los inmigrantes estaban entre los dos barcos

Medios libios acusan al pesquero español de interponerse en el rescate de migrantes

Un supuesto observatorio de inmigración difunde vídeos donde se observa a los náufragos abandonando su lancha, tirándose al agua y negándose a subir a una patrullera libia

Foto: El pesquero español Nuestra Madre Loreto fotografiado desde la patrullera libia.
El pesquero español Nuestra Madre Loreto fotografiado desde la patrullera libia.

Medios libios han acusado al pesquero español Nuestra Madre Loreto de interponerse el pasado viernes en la operación de rescate de una lancha ocupada por inmigrantes que se dirigía hacia Italia. El periódico 'The Lybia Observer', que cita fuentes de la oficina de medios de la Guardia Costera de este país, ha publicado una información en la que señala que, además de los 12 migrantes que actualmente están a la espera de una solución junto a la tripulación del buque de Santa Pola, una patrulla rescató el pasado 27 de noviembre a otros 27 inmigrantes frente a la ciudad de Khmos, 24 hombres y tres mujeres procedentes de Nigeria, Sudán, Eritrea, Egipto, Senegal y Somalia.

Un barco pesquero español se acercó a la escena y provocó que los migrantes saltaran al agua, causando un caos a bordo de la patrulla

Según esta publicación, "durante la operación de rescate, un barco pesquero español se acercó a la escena y provocó que los migrantes saltaran al agua, causando un caos a bordo de la patrulla de la Guardia Costera libia". "Más de 10 migrantes saltaron al agua y nadaron hasta el arrastrero español", informó el diario libio, y agregó que más tarde la embajada española intervino y exigió la devolución de los migrantes a Libia, "pero la Guardia Costera de Libia lo rechazó e instó a la embajada a seguir las normas diplomáticas al contactar con el Gobierno libio".

En paralelo a estas afirmaciones, Migrant Rescue Watch, un supuesto observatorio sobre migrantes que dice tener sede en Australia y se dedica a "supervisar las actividades y rescate de la ONG", está difundiendo vídeos por Twitter de la noche del rescate tomados desde la patrullera de la Guardia Costera Libia. En ellos se observa el pulso de los vigilantes con los ocupantes de la lancha motora para que subieran a su embarcación y cómo algunos de ellos se lanzan al agua para dirigirse al pesquero español. El buque de Open Arms, que proporcionó víveres, mantas y chalecos salvavidas al Nuestra Madre Loreto, denunció que los migrantes "habían sido abandonados en el agua delante sus ojos por una patrullera libia, que antes de irse han pinchado la patera y han devuelto a otras 26 personas a Libia".

El observatorio, que trabaja claramente en contra de los intereses de las organizaciones no gubernamentales, sostiene que el pesquero español se interpuso en la operación pese a las llamadas para que se alejase y acusa a la ONG Open Arms de generar "fake news".

El capitán de este pesquero, Pascual Durá, ha señalado a El Confidencial que los doce inmigrantes rescatados se niegan a regresar a Libia y teme que pueda producirse un motín a bordo si los náufragos descubren que son traspasados a otro buque para regresar a la costa norteafricana. "Prefieren morir antes que volver", ha señalado a diversos medios. En declaraciones a El País explicó que tuvo que parar los motores del barco cuando vio que los migrates se lanzaban al agua para evitar que las hélices los absorbieran, razón por la que permaneció estático pese a los aviso del guardacostas libio.

La guerra de versiones revela perfectamente la situación que se está produciendo en la confluencia de las costas de Libia, Italia y Malta, donde grupos de inmigrantes, la mayoría subsaharianos, tratan durante meses de abandonar el país norteafricano para buscar un futuro en Europa y se resisten a embarcarse en las patrulleras libias cuando son interceptados. En sus relatos, hablan de torturas y condicione de semiesclavitud en Libia. El Ministerio de Asuntos Exteriores español está intentando buscar una solución ante la negativa de los gobiernos italiano y maltés a proporcionar un puerto seguro a los migrantes refugiados en el pesquero alicantino. Su capitán sostiene que apenas cuenta con avituallamiento y medios para aguantar una semana más y que, además, ha tenido que modificar su plan de trabajo. Tenía previsto buscar puerto para abastecerse el próximo 3 de diciembre y regresar a España hacia el 21 o 22 de diciembre con carga de pescado y marisco para comercializarla en la Lonja de Santa Pola con motivo de la campaña de Navidad. Ahora ninguno de los puertos cercanos le permite acercarse.

El Gobierno de Pedro Sánchez dice que Libia es "el puerto más seguro" y negocia allí el desembarco

No es la primera vez que la embarcación de Santa Pola rescata inmigrantes frente a las costas de Libia. En 2007, una lancha ocupada por 26 personas se topó con el pesquero español. La nave, que se dedica principalmente a la captura de quisquilla, terminó atracando en el puerto de Trípoli para devolver a los náufragos.

La embarcación alicantina Nuestra Madre Loreto.
La embarcación alicantina Nuestra Madre Loreto.

Mientras se producen las conversaciones diplomáticas, varias ONG han condenado "firmemente" las negociaciones de España con Libia sobre el desembarco del pesquero español. "Libia no es un puerto seguro y no ha firmado la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los refugiados", señalan las ONG Open Arms, Sea Watch y Mediterránea en un comunicado conjunto.

Fuentes de Vicepresidencia del Gobierno han argumentado a Europa Press que Libia es el "puerto más seguro" porque es el país que se encuentra más cerca. Así, el Ejecutivo de Pedro Sánchez atribuye la responsabilidad de la acogida al país más próximo y subraya que "prima la seguridad" del pesquero y de sus ocupantes "ante la amenaza de temporal".

Las ONG: "España tiene la obligación de no autorizar el desembarco de personas en un país donde se violan los derechos humanos"

Sin embargo, las ONG sostienen que la Unión Europea y sus países miembros tienen "la obligación de no autorizar el desembarco de personas en un país donde suceden violaciones sistemáticas de los derechos humanos, torturas y tráfico de personas". Asimismo, recuerdan que ACNUR ha cuestionado en reiteradas ocasiones que Libia sea un puerto seguro para el desembarco de migrantes y desaconseja los retornos a Libia tras los rescates en el mar.

El Defensor del Pueblo también pide al Gobierno que permita el regreso al pesquero a España con los inmigrantes rescatados

Estas tres organizaciones, que forman la flota humanitaria '#United4Med', consideran que el Gobierno de España debe "exigir a Italia y a Malta que abran sus puertos y que cumplan con los convenios internacionales que los tres países han suscrito". Tanto Malta como Italia no parecen estar dispuestas a permitir el desembarco de estas personas a bordo del pesquero de bandera española.

"Además, los ejecutivos de todos los países tendrían que defender el derecho a la vida por encima de todo, en vez de culpabilizar a aquellos que sí lo defienden", recalcan en el comunicado conjunto, en el que recuerdan la "negativa" de la tripulación a devolver a los migrantes a Libia.

También el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha iniciado un expediente de oficio para solicitar al Gobierno que "valore la posibilidad de permitir, por cuestiones humanitarias, el desembarco de estas personas en territorio español ya que no parece que Malta e Italia estén dispuestas a permitir el desembarco de estas personas".

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios