Sevilla y bilbao seguirán a madrid y bcn

De Madrid a Bilbao: así será la expansión por mancha de aceite de Mercadona Online

Tras el laboratorio de Valencia, a Madrid y Barcelona seguirán otras capitales de provincia como Sevilla y Bilbao. Roig aún pierde dinero con Internet, pero ahora es cuatro veces más eficiente

Foto: Un empleado de Mercadona en la 'colmena' de Valencia
Un empleado de Mercadona en la 'colmena' de Valencia

Juan Roig sigue sin ganar dinero en Internet. Aunque está cerca del punto de equilibrio, el dueño de Mercadona todavía no ha logrado dar con la tecla para hacer rentable el negocio de la distribución alimentaria a domicilio sin tocar los precios que ofrece en el estante físico. Ninguna de las enseñas de gran consumo instaladas en España lo ha hecho. Todas prestan el servicio de reparto de pedidos 'online' a pérdidas pese a haber modificado y mejorado sus plataformas tecnológicas y páginas webs. La razón no es digital, es analógica: preparar la comanda solicitada a distancia requiere tiempo, un tiempo que normalmente 'gasta' el cliente cuando va al supermercado y que tiene que asumir un empleado cuando la compra se hace desde el ordenador de casa o la oficina.

Ese tiempo y los recursos necesarios para entregar los paquetes en un domicilio o la dirección de una empresa añaden un coste al negocio tradicional. A Mercadona le supone perder unos 30 millones de euros al año, pese a comercializar por este canal cerca de 200 millones. No parece demasiado para una compañía que factura más de 21.000 millones de euros netos, pero representa un bocado para los beneficios, que el año pasado fueron 332 millones.

Juan Roig, con el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa (d), en una visita reciente del dueño de Mercadona a Portugal. (EFE)
Juan Roig, con el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa (d), en una visita reciente del dueño de Mercadona a Portugal. (EFE)

Pese a estos números, factores como los ritmos de vida, el acceso cada vez mayor de usuarios al ancho de banda y la fuerte competencia por posicionarse de los grandes de la distribución están elevando el número de clientes en línea y empujando al súper a ponerse las pilas.

Si antes costaba una media de 45 minutos organizar en la tienda y entregar un pedido 'online', ahora en este tiempo se gestionan cuatro encargos

Consum, la cooperativa valenciana con más de 700 tiendas repartidas entre las autonomías del Mediterráneo, Castilla-La Mancha y parte de Aragón, da servicio 'online' ya en 70 poblaciones de las provincias de Barcelona, Castellón, Valencia, Alicante, incluidos municipios no excesivamente populosos como Lliria, Crevillente, Finestrat, Emperador, Beniparrell o Silla. Por su parte, Lidl ha convertido su web en un bazar en el que, además de referencias de alimentación, pueden comprarse ropa, juguetes, productos de limpieza y hasta herramientas de bricolaje, al igual que ocurre con la página de Carrefour.

Mercadona se estaba quedando atrás, con una web que era "una mierda", en opinión del dueño de Mercadona, y el pasado mes de mayo estrenó plataforma digital, diseñada por un equipo comandado la hija de Roig, Juana, y comenzó a ensayar en Valencia su nuevo sistema logístico en la que ha sido la primera de sus 'colmenas', los almacenes que sirven de base para los repartidores.

Esta es la principal innovación de la compañía valenciana, sacar de los supermercados los procesos de distribución de la compra por Internet para hacerlos más eficientes. Tras siete meses de pruebas, el laboratorio de Valencia ha permitido multiplicar la velocidad e intensidad de las entregas. Si antes costaba una media de 45 minutos organizar en la tienda y entregar un pedido 'online', ahora en este tiempo se gestionan cuatro encargos, según señalan fuentes de Mercadona. El proceso sigue sin ser rentable, pero permite avanzar en su posicionamiento mientras se ajusta su eficiencia.

Mercadona prevé instalar 'colmenas' en las zonas más pobladas del país para procesar los pedidos por Internet.
Mercadona prevé instalar 'colmenas' en las zonas más pobladas del país para procesar los pedidos por Internet.

Con esa experiencia, Roig ha planificado una estrategia de expansión por mancha de aceite. Primero serán las dos ciudades españolas más pobladas, Madrid y Barcelona, y su entorno metropolitano. En el entorno de la capital de España, Mercadona se hecho con una parcela de 30.000 metros en el Polígono de La Atalayuela en Vallecas y ha alquilado una nave de 14.500 metros en Los Gavilanes, en el término municipal de Getafe, según avanzó Cinco Días. La idea es comenzar las obras este 2019 para tener operativas las 'colmenas' madrileñas en 2020.

En Barcelona, la empresa de supermercados ubicará uno de sus dos primeros almacenes en la Zona Franca con la intención de comenzar a repartir en 2020 y ha comprado terrenos en Ripollet, al norte de la ciudad catalana, para dar servicio a su anillo metropolitano a partir de 2022.

Para 2020 está previsto además que puedan iniciarse las obras en otras dos ciudades, Sevilla y Bilbao, donde los responsables de expansión están analizando posibles ubicaciones. La decisión de contar con la capital de Vizcaya es estratégica. Mercadona inició su andadura comercial en el País Vasco, un territorio dominado por Eroski y Uvesco, de forma tardía. Actualmente cuenta con una veintena de establecimientos y más de 1.400 empleados.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios