las cortes lo designan el jueves

El hombre que destapó el 'caso Palau' dirigirá la Agencia Antifraude valenciana

Podemos, Compromís, PSPV y Ciudadanos eligen a Joan Llinares para poner en marcha el nuevo organismo de control de funcionarios y políticos. Colaboraba ahora con Colau en Barcelona

Foto: Joan Llinares, el día que renunció a su cargo de director del Palau de la Música de Barcelona. (EFE)
Joan Llinares, el día que renunció a su cargo de director del Palau de la Música de Barcelona. (EFE)

Las Cortes Valencianas elegirán el próximo jueves al abogado Joan Llinares como nuevo director de la Agencia Antifraude, organismo de nueva creación impulsado por el parlamento valenciano a iniciativa de Podemos. Llinares, que ahora colaboraba con los servicios de Trasparencia del Ayuntamiento de Barcelona que dirige Ada Colau, fue nombrado director del Palau de la Música de Barcelona en 2009 tras la destitución de Félix Millet y Jordi Montull. Jugó un papel clave a la hora de levantar alfombras y poner a disposición de la Justicia todas las irregularidades encontradas en la gestión de esta institución, empleada para la financiación irregular de Convergència Democràtica de Catalunya (ahora PDCat).

La designación de Llinares como responsable de la nueva agencia de control de la legalidad de la gestión de funcionarios y cargos públicos en la Comunidad Valenciana contará con el respaldo de los integrantes del Pacto del Botánico (PSPV, Compromís y Podemos) y con el de Ciudadanos, que finalmente se ha decantado por esta candidatura. La formación naranja ha tenido un intenso debate interno sobre qué posición debía jugar en este procedimiento.

Los integrantes del Botánico tenían dudas sobre qué posición defendería Mari Carmen Sánchez, la nueva portavoz impuesta desde Madrid tras la destitución de Alexis Marí. Aunque votó a favor de la agencia, Ciudadanos se ha mostrado crítico con su desarrollo. Pero finalmente ha aceptado dar luz verde a Llinares para no bloquear las iniciativas contra la corrupción. Sus votos son necesarios para desbloquear su pues en marcha, pues el director requiere del respaldo de tres quintos del Parlamento.

Por su parte, el Partido Popular ha anunciado que no respaldará al abogado porque no apoya la ley de creación de la Agencia Antifraude.

La nueva portavoz de Ciudadanos en las Cortes, Mari Carmen Sánchez. Su partido ha desbloqueado el nombramiento del director de la Agencia Antifraude. (EFE)
La nueva portavoz de Ciudadanos en las Cortes, Mari Carmen Sánchez. Su partido ha desbloqueado el nombramiento del director de la Agencia Antifraude. (EFE)

Llinares ejerció su cargo en el Palau entre julio de 2009 y diciembre de 2010. En 2015 fue fichado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como responsable de Servicios Jurídicos y Transparencia. En marzo declaró que, tras la auditoría que él encargó en el Palau de la Música, "vimos que empresas a las que facturamos servicios que no se habían hecho por cantidades millonarias nos han conducido hacia fondos vinculados o relacionados con su partido", señaló sobre CDC. "Los papeles están ahí". Entre otra documentación se halló en el Palau de la Música una carpeta sobre la construcción de la Línea 9 del metro de Barcelona y la Ciudad de la Justicia, "con unos presupuestos y unas operaciones de desglose y donde había (reflejado) un 4,5%", ha indicado Llinares, que ha considerado "sorprendente que esto (los indicios sobre las comisiones por obras) se encontrara en el Palau de la Música".

El saqueo el IVAM, al descubierto

Tras dejar el Palau. Llinares tuvo varias responsabilidades. Economista y gestor cultural, recibió el encargo de poner la lupa en las cuentas del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). Su labor y su aportación documental fueron claves para acreditar la gestión irregular y manirrota de Consuelo Císcar, ahora investigada por la Justicia y esposa de Rafael Blasco, encarcelado en Picassent por malversación de fondos destinados a Cooperación.

El abogado asume un cargo con una infraestructura por construir y que puede solaparse con otros organismos fiscalizadores como la Sindicatura de Cuentas. La Agencia tiene 1,2 millones presupuestados para 2017 pero todavía no tiene ni personal asignado y ni siquiera sede física. La propia Cámara autonómica ha ofrecido espacio en sus edificios, pero todavía no se ha encontrado el lugar idóneo. Llinares tendrá capacidad para iniciar investigaciones de oficio y pedir explicaciones a los empleados públicos sobre su labor en la Administración. Si detecta indicios de delitos tendrá que ponerlos en conocimiento de la Fiscalía.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios