HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

El despliegue susanista no intimida a Sánchez: “El cambio llegará desde abajo”

El aspirante reúne a más de 2.500 personas en Burjassot sin apenas respaldo de referentes orgánicos: "El futuro del PSOE no pueden liderarlo quienes se aferran al pasado"

Foto: Pedro Sánchez, a su entrada en el pabellón deportivo de Burjassot, este domingo. (EFE)
Pedro Sánchez, a su entrada en el pabellón deportivo de Burjassot, este domingo. (EFE)

Al grito de “Sí es Sí”, la melodía de 'Color, esperanza' y un vídeo inicial de presentación, comenzó Pedro Sánchez este domingo el acto con el que intentó compensar y amortiguar el impacto del desembarco de Susana Díaz en Ifema, donde presentó su candidatura para las primarias del PSOE que se celebrarán en mayo. El equipo de campaña del aspirante se confesaba satisfecho por haber reventado el pabellón del polideportivo de Burjassot, con más de 2.500 personas repartidas entre las gradas y las 500 sillas de plástico blanco ubicadas en la cancha. Los asistentes fueron pura base. Nada que ver con el despliegue de históricos y referentes orgánicos e institucionales del PSOE en el acto de Díaz. “La diferencia es que aquí casi todo el mundo son militantes de base y en Madrid hay mucho cargo público”, explicaba a El Confidencial el alcalde de Torrent, Jesús Ros, uno de los pocos primeros ediles de ciudades medias valencianas en el acto.

El despliegue susanista no intimida a Sánchez: “El cambio llegará desde abajo”

"El cambio en el PSOE o viene de abajo o no será. El cambio se impondrá desde abajo y no de arriba. Una vez gane este proyecto los dirigentes no hablarán a sus afiliados desde arriba, sino al mismo nivel", señaló Sánchez en su discurso, consciente de que su baza pasa por presentarse como el candidato de las bases y ubicar a Díaz a la derecha de la formación por haber defendido la abstención frente a Mariano Rajoy. "Si gana mi proyecto, la consulta a los militantes sobre los acuerdos poselectorales serán obligatorias. Estuvimos a punto de tener un Gobierno progresista", insistió, en referencia a posibles negociaciones con Podemos que, en realidad, nunca llegaron a cuajar. "No hacemos un partido ganador unidos a la derecha. Solo hay dos opciones, el PSOE del siglo XX o el del siglo XXI; el PSOE que se abstiene con Mariano Rajoy o el PSOE de izquierdas y autónomo".

"Solo hay dos opciones, el PSOE del siglo XX o el del siglo XXI; el PSOE que se abstiene con Mariano Rajoy o el PSOE de izquierdas y autónomo"

Sabedor de que las grandes figuras del partido estaban hoy con Díaz y no con él, Sánchez ha tratado de marcar distancias con los González, Zapatero y Guerra, aunque sin citarlos. "Que estas primarias sean un canto al futuro de España y del PSOE, no un ejercicio de nostalgia. El futuro del PSOE no pueden liderarlo quienes se aferran al pasado". Citó las leyes de dependencia o del matrimonio de personas del mismo sexo, entre otras iniciativas de Gobiernos socialistas, pero manifestó que, si salieron adelante, "ha sido gracias a la militancia". "Esta es la candidatura de la militancia. La militancia quiere un partido autónomo, la militancia es la que quita a los secretarios generales", asestó.

Sánchez, en el acto de Burjassot el mismo día que Díaz anunciaba su candidatura. (EFE)
Sánchez, en el acto de Burjassot el mismo día que Díaz anunciaba su candidatura. (EFE)

Todos los discursos de Burjassot fueron en esa línea. Rafa García, el alcalde de la localidad, ejerció de anfitrión. “Necesitamos para el PSOE una persona con principios y valores propios de un partido de izquierdas. Nos resulta estimulante que nos llamen rojos”. Dirigentes de la corriente Izquierda Socialista, como Andrés Perelló o Vicent Garcés (ambos presentes este domingo juntos), se están volcando en la campaña de Sánchez y escuchaban las alocuciones en primera fila, al igual de Odón Elorza. “No somos el partido de los barones, no somos servilistas de la derecha, queremos ocupar el lugar que la izquierda se merece y eso únicamente será posible con una victoria de Pedro Sánchez”, añadió Gema Muñoz, coordinadora de Juventudes con Pedro, una de las plataformas creadas al efecto.

Andrés Perelló lanzó el discurso más incendiario. "Esto es un basta ya. No estamos dispuestos a tener que explicar que es mejor estar en la oposición que en el Gobierno y dejar que gobierne la derecha", en clara referencia crítica a la abstención del PSOE que propició que Mariano Rajoy conservase La Moncloa.

"Vine a ser socialista para ser libre. No basta con homenajear el pasado; lo difícil y lo importante para los socialistas es lo que hay por construir y no lo que dejaron otros", señaló José Luis Ábalos. "Necesitamos un PSOE que se reencuentre con su proyecto fundacional. ¿Cómo se puede ser fraterno hablando bien del PP y persiguiendo a un compañero?", insistió el secretario provincial del PSPV de Valencia tras hablar de "amenazas" e "imposiciones", en referencia a la gestora socialista.

La ausencia de grandes referencias orgánicas del partido en Burjassot retratan a Sánchez como el ‘outsider’ del ‘establishment’ socialista

Con la convocatoria de hoy, Sánchez trató de contraprogramar la multitudinaria puesta de largo de Susana Díaz en Ifema. Lo tenía complicado porque el ‘all star’ del puño y la rosa estaba presente en Madrid (José Luis Rodríguez Zapatero, Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, Eduardo Madina, Alfonso Guerra…). La ausencia de grandes referencias orgánicas del partido en Burjassot lo retratan como un ‘outsider’, el renegado del ‘establishment’ socialista. Una posición que él y sus afines reformulan con esa idea “del candidato de la bases”.

El despliegue susanista no intimida a Sánchez: “El cambio llegará desde abajo”

La federación valenciana, dividida

El PSPV de Ximo Puig es paradigmático de esa paradoja. El ‘president’ socialista es uno de los más firmes aliados de la aspirante andaluza, la ha respaldado desde el principio contra viento y marea y tuvo, además, un papel activo en la operación de derribo contra Sánchez que se sustanció en el bochornoso comité federal del 1 de octubre. Ximo Puig no tiene una alternativa interna capaz de poner en riesgo su renovación al frente del PSPV-PSOE de cara al congreso autonómico que deberá celebrarse después del federal. Pero son muchos los cuadros y militantes que, sin cuestionar su liderazgo, sí están distanciados de la candidatura de Susana Díaz. Una muestra de ello es el hecho de que consellers de Puig se han borrado del acto de Ifema. Tampoco se han dejado ver en el pabellón de Burjassot. Sí estuvo, respaldando sin complejos a Pedro Sánchez, Manuel Mata, el portavoz socialista en las Cortes Valencianas.

El despliegue susanista no intimida a Sánchez: “El cambio llegará desde abajo”

La gestión orgánica de Díaz en el PSOE, la defensa de la abstención a Mariano Rajoy, su modelo territorial o, por poner un último ejemplo, las dudas sobre su posición sobre el Corredor Mediterráneo, son los argumentos que emplean sus críticos y los que están explotando los afines a Sánchez, con el secretario provincial de Valencia, José Luis Ábalos, al frente, para poner en evidencia a la presidenta andaluza y al propio Puig.

Los socialistas valencianos dan por hecho que el resultado en la federación será muy ajustado. Puig y lo suyos van a poner toda la carne en el asador. Aunque el secretario de Organización, Alfred Boix, disimula neutralidad oficial, el aparato está volcado. Alcaldes, redes sociales, cargos públicos intermerdios… La pelea hasta el último voto para ganar la batalla a los sanchistas ya ha comenzado, sobre todo en la provincia de Valencia. Una derrota de Susana Díaz en la Comunidad Valenciana sería interpretada automáticamente como un signo de debilidad del propio Ximo Puig.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios