros dos casos ligados al mismo grupo de agresores, pero la Guardia Civil sigue recogiendo datos y todavía no han sido judicializados.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios