la generalitat ha asumido 151 millones de deudas

El Aeropuerto de Castellón ya tiene aviones… pero pierde 8M y sobrevive con el FLA

La Generalitat ha tenido que afrontar 151 millones de euros como garante de deudas del aeródromo entre 2012 y 2017. Los 1.600 vuelos al año reactivan el recinto, pero aún no lo hacen rentable

Foto: El Aeropuerto de Castellón registró el año pasado 144.000 pasajeros. (EFE)
El Aeropuerto de Castellón registró el año pasado 144.000 pasajeros. (EFE)

Poner en órbita el Aeropuerto de Castellón (Aerocas) está siendo un trabajo arduo y costoso. La infraestructura, símbolo de los excesos de gasto público en los años del 'boom' del ladrillo y el crédito fácil para las administraciones, fue pasto de chanzas y críticas feroces. El empeño de la Generalitat del Partido Popular, empujada por el barón provincial Carlos Fabra, de financiar la obra pese a no tener el respaldo de AENA convirtió el aeródromo en un elefante blanco. No podía haber nada más icónico del despilfarro que un aeropuerto sin aviones, ejemplo de una gestión tan hueca y propagandística como su pista vacía y su torre de control huérfana de controladores aéreos.

Poco antes de perder el poder autonómico, el expresidente valenciano Alberto Fabra trató de poner en funcionamiento el recinto. Firmó en 2014 un acuerdo de concesión con la firma SNC-Lavalín para cederle la explotación. Lejos de exigir dinero a cambio, se comprometió a pagar al gestor 24 millones durantes los 10 primeros años del acuerdo. El concesionario, ahora una filial de la francesa Edeis Management tras una transacción del contrato autorizada por la empresa pública, solamente abonará un euro por cada pasajero que exceda los 1,2 millones de usuarios, algo que sobre el papel no ocurrirá hasta 2029.

Los 1.603 vuelos registrados en 2017 consolidan el tráfico en el recinto, pero aún lo dejan lejos de los umbrales de rentabilidad

Tras el cambio político de mayo de 2015, el nuevo Consell de Ximo Puig se ha esmerado en tratar de poner en valor la infraestructura, incluyendo su oferta en el portfolio de activos dedicados al turismo en la Comunidad Valenciana, como alternativa de transporte para visitar las costas castellonenses (costa del Azahar). La pista de Villanueva de Alcolea recibió el año pasado 1.603 vuelos y algo más de 144.000 pasajeros, aunque sin llegar a cumplir la previsión de 175.000 de Edeis, que aun así defiende la progresiva consolidación del aeropuerto. El tráfico supera a los de una quincena de aeródromos españoles gestionados por AENA, se empeñan en resaltar desde Aerocas.

En septiembre de 2015 aterrizó en el Aeropuerto de Castellón el primer vuelo regular. (EFE)
En septiembre de 2015 aterrizó en el Aeropuerto de Castellón el primer vuelo regular. (EFE)

Sin embargo, las últimas cuentas de la empresa pública, publicadas por la Generalitat a través de la llamada Cuenta General de 2017, incluyen cifras negativas lo suficientemente abultadas como para reflexionar sobre si no hubiera sido mejor echar el candado al capricho aéreo que empeñarse en reflotarlo. Sin ningún tipo de ingresos comerciales y con la obligación del pago del canon a Edeis, Aerocas perdió el año pasado 8,1 millones de euros, cifra inferior a los 13 millones de números rojos de 2016.

La ausencia de negocio en 2017 y ejercicios anteriores ha repercutido en el balance de la sociedad, hasta el punto de que el año pasado el patrimonio neto negativo escaló hasta 138 millones de euros. En febrero, la Generalitat se vio obligada a inyectar 149 millones de capital y a reducirlo de forma simultánea en 160 millones. Todo ese dinero se perderá como lágrimas en la lluvia. Volatilizado. Es lo que, de momento, nos ha costado la broma. En las cuentas de Aerocas, su accionista único, la Generalitat, admite haber respondido por sus deudas financieras y de proveedores con 151,2 millones de euros entre 2012 y 2017.

Deudas del Aeropuerto de Castellón que han sido atendidas por la Generalitat valenciana.
Deudas del Aeropuerto de Castellón que han sido atendidas por la Generalitat valenciana.

Uno de los créditos es de 44 millones (del que Aerocas dispuso 39), y sirvió para hacer un préstamo participativo al primer concesionario. Con vencimiento en 2028, desde marzo de 2012, las amortizaciones de dicho préstamo están siendo atendidas directamente por el ICO y por el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), a través del Instituto Valenciano de Finanzas.

Con rutas a Londres, Sofía (Bulgaria) o Pozmán (Polonia), y como pista para vuelos chárter, el Aeropuerto de Castellón sigue generando pérdidas y dudas sobre el análisis coste-beneficio en su rol de servicio público para su zona de influencia. El gestor privado no presenta cuentas mucho más boyantes, con algo más de 619.000 euros de pérdidas en 2016. Pero esto es solamente en apariencia, porque mantiene transacciones por prestación de servicios, asistencia técnica y refacturación de costes con su socio único que compensan los números rojos.

No obstante, Edeis ha solicitado a Aerocas mejorar su retribución, por considerar que los costes en los que está incurriendo son superiores a los previstos. El contrato firmado recogía que la instalación operase ocho horas al día, cinco días por semana, durante 10 meses al año. El gestor asegura que abre todos los días a la semana durante todo el año, con lo que operará 2.823 horas en lugar de las 1.720 horas del contrato, según informó 'Expansión'. Reclama un millón de euros más.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios