dice que el beneficio no debe ser el único objetivo

Juan Roig insta a los empresarios a "salir del armario" y defender su contribución social

El dueño de Mercadona defiende a los emprededores como generadores de riqueza, pero advierte que el beneficio no puede ser el primer objetivo: "Si no nos dedicaríamos a la droga"

Foto: Juan Roig, en su intervención en el XXI Congreso del Instituto de la Empresa Familiar. (EFE)
Juan Roig, en su intervención en el XXI Congreso del Instituto de la Empresa Familiar. (EFE)

Con una de sus frases fuera de la políticamente correcto, el dueño y presidente de Mercadona, Juan Roig, defendió este lunes el papel social de las empresas más allá de la cuenta de resultados y abogó por un modelo de gestión menos obsesionado por satisfacer al capital y más centrado en el resto de componentes de la cadena productiva. "Igual que las personas no viven solo para comer, tampoco las empresas viven solo para ganar dinero. Las empresas no pueden vivir sin beneficios, como el hombre no puede vivir sin comer. Pero no nacemos para comer, si no nos tendríamos que dedicar a la droga, donde se gana mucho", bromeó en referencia a que el beneficio no puede ser la única misión de una compañía.

Tras la inauguración del XXI Congreso del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) protagonizada por el Rey Felipe VI en Valencia, Juan Roig lanzó la primera de las intervenciones de los asociados con la conferencia "El orgullo de ser empresario". "El título no es mío, el copyright es de Alfonso Botín", admitió. Roig se mostró más optimista que algunos de sus compañeros, que en la encuesta interactiva del IEF rebajan la puntuación sobre la actual situación económica. Precisamente porque la riqueza surge del papel del sector productivo, señaló que el "lío político y autonómico", en referencia a Cataluña, "hace estar más acojonado", pero que la economía camina en la buena dirección. "Va igual que el año pasado", asestó.

Juan Roig se muestra más confiado en la economía que otros empresarios y dice que el "lío político" es lo que los hace estar "acojonados"

Su alocución estuvo muy centrada en poner en valor un modelo empresarial en el que, según dijo, el primer objetivo a satisfacer es el cliente, seguido del trabajador de la empresa, después el proveedor y a la sociedad y, por último, el capital. "El trabajador es muy importante, bueno, el proveedor menos", volvió a bromear. "Es muy difícil ponerlo en práctica y las tentaciones de cambiar el orden y poner primero el capital es muy grande", abundó.

GRAF7379. VALENCIA, 29 10 2018.- El Rey Felipe VI saluda al presiente de Mercadona, Juan Roig, durante la inauguración del XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar. EFE  Manuel Bruque
GRAF7379. VALENCIA, 29 10 2018.- El Rey Felipe VI saluda al presiente de Mercadona, Juan Roig, durante la inauguración del XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar. EFE Manuel Bruque

En línea con su defensa de la contribución de los empresarios a la sociedad, Roig invitó a sus colegas a "salir del armario" y dar la cara" para explicar su aportación a la economía y la sociedad. "Los empresarios somos los que creamos reiqueza en este país. Un país más rico es el que tiene más empresarios. Cataluña es más rica que Andalucía porque tiene más empresarios. No se trata de ser Claudia Schiffer, pero no tenemos que tener miedo de salir", insistió. Como ejemplo de la distinta percepción social sobre la figura del empresario, Roig abundó en el mismo ejemplo territorial al señalar que existe un "ecosistema a favor del empresariado en Cataluña" que, sin embargo, no se da en otros territorios como por ejemplo Andalucía, donde "casi se decía señorito del cortijo" al empresario.

Juan Roig, que anticipó un crecimiento de las ventas de Mercadona de entre el 5% y el 6%, por encima de los 22.915 millones del año pasado, sacó pecho del "beneficio compartido" de la cadena líder de supermercados y reiteró que este se reparte entre trabajadores (con dos pagas extra de beneficios), la propiedad (120 millones de dividendo), y el sector público a través de la aportación tributaria. "Debemos pagar todos los impuestos que nos tocan, es nuestra obligación y responsabilidad, y con ellos podemos exigir luego que se nos devuelva a los españoles en sanidad, justicia, educación, seguridad, pensiones y creación de nuevas infraestructuras", entre las que reivindicó una vez más el Corredor Mediterráneo de ferrocarril.

Hilario Albarracín (KPMG), Simón Pedro Barceló, José Manuel Entrecanales (Acciona) y Marc Puig (Puig), en la mesa de debate del congreso del Instituto de la Empresa Familiar en Valencia. (AVE)
Hilario Albarracín (KPMG), Simón Pedro Barceló, José Manuel Entrecanales (Acciona) y Marc Puig (Puig), en la mesa de debate del congreso del Instituto de la Empresa Familiar en Valencia. (AVE)

Esa reivindicación del papel del emprendedor es uno de los ejes sobre los que está pivotando la nueva edición del encuentro anual de los socios del Insituto de la Empresa Familiar. Es el empeño que ha puesto su nuevo presidente, Francisco Riberas (Gestamp). Una de las mesas redondas giró, precisamente, sobre el papel jugado por este tipo de compañías, repartidas por toda España en forma de microempresas, pymes o grandes empresas, durante la crisis y la fase de recuperación económica. Simón Pedro Barceló, del Grupo Barceló; Marc Puig, presidente de Puig; o José Manuel Entrecanales, presidenta de Acciona, fueron sido invitados para hablar de ello.

Entrecanales (Acciona) lanza un mensaje a la patronal: "Nuestros interlocutores sociales en su mayoría no son empresarios. En la CEOE no lo son"

Barceló recordó cómo decidió mantener a flote los hoteles en los que participaba con Martinsa-Fadesa cuando esta promotora quebró o cómo salió al rescate de un parte importante de la plantilla cuando cayó la agencia de reservas Orizonia. "De las grandes crisis surgen grandes oportunidades, si eres el único que te atreves puedes tener unos resultados extraordinarios. En un fin de semana pasamos de tener una agencia de viajes de mil empleados a tener una de dos mil y a tener una compañía aérea".

Pero al ser preguntado por el moderador, el presidente de KPMG en España, Hilario Albarracín, sobre cómo podría mejorarse la imagen de los empresarios, Barceló recordó que cuando fue presidente del IEF, le tocó pedirle la dimisión al entonces presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferran, salpicado por el caso Marsans. "Si queremos exigir tenemos que hacer un esfuerzo de autocrítica para ser ejemplares, si no perdemos demasiada credibilidad", indicó el presidente del grupo turístico. Especialmente incisivo fue Entrecanales con el papel que juega en estos momentos la patronal. "Ser ejemplar es condición necesaria, pero no suficiente. Nuestros interlocutores sociales en su mayoría no son empresarios. En la CEOE no lo son y en la organizaciones sectoriales, en su mayoría tampoco. Este es lo más importante. Habría que resolver la condición escasamente empresarial de nuestros representantes sociales. Tenemos que hacer un esfuerzo contra natura para involucrarnos y mandar nuestro mensaje social", dijo el máximo responsable de Acciona. Entrecanales también invitó a los empresarios a dedicarse a la política y la gestión pública cuando hayan finalizado su actividad empresarial.

Tras señalar que los empresarios "somos gente maja que hemos sabido ver oportunidades que otros no ven", el presidente de Mercadona equiparó por la mañana su labor y su empeño con un sueño. "El loco y el inteligente se parecen en que van contracorriente. La diferencia es que el inteligente tiene razón. El empresario va contracorriente. Todas las empresas surgen de un sueño y Mercadona fue y sigue siendo el mío, el sueño que es una realidad porque desde 1981 nos hemos reinventado muchas veces, hemos sabido aprender de los errores y, sobre todo, nunca hemos olvidado cuál era nuestra misión: satisfacer muy bien al cliente".

El charco de la igualdad de género

Roig participó en el congreso con un discurso leído y una presentación en la pantalla, pero no dejó de salirse del guión y meterse en algunos charcos. En uno de ellos abogó por "cambiar el prisma" y remarcar que hay que hablar de "empresarios y empresarias" porque "si no te meten en la cárcel". Aunque admitió que se trataba de una broma, de la frase pudo interpretarse que la defensa de la igualdad de género y el papel de las mujeres en el mundo de la empresa era algo impuesto. "Todas las empresas y empresos surgimos de un sueño", insistió medio en serio, medio en broma.

Las palabras del dueño de Mercadona ironizando sobre el lenguaje inclusivo provocaron críticas en las redes sociales, como la que le lanzó la diputada autonómica de Podemos en las Cortes Valencianas, Cristina Cabedo. "Quizás Juan Roig debería plantearse si a sus empleadas los techos de cristal de su empresa les hace igual de gracia que a él las políticas de igualdad. La sociedad valenciana, al igual que la española, está más que concienciada en la lucha por la igualdad, como lo demostró el pasado 8M. Y las empresas deben estar no solo a la altura de sus demandas, sino ser ejemplo de ello", afirmó la parlamentaria.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios