perfil de jorge rodríguez

Jorge Rodríguez, el joven líder socialista que aspiraba a suceder a Ximo Puig

Jorge Rodríguez representaba a la nueva hornada de líderes socialistas curtidos en el poder municipal. Se enfrentó a los lermistas amigos de Puig, que lo mimaba pero lo mantenía a distancia

Foto: Jorge Rodríguez, detenido en la operación 'Alquería'. (EFE)
Jorge Rodríguez, detenido en la operación 'Alquería'. (EFE)

La Fiscalía Anticorrupción ha asestado un golpe a uno de los más prometedores jóvenes valores del PSOE en la Comunidad Valenciana. Alcalde de Ontinyent, una población del interior de Valencia en la que gobierna con una cómoda mayoría absoluta, su consolidación municipal y el liderazgo ejercido sobre un grupo de jóvenes alcaldes socialistas le llevó a ser el elegido en 2015 para presidir la Diputación de Valencia tras dos décadas en manos del Partido Popular. Con 36 años y el respaldo de Compromís, Esquerra Unida y Valencia en Comú, la franquicia de Podemos en Valencia ciudad, Rodríguez tomó el control de una institución con la primera misión de limpiar y poner orden en Imelsa, la empresa pública de la corporación que estuvo dirigida por Marcos Benavent, el autodenominado 'yonqui del dinero', y fue epicentro del llamado caso Taula. La operación provocó la detención del presidente provincial del PP, Alfonso Rus, y dio origen a la causa que salpicó a la fallecida exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

La proyección lograda con la presidencia de la institución provincial tentó a Rodríguez a tratar de cultivar una imagen de joven barón provincial, posible relevo futuro del 'president' autonómico Ximo Puig. Desde esta institución ha intentado ampliar su influencia política, aunque sin el éxito pretendido. La operación 'Alquería' le deja en una posición muy delicada y le aboca casi con toda seguridad a la dimisión y la renuncia, si acaso temporal, a su carrera.

Ximo Puig conversa con Jorge Rodríguez el día de la toma de posesión de este como presidente de la Diputación de Valencia. (EFE)
Ximo Puig conversa con Jorge Rodríguez el día de la toma de posesión de este como presidente de la Diputación de Valencia. (EFE)

Tras apoyar a Puig frente al rival lanzado desde el sanchismo, Rafa García, en la disputa por el liderazgo del PSPV-PSOE, Rodríguez quiso obtener a cambio la secretaría general del PSPV de la provincia de Valencia para ensanchar su poder orgánico. Sin embargo, no fue correspondido por el propio Puig, que prefirió no enfrentarse a Mercedes Caballero, la candidata del secretario de Organización del PSOE y ahora ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Aún así lo nombró portavoz de la nuva dirección del PSPV-PSOE tras el congreso celebrado en Elche. Rodríguez comparece ante los medios de comunicación semanalmente para dar cuentas del asuntos de actualidad tanto del partido como de la coyuntura política autonómica.

Este pacto de no agresión entre Puig y Ábalos en aquella disputa orgánica reveló la debilidad de Rodríguez frente a sus mayores y frenó en seco su escalada en el seno del partido. En ello influyó el enfrentamiento que el propio presidente de la Diputación de Valencia había tenido con representantes del lermismo como el asesor y amigo de Puig, José Manuel Orengo. Uno de los focos de conflicto fue precisamente la gestión y reinvención de Imelsa, ahora Divalterra, de donde surgen las irregularidades que han llevado a la operación Alquería y a la detención del dirigente socialista.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios