Caso Fórmula 1: Francisco Camps dice ser víctima de una conspiración contra Valencia
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
afirma ante el juez que desconocía el agujero del gran premio

Caso Fórmula 1: Francisco Camps dice ser víctima de una conspiración contra Valencia

El ex barón del PP niega a sus propios asesores y afirma ante la jueza y Anticorrupción que nunca negoció contratos o avales con Ecclestone y que desconocía el agujero económico del Gran Premio

placeholder Foto: Francisco Camps (i), a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE)
Francisco Camps (i), a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE)

Francisco Camps hizo este viernes ante los juzgados de Valencia lo que podría calificarse como 'un Banca Catalana'. Esto es, basar su defensa ante acusaciones de corrupción en el argumento de la existencia de un ataque exterior por razones inconfesables. Fua la estrategia que Jordi Pujol empleó para contrarrestar el impacto que la querella que en los años ochenta del siglo pasado le puso la Fiscalía General del Estado por apropiación indebida en la entidad financiera. El entonces 'president' atribuyó la denuncia a una operación del Estado contra Cataluña y contra la Generalitat de CiU. El mismo guión podría decirse que desplegó hoy Camps en su comparecencia ante la jueza que investiga posibles delitos de malversación de fondos públicos y prevaricación en la negociación, contratación y gestión del Gran Premio de Fórmula 1 que Valencia acogió entre los años 2008 y 2012.

Citado como investigado, y después de que informes de la UDEF y algunos de sus colaboradores más directos le señalasen como supervisor de cada paso que se dio con Bernie Ecclestone, Camps se presentó como una persona ajena a lo que ocurría a su alrededor y con una relación meramente "protolocaria" con el patrón de la Fórmula 1, señalan a El Confidencial fuentes conocedoras de su declaración. Según su explicación, la causa abierta tras una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción es producto de un intento de los socialistas y de Compromís por echar barro sobre el Gran Premio valenciano para beneficiar a Cataluña, que organiza desde hace años su certamen de Fórmula 1 en Montmeló. En esta estrategia de perjudicar a Valencia frente a su vecino del norte, llegó incluso a situar a José Luis Rodríguez Zapatero, al que atribuyó gestiones para beneficiar a Cataluña en detrimento de Valencia.

placeholder Camps, a su llegada a la Ciudad de la Justica para declarar por la Fórmula 1. (EFE)
Camps, a su llegada a la Ciudad de la Justica para declarar por la Fórmula 1. (EFE)

El 'expresident', que contestó durante dos horas a las preguntas de la jueza, la Fiscalía, su defensa y la acusación particular del PSPV-PSOE, no solamente se enrocó en esa posición conspirativa, sino que también se alejó de cualquier irregularidad que se hubiera cometido en aquellos años en torno al proyecto automovilístico. Según aseguró en las dependencias de la Ciudad de la Justicia, ni vio nunca un contrato, una cláusula de garantía o un aval. Su argumento fue que Valmor, la empresa pantalla que se empleó para firmar con Ecclestone, era una empresa privada que no rendía cuentas con él, que era el entonces presidente de Bancaja, José Luis Olivas, el que debió negociar como accionista que era de la sociedad firmante y que sus vicepresidentes Vicente Rambla y Gerardo Camps nunca le avisaron del agujero económico que se estaba generando con el Gran Premio al que Generalitat acabó destinando decenas de millones de euros.

Foto: Bernie Ecclestone y Francisco Camps, en una imagen de 2009.

En un canutazo ante los medios de comunciación previo a su entrada en la Ciudad de la Justicia, el ex presidente valenciano avanzó lo que iba a ser su declaración. Tras señalar a Compromís como promotor de las diligencias (la causa se originó por documentación presentada en 2014 por PSPV y Esquerra Unida a la Fiscalía Anticorrupción, que fue quien denunció), Camps trató de escudarse en conflicto catalán para no dar explaciones sobre su gestión en la contratación del Gran Premio. "Compromís es un partido catalanista que quiere que en Barcelona haya Fórmula 1 y no en Valencia. Es el que hizo la denuncia, si eso no es política ya me dirán qué es", aseguró, para manifestar también que los socialistas valencianos actúan "siempre contra los intereses de la Comunitat".

"La Fórmula 1 les dolía porque era el que más daño les podía hacer a Cataluña y a su Gran Premio. Todo aquello que hiciera de Valencia una ciudad con capacidad de competir con Cataluña es algo que Compromís ha intentado desmontar todos estos años y sigue haciéndolo. Hace de Valencia una ciudad imposible, por eso espero que el año que viene gobiernen otras personas que crean en la Comunitat, los valencianos y el futuro de nuestra tierra", lanzó.

Según recoge Efe, preguntado por si atendería a los periodistas tras la declaración en la puerta principal de los juzgados, Camps respondió afirmativamente y bromeó al señalar: "No tengo una casa fuera de Valencia de 600.000 euros como Pablo Iglesias, así que me tendrán aquí siempre".

Lo cierto es que el cerco de la investigación está cada vez más cerrado sobre Francisco Camps en el asunto de la Fórmula 1. Los juzgados investigan adjudicaciones amañadas de contratos o el salvamento con cargo a la caja pública de la empresa Valmor, encargada, en teoría, de gestionar el Gran Premio, y en la que participaron Bancaja, el empresario Fernando Roig (Pamesa) y el expiloto Jorge Martínez Aspar. Esta operación, firmada por el Consell de Alberto Fabra, tuvo un coste de 48 millones para la Administración autonómica. Hay sospechas, además, sobre el desvío de fondos públicos. Y el que fue barón popular está en el centro de todas las miradas.

Una de las personas que ha contribuido a acercar los focos a Camps ha sido una de sus asesoras de confianza en todo el procedimiento, Belén Reyero. Ella fue la encargada de hacer de interlocutora entre la Generalitat y el magnate Bernie Ecclestone. Reyero compareció el pasado martes para declarar como investigada y señaló a su jefe como la persona que estuvo encima de todas las decisiones y al que cargó toda la responsabilidad sobre cómo se ejecutó la relación contractual y el diseño empresarial del Gran Premio, con el que Anticorrupción entiende que hubo prevaricación y malversación de fondos.

Francisco Camps Fórmula 1 Corrupción
El redactor recomienda