el pacto libera de aranceles a los exportadores

El CETA abre otro frente de Pedro Sánchez con barones del PSOE

El 'president' Ximo Puig prepara un viaje a Canadá de apoyo a exportadores aprovechando el tratado. El acuerdo libera aranceles para la industria tradicional de la Comunidad Valenciana

Foto: Ximo Puig, con el embajador de Canadá, Matthew Levin, el pasado mes de febrero en Valencia. (GVA)
Ximo Puig, con el embajador de Canadá, Matthew Levin, el pasado mes de febrero en Valencia. (GVA)

La decisión del reelegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de virar la posición respecto al tratado de libre comercio de la Unión Europea con Canadá (CETA) va camino de abrir otro frente con algunos de los barones territoriales. El giro político en el Congreso desautoriza el discurso de una parte importante de dirigentes del partido no solamente en la Cámara Baja, sino también en instituciones como el Parlamento Europeo, donde la portavoz del grupo socialista en la comisión de Comercio Internacional, Inmaculada Rodríguez-Piñero, ha llegado a manifestar que el pacto internacional es "buen acuerdo, moderno y progresista que preserva los estándares sociales, laborales y medioambientales de la Unión Europea".

Rodríguez-Piñero no dudaba hace apenas tres meses en defender que el CETA suponía un empujón a la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) españolas, “que tienen mayores dificultades que las grandes corporaciones para superar las barreras del comercio”, señalando además que “las empresas europeas podrán acceder a los mercados de contratación pública canadiense a todos los niveles de la administración”. Esa visión positiva respecto al acceso de compañías nacionales al mercado canadiense está detrás del respaldo que también ha dado uno de los barones socialistas con los que Pedro Sánchez está enfrentado. Ximo Puig, el 'president' de la Generalitat valenciana, no solamente ha declarado en varios foros que el tratado con Canadá abría una ventana de posibilidades a las pymes exportadoras locales, sino que además tiene previsto realizar antes de acabar 2017 o a principios de 2018 un viaje al país que gobierna Justin Trudeau.

Pedro Sánchez y Ximo Puig. (EFE)
Pedro Sánchez y Ximo Puig. (EFE)

Puig anunció el pasado mes de febrero, tras reunirse con el embajador canadiense en España, Matthew Levin, su intención de encabezar una misión comercial al vecino del norte de Estados Unidos acompañado de la cúpula del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana y de empresarios exportadores con intereses en este país o con planes para abrirse nuevos mercados. El viaje será similar al que ya realizó en octubre del año pasado a Cuba, también para dar cobertura institucional a empresarios.

El acuerdo libera de aranceles a sectores como el zapato, el mueble, el automóvil o la cerámica, todos ellos base de la industria exportadora valenciana

Canadá no es uno de los socios principales de las tradicional industria exportadora valenciana, pero representa un mercado en auge. El año pasado vendieron productos al estado norteamericano más de 1.200 empresas, más del doble que el ejercicio anterior. El CETA supone la eliminación mútua de aranceles, algo que la Generalitat ha considerado positivo y "una oportunidad" porque el saldo comercial es claramemte positivo para las empresas locales. Si en 2015 las exportaciones superaron los 200 millones, las importaciones apenas fueron de 78 millones.

La eliminación de barreras es especialmente positiva para los sectores clásicos de la exportación valenciana. Los zapatos pagan ahora un 18% de arancel; los automóviles, un 6%; la industria del mueble tiene una tasa del 9,5% y la del textil del 7%. La cerámica paga el 8% y la industria agroalimentaria (no agrícola, sino de productos elaborados) soporta recargos del 9,5%, según datos de la Cámara de Comercio de Valencia. El CETA supone la eliminación completa de esos aranceles y, además, contempla dar protección a Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) como la de los cítricos o el turrón.

Tampoco la presidenta andaluza se ha mostrado crítica con el acuerdo con Canadá. De hecho, desde Izquierda Unida le han reprochado, incluso, el que haya estado "callada" durante el proceso de negociación del tratado de libre comercio.

Ximo Puig, el miércoles en la inauguración de la sede del PSPV-PSOE en Sant Vicent del Raspeig. (PSPV)
Ximo Puig, el miércoles en la inauguración de la sede del PSPV-PSOE en Sant Vicent del Raspeig. (PSPV)

Como ha pretendido ahora evitar Pedro Sánchez con el giro crítico hacia el CETA, el respaldo al tratado le supuso a Ximo Puig tener que confrontar sus argumentos con Podemos en las Cortes Valencianas. El portavoz podemista Antonio Montiel le reprochó en mayo en las Cortes la ausencia de análisis críticos. Puig le respondió que la alianza con Canadá es "una oportunidad" y recordó el "giro proteccionista" que Donald Trump ha imprimido a la política de comercio exterior de Estados Unidos. Aunque que la formación morada sustenta el Consell de Puig y Mónica Oltra, el grupo socialista rechazó una moción de Podemos que reclamaba un estudio detallado de las consecuencias del CETA en la economía valenciana y exigía al Gobierno de Mariano Rajoy una consulta ciudadana sobre el proyecto. Pese a la discrepancia, la sangre no llegó al río, y Puig sigue manteniendo el respaldo de Podemos en el marco del Acuerdo del Botánico.

Maratón de contacto con las bases

La nueva posición de Pedro Sánchez introduce un elemento más de discrepancia con el barón valenciano. El líder del PSOE ha dado luz verde a una candidatura alternativa a la de Puig a la secretaría general del PSPV, en un movimiento que se ha interpretado como respuesta en venganza por el apoyo que presidente valenciano dio a Susana Díaz en las primarias. Los afines a Puig critican que Sánchez ponga en riesgo y debilite la figura del presidente de la Generalitat después de 20 años de mayorías del Partido Popular.

El jefe del Ejecutivo valenciano se ha volcado en la campaña que desembocará el domingo 16 de julio en las primarias del PSPV-PSOE. Convencido de que tiene que remontar la derrota sufrida por Díaz en la federación valenciana, Puig se ha propuesta visitar medio centenar de agrupaciones socialistas y recuperar el la confianza de la militancia. Su campaña ha comenzado con mucha actividad. Este miércoles participó en la inauguración de la 'casa del pueblo' de Sant Vicent del Raspeig en Alicante y el martes se celebró en Valencia otro acto en el que sanchistas, 'patxistas' y susanistas firmaron un manifiesto de apoyo a la continuidad del actual secretario general valenciano. Su rival, el alcalde de Burjassot Rafa García, también ha iniciado una gira por las comarcas valencianas con encuentros con militantes. Este miércoles visitó poblaciones de la comarca de Camp de Turia y de Serranos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios