la inestabilidad política influye en la decisión

Louis Vuitton busca ubicaciones en Valencia tras 30 años instalada en Cataluña

La marca francesa de lujo explora activos inmobiliarios en la Comunidad Valenciana para montar una nueva planta de producción. El conflicto soberanista influye en el deseo de diversificar

Foto: Uno de los últimos diseños de bolso de Louis Vuitton.
Uno de los últimos diseños de bolso de Louis Vuitton.

La inestabilidad política por el conflicto soberanista y el deseo de diversificar sus emplazamientos fabriles en España se han conjurado para que una de las principales marcas de lujo globales, que tenía en Cataluña una de sus bases de operaciones continentales, se haya decidido a explorar nuevos territorio para planificar su expansión. Por primera vez desde que se fundó en 1989, la filial española de Louis Vuitton (LVHM) ha sondeado ubicaciones fuera de las fronteras catalanas para poner en marcha posibles nuevos talleres.

Fuentes del mercado inmobiliario han señado a El Confidencial que la enseña francesa ha estado visitando suelo industrial y logístico en los alrededores de ciudades de autonomías vecinas, entre ellas Valencia, donde ha contactado con propietarios de terrenos para negociar posibles compras o alquileres. La visita ha tenido por objeto analizar activos inmobiliarios capaces de albergar un nuevo centro productivo.

La marca de complementos de lujo tiene concentrada en la actualidad su producción española en Cataluña, donde cuenta con centros fabriles en Barberà (Barcelona) y Campllong (Girona). En junio del año pasado, anunció la puesta en marcha de una nueva fábrica de corte de cuero en Polinyà del Vallès, también en el área metropolitana de Barcelona. No obstante, en sus objetivos de expansión está tratar de buscar alternativas distintas. No es un factor determinante en la decisión, pero la inestabilidad política por el conflicto soberanista también ha empujado a LVHM a ampliar su radar a la hora de instalar los talleres, según señalan las mismas fuentes vinculadas al mercado inmobiliario.

Tienda de Louis Vuitton en la calle Serrano de Madrid.
Tienda de Louis Vuitton en la calle Serrano de Madrid.

LVHM canaliza el grueso de su actividad fabril en España a través de una mercantil denominada Sociedad Catalana de Talleres Artesanos Louis Vuitton SA. La empresa, cuya matriz es la francesa LVMH Möet Henessy, tiene sede en Barberà del Vallàs. En 2016 (último ejercicio con cuentas depositadas), registró una cifra de negocio de 116 millones de euros y un beneficio neto de más de 13 millones. Su plantilla es superior a las 1.000 personas. Una parte de los ingresos procede de la participada Sociedad de Talleres de Accesorios en Cuero Louis Vuitton, con el mismo domicilio que la primera y unos ingresos de 43 millones. Ninguna de las dos sociedades ha cambiado su sede social en los últimos meses ni tiene previsto hacerlo, como ocurrió con otras empresas que optaron por desplazar su domicilio a raíz del referéndum de pasado mes de octubre.

Al contrario que otras marcas de fabricación de complementos con el cuero y la piel como elementos troncales, no escuchó los cantos de sirena de la deslocalización y sigue manteniendo una importante actividad fabril en Europa. Tiene talleres en España, Portugal y Rumanía, pero mantiene su principal base productiva en Francia, donde prevé poner en marcha tres plantas nuevas que elevarán a 16 las radicadas en territorio galo, con 4.000 personas en plantilla, según datos del portal ‘Modaes’.

El ‘holding’ de LVHM es uno de los más rentables del mundo, con un beneficio bruto de más de 8.000 millones y una cifra de negocio de 42.636 millones en 2017.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios