para no "entorpecer" el cónclave de sánchez

Paz por territorios: Ximo Puig renuncia a ir como delegado al congreso federal del PSOE

El barón valenciano se retira de la batalla federal para no tener que medirse con sus críticos como cabeza de delegación de Castellón. Confía en que haya reciprocidad en el congreso del PSPV

Foto: Pedro Sánchez y Ximo Puig, en mayo del año pasado, antes de las últimas generales. (EFE)
Pedro Sánchez y Ximo Puig, en mayo del año pasado, antes de las últimas generales. (EFE)

Paz por territorios. Una de la estrategias básicas en el arte de la guerra es la que ha elegido el barón de la segunda federación socialista en número de afiliados para encarar el proceso congresual del PSOE. Ximo Puig ha decidido autoexcluirse del congreso para no "entorpecer" la elección de una la nueva dirección de Pedro Sánchez. Así se lo comunicó esta mañana el 'president' de la Generalitat valenciana y secretario general PSPV al retornado líder del partido de la rosa y el puño en lo que es claramente un movimiento de distensión dirigido a garantizarse también un congreso propio tranquilo y sin sobresaltos.

Ximo Puig se convierte así en el primer barón que opta por borrarse del congreso federal para ceder todo el protagonismo a Sánchez. A cambio confía en que sus afines, principalmente José Luis Ábalos (secretario provincial en Valencia y nuevo portavoz provisional en la Cámara Baja), no promuevan una alternativa que pueda desestabilizarlo o complicarle la reelección en el cónclave que debe celebrarse después del federal, previsiblemente en julio.

Puig sí acudirá, no obstante, como secretario general del PSPV y presidente autonómico, pero lo hará con voz pero sin voto

Ábalos ya ha asegurado que no tiene ninguna intención de disputarle el liderazgo —realmente tendría complicado ganar—, aunque es seguro que se producirá algún acuerdo para repartir la ejecutiva nacional y que los sanchistas obtendrán una representación superior a la que tienen ahora.

La delegación socialista valenciana elige 95 compromisarios en el 39º Congreso Federal del PSOE que se celebrará en Madrid del 16 al 18 de junio. Solamente Andalucía tiene más representantes, 255. Este fin de semana se celebran los 'congresillos' para elegir a estos delegados y los sanchistas han mejorado incluso los porcentajes obtenidos el pasado domingo en la Comunidad Valenciana en las primarias que debían elegir entre Sánchez, Susana Díaz y Patxi López. Los susanistas apenas han arrancado un 30% de compromisarios, mientras que los defensores de la candidatura de exlendakari se han quedado fuera al no superar el listón del 20%.

Paz por territorios: Ximo Puig renuncia a ir como delegado al congreso federal del PSOE

No entrar en cuestiones controvertidas

Puig, según fuentes de su entorno más cercano, pudo comprobar que había reticencias a que él encabezase la delegación por su provincia, Castellón —los sanchistas querían que fuera como un representante más de su agrupación, Morella—, así que decidió evitar medirse y bajarse de la lista en señal de paz. También lo hizo para no implicarse en la discusión de asuntos espinosos, como el modelo de Estado o la relectura de la abstención y del declive electoral: las enmiendas planteadas por Sánchez proponen la definición de España como Estado plurinacional, consideran que facilitar el Gobierno al PP fue un error y sitúa el origen del derrumbe del PSOE en 2011, con José Luis Rodríguez Zapatero, y no en las dos derrotas de 2015 y 2016, con Sánchez al frente. La decisión del 'president' es salir del foco. Solo acudirá al cónclave en calidad de secretario general del PSPV y presidente valenciano. Con voz, pero sin voto. Lo puede hacer, puesto que todos los miembros del comité federal (y él lo es) son natos.

José Luis Ábalos, Ximo Puig y la diputada del PSPV-PSOE por Valencia Ana Botella. (EFE)
José Luis Ábalos, Ximo Puig y la diputada del PSPV-PSOE por Valencia Ana Botella. (EFE)

La baja de Puig como delegado no evitará que los suyos propongan enmienda relativas a los asuntos que el 'president' considera prioritarios para su autonomía, lo que él denomina "la agenda valenciana", probablemente en materia de financiación o infraestructuras como el Corredor Mediterráneo.

Esta misma semana, el secretario general del PSOE llamó por teléfono a Puig y ambos mantuvieron una conversación en un "buen tono" y "absolutamente cordial", según explicaron entonces fuentes de Presidencia, que calificaron el reencuentro como un signo de "deshielo". La llamada de Sánchez se produjo más de dos días después de que, el domingo por la noche, el dirigente valenciano, leal a Susana Díaz durante todo el proceso, le enviase un mensaje de felicitación por wasap.

Díaz, Lambán o Fernández Vara sí acudirán como delegados al cónclave. Javier Fernández, al ser miembro de la gestora, tiene voz pero no voto

Puig es ahora mismo el presidente autonómico más débil. El domingo fue arrollado por Sánchez en las urnas: el madrileño obtuvo un 62,77% en toda la federación, por el 28,54% de la presidenta andaluza. El resto de barones susanistas también fue vencido, pero no por ese porcentaje. Eso explica también la distinta estrategia de sus compañeros. Según pudo confirmar El Confidencial, la propia Díaz, el aragonés Javier Lambán y el extremeño Guillermo Fernández Vara sí tienen previsto acudir al congreso federal como delegados, con voz y con voto, como cabezas de sus federaciones. La balear Francina Armengol, que en un principio apoyó a Patxi López pero que en la recta final de la campaña giró hacia Sánchez, también será elegida este sábado delegada. La asistencia del asturiano Javier Fernández es forzosa al ser presidente de la gestora, pero precisamente por ser miembro de la cúpula provisional tiene voz pero no voto, según establecen las normas del cónclave.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios