Atitlan entra en el inmobiliario de Portugal con la compra de un edificio en Oporto
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
alianza con nuno barroca (familia amorim)

Atitlan entra en el inmobiliario de Portugal con la compra de un edificio en Oporto

La inversora de Centeno y Rodero se alía con el empresario Nuno Barroca para rehabilitar oficinas. Cierra con las hermanas Montoro el reparto de parcelas en el Manhattan de Cullera

Foto: Vista del casco histórico de Oporto.
Vista del casco histórico de Oporto.

Atitlan Grupo Empresarial ha ampliado el perímetro de sus negocios en Portugal con la adquisición de un complejo de oficinas en Oporto. La operación, valorada en cerca de 12 millones de euros, supone la entrada de la firma inversora capitaneada por Roberto Centeno y Aritza Rodero en el mercado inmobiliario luso con un primer proyecto que implica la compra y rehabilitación de un edificio en la zona urbana de Foco. El ensayo inversor en el ladrillo del país vecino se ha producido en colaboración con el empresario Nuno Barroca, emparentado con la familia Amorim, el clan más acaudalado de Portugal, con una fortuna estimada de 3.840 millones de euros, según la revista 'Forbes'. Barroca está casado con Marta Amorim, una de las hijas del patriarca del corcho, el ya fallecido Américo Amorim, que fue consejero del Banco Popular.

El inmueble estaba en manos del Banco Comercial Portugués (BCP), con sede en la misma ciudad de Oporto, una de las mayores entidades financieras del país y superviviente de la crisis. El plan incluye un acuerdo con el artista gráfico Vhils para la decoración interior del edificio de oficinas, tras haberse frustrado un primer proyecto de intervención de la fachada exterior. Una vez finalizada la reforma, las oficinas se comercializarán para el alquiler. Para explotar este negocio, la compañía constituyó hace ya año y medio la mercantil Atitlan Real Estate Porto Imóveis, con domicilio en la ciudad porteña.

El inmueble ha sido adquirido al Banco Comercial Portugués (BCP) a través de la filial lusa Atitlan Real Estate Porto Imovéis

Esta operación da continuidad a la experiencia empresarial de la inversora participada por el yerno de Juan Roig, dueño de Mercadona, en Portugal. Aquí ha consolidado, además, dos negocios vinculados al sector agroalimentario, como son la división lusa de Elaia (explotación de olivares) y las piscifactorías de lenguado de la mercantil Sea 8, que también cerró el año pasado la adquisición al Grupo Matutes de Aquacria Arousa, ubicada en Pontevedra.

placeholder Roberto Centeno, CEO de Atitlán, y Agustín Pérez (detrás), director de inversiones. (EDEM)
Roberto Centeno, CEO de Atitlán, y Agustín Pérez (detrás), director de inversiones. (EDEM)

La compra portuguesa amplía el activo inmobiliario de un grupo que ha invertido ya en inmuebles cerca de 600 millones, bien de forma directa o en compañía de terceros. Otra de las operaciones recientes ha sido la venta de seis hoteles ubicados en Valencia, Sevilla, Madrid, Palma de Mallorca y Santiago de Compostela a Atom, la división inmobiliaria especializada en alojamientos que ha puesto en marcha Bankinter con un capital social de salida de 25 millones de euros y que quiere sacar a bolsa en forma de socimi.

Foto: El proyecto del PAI de Grao presentado en 2007. El ayuntamiento ya lo ha modificado y tiene previsto reformularlo. (Tomás-Llavador)

Del mismo modo, Atitlan ha llegado a un acuerdo con las hermanas Montoro para repartir los activos que compartían en la sociedad Vega Cullera, propietaria de parte del suelo del llamado Manhattan de Cullera (PAI Bega-Port), uno de los que se han reactivado con la recuperación de económica. Estos activos formaban parte del perímetro de NAU, la inmobiliaria procedente de Bancaja que Centeno y Rodero compraron a Bankia. Con el reparto, Atitlan conserva unos 10.000 metros cuadrados de techo edificable en este megaproyecto urbanístico, en el que el promotor Andrés Ballester (Florazar) es uno de los principales propietarios de suelo y está tratando de agrupar intereses para relanzar las obras de urbanización.

Donde sí ejerce el liderazgo Atitlan es en las gestiones para tratar de desatascar el llamado PAI del Grao, el proyecto urbanístico sobre los terrenos del antiguo circuito de la Fórmula 1 de Valencia que debe completar la conexión de la ciudad con su fachada marítima. En esta iniciativa tiene de socios al fondo británico Hayfin Capital y a los empresarios valencianos Francisco Martínez y la familia Martinavarro.

Mercado inmobiliario Portugal Forbes Juan Roig
El redactor recomienda