ximo puig y rafa garcía presentan candidaturas a primarias

Ximo Puig se rodea de sanchistas para frenar la candidatura de Pedro Sánchez

El 'president' lanza un mensaje al líder de PSOE: "Yo quiero que sea presidente y secretario general". El aspirante Rafa García: "No desafío a Puig, se trata de que el partido no siga dormido"

Foto: Ximo Puig, en el centro con Mario Sánchez, Manuel Mata, Carmen Montón o Jesús Ros. (EFE)
Ximo Puig, en el centro con Mario Sánchez, Manuel Mata, Carmen Montón o Jesús Ros. (EFE)

La campaña de primarias ya está en marcha en la segunda federación socialista en número de militantes. Ximo Puig ha presentado este lunes su candidatura para renovar como secretario general del PSPV-PSOE rodeado de cuadros que respaldaron a Pedro Sánchez frente a Susana Díaz. El 'president' valenciano ha lanzado dos mensajes claros a la militancia y los promotores de la candidatura alternativa del alcalde de Burjassot, Rafa García. El primero es que la organización no puede regresar a los tiempos de la "desunión" y la "división". Y el segundo, que para reforzar su rol en el gobierno de coalición con Compromís, el surgido del Pacto del Botánico acordado también con Podemos, no puede producirse un debilitamiento de la figura institucional creando una bicefalia desde el flanco orgánico. "No se puede separar la realidad orgánica de la institucional", ha señalado. "Yo quiero que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno y siga siendo secretario general del PSOE", ha sido el mensaje que le ha lanzado al nuevo líder federal de los socialistas españoles.

Puig ha elegido el Jardín del Botánico, el mismo escenario en el que se rubricó el acuerdo que sustenta su Ejecutivo para hacer valer sus políticas y su intención de repetir como máximo responsable orgánico. La foto se la ha hecho rodeado del portavoz en las Cortes Valencianas, Manolo Mata; la consellera de Sanidad, Carmen Monton (que se ha quedado fuera de la ejecutiva federal), o los alcaldes Mario Sánchez, de Requena, y Jesús Ros, de Torrent. Todos ellos respaldaron a Pedro Sánchez frente a Díaz y hoy están con Puig, pese a que este respaldó sin fisuras a la presidenta andaluza. "Apoyé a Sánchez porque me ilusionaba su proyecto y porque quiero que el PSOE vuelva al Gobierno. Pero aquí [en referencia a la Comunidad Valenciana] ya estamos en el Gobierno y eso es algo que hay que cuidar", explicaba Ros a El Confidencial preguntado por su nuevo posicionamiento político. Su presencia en el acto tenía mucho simbolismo. Sánchez arrasó con el 94% de los votos en Torrent, la mayor población del área metropolitana de Valencia. Ahora, Ros trabajará para que ese caudal caiga del lado del jefe de la Generalitat.

Rafa García, alcalde de Burjassot, en la sede del PSPV-PSOE donde ha presentado su candidatura a las primarias frente a Ximo Puig. (EFE)
Rafa García, alcalde de Burjassot, en la sede del PSPV-PSOE donde ha presentado su candidatura a las primarias frente a Ximo Puig. (EFE)

La idea de que son procesos distintos y de que está en juego la estabilidad del Gobierno autonómico y las opciones de repetir en 2019 también explica que Carles Arqués, quien coordinó la campaña de Patxi López en la autonomía, haya optado por situarse también del lado de Puig. "Hace cinco años el PSPV era un partido dividido y en la oposición que solamente pensaba en familias orgánicas; hoy pensamos en las familias valencianas y en medidas que favorecen a la gente", ha añadido el candidato en sus discurso.

Ximo Puig se rodea de sanchistas para frenar la candidatura de Pedro Sánchez

La percepción en el entorno del 'president' es que ni de lejos tiene la batalla ganada, pero creen que el hecho de tratarse de dos procesos distintos, uno federal y otro estrictamente valenciano, les beneficia. "Hay que trabajarlo. Esto no está hecho", afirmaban fuentes de su candidatura. Puig ha optado por el lema 'L''esquerra en marxa' ('La izquierda en marcha') para dejar claro que el Gobierno que preside está desarrollando políticas de izquierda y evitar que el sanchismo le arrebate la etiqueta. Alguno de los presentes ironizaba con que la frase también tenía reminsicencias con el En marche! de Emmanuel Macron, el social-liberal que ha arrasado en Francia. Frente al mensaje del aspirante García de que es necesario disociar la secretaría general de la presidencia institucional, Puig y los suyos argumentan todo lo contrario, precisamente que debe asumir ambos cargos para demostrar que tiene el partido detrás y estar más legitimado en la relación con sus socios en la Generalitat, liderados por Mónica Otra y frente al Partido Popular.

Por su parte, Rafa García, el alcalde que Sánchez y el nuevo secretario de Organización, José Luis Ábalos, han lanzado contra Puig, presentó también este lunes por la tarde su candidatura. El primer edil de Burjassot va a tratar de emular la estrategia de Pedro Sánchez de presentarse como el aspirante de la militancia. Ese es, de hecho, su lema: "La fuerza de la militancia". García no ha podido evitar la lluvia de preguntas sobre el posible debilitamiento de la figura institucional de Puig en el caso de un proceso de elección interno a cara de perro y, más aún, en una hipotética derrota. No obstante, se ha esforzado en desvincular la batalla orgánica del ejercicio de la gestión pública. "Hacen ustedes [los periodistas] una lectura equivocada, se trata de fortalecer y no dejar que el partido siga dormido", ha dicho.

Arropado por los cabecillas de algunas plataformas de militantes que dieron cobertura a la campaña de Sánchez en el PSPV, García ha criticado que la actual dirección del partido no cuente con la militancia y no deje espacio al conjunto de "sensibilidades". "Hay falta de participación", ha dicho para explicar su candidatura. "Yo no desafío al presidente de la Generalitat", ha insistido. Sin embargo ha dicho que cualquier acuerdo que evite la confrontación solamente pasa por la renuncia de Puig a la secretaría general. El aspirante ha hecho mucho hincapié en que la presidencia del Gobierno autonómico resta tiempo a la función orgánica como secretario general, pero a la vez ha señalado que él no tiene en mente dimitir como alcalde si gana las primarias porque no tiene "la misma agenda" que una presidencia autonómica.

El principal reproche que ha hecho a Puig es que no consultase con la militancia su participación en el 'golpe' de barones que derrocó a Sánchez en octubre y que derivó posteriormente en la abstención en favor de la reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. La participación del líder del PSPV en esa operación está grabada a fuego entre los seguidores de Sánchez.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios