EL CRÍTICO ALEXIS MARÍ REDOBLA su provocación

La tensión en Ciudadanos deja al partido de Rivera al borde de la escisión en Valencia

El último enfrentamiento del exportavoz valenciano contra cargos del partido ha desatado las alarmas. La dirección estudia sanciones y él no tiene intención de marcharse

Foto: El portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí, tras su intervención en el pleno autonómico. (EFE)
El portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí, tras su intervención en el pleno autonómico. (EFE)

Ciudadanos se rompe en la Comunidad Valenciana. Las durísimas críticas del diputado autonómico y exportavoz en las Cortes Alexis Marí contra Toni Cantó y el propio Albert Rivera este fin de semana, publicadas en las redes sociales, han reactivado la profunda crisis que la formación atraviesa en una comunidad de altísima importancia. Aunque todavía no está encima de la mesa una sanción concreta, la ejecutiva nacional naranja estudiará en los próximos días tomar medidas contra Marí tras el último episodio público en el que directamente se refirió a Cantó como "campeón" y afirmó que tenía "un poquito de cara" por unas declaraciones en las que el diputado nacional invitaba a Marí a dejar el acta y abandonar el partido.

Desde la celebración de la asamblea nacional de Ciudadanos en el mes de febrero, cónclave en el que los afiliados confirmaron el giro ideológico hacia el liberalismo progresista dando portazo a la socialdemocracia, varios cargos públicos se erigieron como voces críticas internas. Entre ellos, destacaron Marí y la eurodiputada Carolina Punset. La dirección naranja decidió hace un mes relevar al diputado valenciano al frente de la portavocía en el Parlamento valenciano, después de que este cuestionara públicamente el cambio de ideario y la estrategia de la formación reiteradamente. Marí llegó a afirmar que se avergonzaba de las siglas de Ciudadanos.

La dirección nacional del partido reconoce que la situación es muy complicada y es partidaria de que el diputado autonómico abandone el acta. Sus argumentos, insisten, son "evidentes": "Una persona puede tener pequeñas discrepancias. Es normal. Pero no se comprende que quiera ostentar un cargo público obtenido bajo esas siglas [que le avergüenzan]". Con todo, la máxima de la ejecutiva naranja es evitar 'victimizar' al exportavoz valenciano y que se dé cuenta de que "lo único que le queda es marcharse", ya que no cree en el proyecto actual de Ciudadanos ni está de acuerdo con las líneas generales del partido.

Sin embargo, la posibilidad de ser sancionado no parece preocupar a Marí, que desde que fue destituido como portavoz aprovecha cualquier ocasión para mostrar sus discrepancias. En las últimas semanas, se han focalizado en los Presupuestos Generales del Estado pactados con el PP de Rajoy y últimamente en el veto que Ciudadanos ha impuesto a enmiendas presentadas por el PSOE o Compromís para propiciar mayores inversiones en la Comunidad Valenciana.

Sobre la posibilidad de ser sancionado por su posición díscola, el entorno del diputado valenciano afirma que él no se ha movido de lo que ha defendido siempre desde su escaño. "Que hagan lo que tengan que hacer", afirman. El también marido de Punset no parece dispuesto a dejar su acta. "Fue elegido para cuatro años". La conservará y pasará al grupo mixto o de no adscritos en las Cortes valencianas si es suspendido de militancia.

El diputado en el Congreso por Ciudadanos, Toni Cantó, junto al presidente del partido, Albert Rivera.
El diputado en el Congreso por Ciudadanos, Toni Cantó, junto al presidente del partido, Albert Rivera.

Con todo, la posible expulsión es el peor escenario para los de centro en la Comunidad Valenciana. Si abandona la disciplina de grupo parlamentario, es muy probable que no lo haga solo. Podrían irse con él los diputados David de Miguel y Domingo Rojo. Esto sería una escisión en toda regla. Marí mantiene un relación "muy cordial" con ex cargos públicos escindidos del partido como José Enrique Aguar, un diputado provincial que se marchó tras eliminarse las referencias a la socialdemocracia del ideario naranja.

Aguar y otros cuadros salidos de Ciudadanos acaban de fundar un nuevo partido llamado Contigo Somos Democracia. Dicen contar ya con 400 afiliados, se definen como social-liberales y aseguran tener vocación nacional. No sería nada extraño que Marí, desde el grupo mixto, dedicara los dos años que le restan de legislatura a dar voz al nuevo partido para tratar de consolidar un espacio a costa de Ciudadanos.

El enfrentamiento con Cantó

El último episodio del largo culebrón enfrentó directamente a Marí con Toni Cantó, antiguo rival y compañero en las filas de UPYD. La retahíla de tuits que han sembrado de nuevo la discordia arrancó tras unas declaraciones del diputado nacional en el diario 'Las Provincias', cuando invitó al marido de Punset a marcharse del partido en vista de las profundas discrepancias. "Voy a decírtelo en caliente, que luego en frío no sabe igual, campeón", anunciaba Marí.

A partir de esa advertencia, el diputado autonómico repasó la salida de ambos del partido que lideró Rosa Díez, reprochando a Cantó haberse marchado de la formación magenta cuando la intención de voto era menor del 5%, a días de las elecciones, "con los carteles puestos" y habiendo acordado previamente "con mi primo el de Zumosol que serías candidato a la Generalitat" —en referencia a Rivera—. Marí insistió además en que la marcha de Cantó se produjo después de que votara un rotundo no a confluir con Ciudadanos.

El diputado valenciano, que también perteneció a UPYD, le recordó las diferencias de su caso: "Yo abandoné el partido cuando la intención de voto era del 12%, Rosa Díez la líder mejor valorada, y habiendo ganado mi equipo y yo unas primarias contra ti, por cierto", zanjó iniciando un conflicto sin vuelta atrás en el partido de centro que de una u otra manera no tendrá final feliz en la Comunidad Valenciana.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios