toma el control de inverseco, una promotora de cuatro millones

Juan Cotino se sube a la ola inmobiliaria en su regreso al mundo de los negocios

El expresidente de las Cortes, pendiente de juicio por la pieza de Gürtel de la visita del Papa, toma el control de una promotora valorada en más de cuatro millones que gestionaba su sobrino Vicente

Foto: Juan Cotino, en una reunión del Partido Popular.
Juan Cotino, en una reunión del Partido Popular.

Fue uno de los hombres con más poder en la sombra durante las dos legislaturas de Francisco Camps al frente de la Generalitat valenciana. Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas y líder del llamado sector cristiano en el PP valenciano, salió del primer plano de la política en octubre de 2014, poco antes de ser imputado por la pieza del caso Gürtel relativa a la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006. Tiene pendiente un procesamiento por esta causa y optó hace tres años por apartarse oficialmente de la actividad pública y orgánica.

A su 67 años, sin embargo, no se ha retirado por completo de la actividad profesional. Ha regresado al mundo de los negocios. De los negocios familiares, para ser exactos. Desde el pasado 30 de noviembre ocupa el puesto de administrador único de Inverseco, una mercantil dedicada a la promoción y construcción de edificios que hasta ahora controlaban sus sobrinos, entre ellos Vicente Cotino, la persona que, oficialmente, se ha hecho cargo de los negocios del también ‘exconseller’ durante el tiempo que éste ha ocupado cargos públicos.

Vicente Cotino, proceso también en el caso Gürtel, era hasta el mes pasado el presidente de Inverseco SL.
Vicente Cotino, proceso también en el caso Gürtel, era hasta el mes pasado el presidente de Inverseco SL.

Inverseco es una de las mercantiles que Cotino incluyó como participadas en sus declaraciones de bienes presentadas en el Parlamento valenciano. La promotora es propietaria de varias fincas en las poblaciones valencianas de Aldaia, San Antonio de Benagéber y La Font de la Figuera. La compañía se valoró en libros en más de cuatro millones de euros, según reflejan la memoria anual y balances de Pontia Asset Management, el brazo inversor que Vicente Cotino mantiene en activo y al margen de la quiebra de Asedes Capital, la antigua Sedesa. Pontia posee el 20% de Inverseco, una participación cuyo coste de adquisición cifra en 812.000 euros.

Administrador único de Alquería Dolores

Esta empresa promotora y constructora no es la única sobre la que Cotino ha retomado el control. El que fue director general de la Policía Nacional con Jaime Mayor Oreja en Interior ha señalado en diversas ocasiones que dejó de lado los negocios familiares cuando profesionalizó su actividad política. Sus vínculos familiares con empresas contratistas de la Administración y la Generalitat en obras públicas o residencias de ancianos lo han puesto en la diana de la crítica política.

Una comisión de investigación en las Cortes Valencianas resolvió que el Consell popular benefició a las empresas de su familia en el negocio de los geriátricos de la tercera edad y que Juan Cotino apoyó esos privilegios "por acción u omisión". Las conclusiones de la comisión contaron con el voto favorable de socialistas, Compromís, Podemos y Ciudadanos y el rechazo del Partido Popular. No obstante, las concesiones de ayudas a residencia a los Cotino no han llegado a judicializarse y Juan Cotino ha negado haber contribuido a ese beneficio.

Lo cierto es que Juan Cotino, además de a Inverseco, siguió vinculado durante su etapa política como accionista a otra sociedad familiar, Alquería Dolores (ALDO). En el último balance de gestión que se ha hecho público, ALDO presentaba un patrimonio neto de 12,3 millones de euros euros, con inversiones financieras valoradas en casi 7 millones, con participaciones en fondos de inversión radicados en Luxemburgo o Reino Unido por importe de casi tres millones de euros. En marzo de 2015, a los pocos meses de anunciar su renuncia a la presidencia de las Cortes, acosado por escándalos políticos y las investigaciones judiciales, Juan Cotino fue designado administrador único de la sociedad. ALDO tiene como objeto social, entre otros, la promoción y adquisición de terrenos, urbanizaciones, naves industriales, locales comerciales, garajas, pisos, viviendas unifamiliares, hoteles y residencias para la tercera edad.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios