7.584 avales para puig frente a 4.411 de rafa garcía

Ximo Puig arrasa en avales y se apunta el primer asalto frente al candidato de Sánchez

El 'president' da la vuelta a la recogida de apoyos que registró en el proceso federal y mete presión al aspirante Rafa García a menos de dos semanas para las primarias

Foto: Carmen Montón, Jorge Rodríguez, Carlos Fernández Bielsa y otros integrantes del equipo de Puig entregan los avales.
Carmen Montón, Jorge Rodríguez, Carlos Fernández Bielsa y otros integrantes del equipo de Puig entregan los avales.

El primer asalto del proceso de primarias en la segunda federación del PSOE en número de militantes se ha saldado con una derrota clara para los intereses de Pedro Sánchez. El 'president' valenciano, Ximo Puig, ha arrasado al aspirante sanchista Rafa García en el proceso de recogida de avales. Su candidatura ha recogido, tras el proceso de validación, la firma de 7.584 militantes frente a los 4.411 apoyos del alcalde de Burjassot [la Comisión de Garantías ha anulado 536 avales a Puig y 189 a García]. Las cifras son muy similares a las del proceso federal, pero en sentido inverso. En mayo, la candidatura del ahora secretario general socialista infligió un duro golpe a Puig y los susanistas en la Comunidad Valenciana con más de 8.000 avales que se tradujeron, después, en 9.736 votos para Sánchez, el 62,77% de los sufragios emitidos. Ese reparto ha dado un vuelco apenas mes y medio después.

La comisión de Garantías ha anulado 536 avales a Puig y 189 firmas al alcalde de Burjassot por ser nulos o estar duplicados

El resultado de este primer asalto en Valencia dentro del proceso de primarias territoriales revela que el renovado líder socialista no va tener nada fácil remover a los barones críticos. El PSPV celebra sus primarias el 16 de julio y, de momento, parece habar calado el doble mensaje lanzado por los seguidores de Puig. El primero de ellos es que se trata de dos procesos distintos que nada tienen que ver. El segundo es el que más está pesando en la toma de posición de cuadros y bases: no es el momento de debilitar la figura del presidente de la Generalitat, una institución que los socialistas han tardado más de veinte años en recuperar y que, además, gobiernan en minoría.

Ximo Puig, este domingo, con militantes en Requena (Valencia).
Ximo Puig, este domingo, con militantes en Requena (Valencia).

"Una cosa es el proceso federal y otra el autonómico. La gente ha venido a traernos los avales, algo que no ocurrió con Susana. Ha habido insinuaciones por parte de sanchistas de llegar a un posible acuerdo para retirar la candidatura, pero ahora ya no es posible, tendrían que haberlo hecho antes. Piden la mitad de la ejecutiva y la Secretaría de Organización. Y esto no puede ser", señalan fuentes de la candidatura de Puig.

Para los sanchistas, en cambio, esa identificación del proceso orgánico con la estabilidad del Consell de la Generalitat es interesada. "No es cierto que hemos intentado negociar la renuncia. Están mezclando lo institucional con lo orgánico. Van prometiendo cargos y presionando con las subvenciones y obras en pueblos, insinuando que si no gana Ximo no llegan", afirman personas cercanas a la candidatura de Rafa García. Las mismas fuentes trataban de restar valor a este primer asalto del proceso interno señalando que de un total de 18.200 afiliados, Puig no había logrado alcanzar el 50% en respaldo inicial de militantes. "En el PSPV se van a celebrar primarias, un proceso de participación democrático donde vamos a elegir qué modelo de organización queremos para los próximos años", señalaba Pilar Sarrión, portavoz del equipo de García, dando por bueno que, al menos, irán a votación y tienen dos semanas para remontar.

Rafa García, el aspirante de Pedro Sánchez, en las primarias del PSPV. (EFE)
Rafa García, el aspirante de Pedro Sánchez, en las primarias del PSPV. (EFE)

El resultado real y final no se conocerá hasta dentro de dos semanas, pero este primer 'round' y la diferencia respecto del proceso federal indican que el objetivo que se habían marcado de tomar el control el partido aprovechando la inercia de las primarias ganadas por Sánchez no es nada fácil. Rafa García no ha podido contar con muchos de los apoyos que hicieron campaña por el secretario general del PSOE porque, en este segundo capítulo territorial, han tomado partido por Ximo Puig. Y no solamente consellers y altos cargos cuyo salario dependen del 'president', como la consellera Carmen Montón; el portavoz parlamentario, Manolo Mata, o la responsable de Vivienda, María José Salvador, también alcaldes y portavoces han preferido apuntalar la figura institucional antes de dar cobertura a la aventura de la bicefalia.

Ximo Puig asume los "errores"

En cualquier caso, pese al optimismo que se respira en la candidatura oficialista, el mensaje era de prudencia. "Hay alegría pero sin confiarse. Son avales, los votos se verán el16 de julio, hay que seguir trabajando", indicaban. El proceso esta teniendo un efecto taumatúrgico en el PSPV, el de resucitar las sedes de las agrupaciones y las casas del pueblo, cuyas cerraduras, comenzaban a oxidarse. Puig ha mantenido más encuentros con militantes en dos semanas que en los dos años que lleva como presidente autonómico, aunque no es un político al que pueda criticarse por el encerrarse en el despacho. Su agenda diaria suele ser maratoniana, pero muy centrada en el aspecto institucional. Estos días ha visitado muchas sedes y tiene previsto reunirse con las bases en más de cincuenta agrupaciones con la intención de recuperar la confianza de los militantes. El mayor reproche que recibe no es tanto haber apoyado a Susana Díaz como el papel que jugó en el 'golpe' que desembocó en el tormentoso comité federal del 1 de octubre y derivó en la dimisión de Sánchez. Ximo Puig no reniega de haber respaldado a la presidenta andaluza, pero sí ha admitido "errores" y ha solicitado disculpas a las bases.

En lo que se refiere a Sánchez y su secretario de Organización, el valenciano José Luis Ábalos, ambos han optado por mantener una discreta distancia en el proceso valenciano, precisamente para no justificar el mensaje 'ximista' de que el paso adelante de Rafa García obedece a una venganza del secretario general del PSOE para desbancar a Ximo Puig, con quien tiene una sintonía nula. Ábalos no se ha dejado ver en ningún acto de Rafa García y no está previsto que Sánchez se deje caer por la Comunidad Valenciana para dar un espaldarazo en el tramo final del proceso. Sin embargo, a nadie escapa en el partido que el alcalde de Burjassot ha contado con el respaldo de una parte de la infraestructura creada en las primarias federales en favor del líder del PSOE.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios